Inicio Cosas que pasan Hay una «sociedad secreta» en el Pentágono que oculta secretos de ovnis,...

Hay una «sociedad secreta» en el Pentágono que oculta secretos de ovnis, dicen funcionarios

Mientras el Congreso se prepara para celebrar este martes la primera audiencia pública sobre ovnis en medio siglo, el Pentágono y las agencias de inteligencia se pelean internamente sobre cuánto cooperar con las demandas de investigar y compartir lo que saben, según funcionarios de seguridad nacional.

Pentágono y OVNIs.

Crédito: Rob Rodriguez/CNET.

Los funcionarios del Pentágono están bajo una presión cada vez mayor para cumplir con el mandato reciente del Congreso de establecer un esfuerzo permanente para coordinar la investigación de los informes de fenómenos aéreos no identificados (UAPs) que violan impunemente el espacio aéreo protegido.

La ley también requiere informes clasificados y públicos regulares a los comités de supervisión sobre nuevos incidentes que involucren ovnis, incluida información o investigaciones previas que se descubren en los depósitos o testimonios del gobierno.

Burocracia

Pero hay un tira y afloja entre las facciones en competencia dentro de la burocracia de seguridad nacional que dificultará que el Congreso obligue a las ramas militares, las agencias de espionaje, los laboratorios nacionales y otras organizaciones a colaborar con una desclasificación —el secreto y el estigma de larga data que han rodeado el tema tampoco ayudan—.

«Sin forzar a que den el brazo a torcer, va a ser muy difícil descubrir empresas y programas heredados que conocemos en base al boca a boca que ha circulado», dijo en declaraciones a Politico un funcionario anónimo del Departamento de Defensa —quien participa en el nuevo esfuerzo pero que no estaba autorizado a hablar públicamente—. «Tiene que haber algo que responsabilice a las personas pero que también les dé la oportunidad de salir limpios durante un período de tiempo», agregó el funcionario, señalando que, en su experiencia, el grupo de supervisión del Pentágono ha sido «obstruido».

El anónimo también mencionó que hay personas con conocimiento de los fenómenos que aún no han contribuido al esfuerzo de fiscalización. «Estas personas existen y están resguardando información muy interesante», afirmó.

Calaveras y huesos

Por otra parte, Christopher Mellon, un ex alto funcionario de inteligencia del Pentágono que ha estado presionando al Congreso para que tome medidas más agresivas, dijo abiertamente que la administración de Biden parece estar tratando la nueva iniciativa «como una pequeña oficina que compila informes, realiza sesiones informativas y aparentemente poco más».

«Sigue habiendo una gran brecha entre la intención del Congreso y las acciones del Pentágono», escribió en un llamamiento público al panel el viernes pasado. «¿A quién pertenece la misión urgente de llegar al fondo de estos enjambres de “drones” que plagan nuestro espacio aéreo e instalaciones y qué están haciendo al respecto?»

La pregunta más importante puede ser si el Pentágono está siendo completamente transparente con el Congreso. En referencia a esto, Mellon describió otra facción dentro de las agencias militares y de inteligencia «que… se toma este tema muy en serio» y protege los datos relacionados con ovnis.

La Orden de Skull & Bones, conocida también como La Orden 322 o La Hermandad de la Muerte, es una sociedad estudiantil secreta de candidatos senior a una licenciatura con sede en la Universidad de Yale, en New Haven (Connecticut). Como sociedad de clases senior más antigua de la universidad, Skull and Bones se ha convertido en una institución cultural conocida por sus preeminentes alumnos y se la ha relacionado con diversas teorías de la conspiración.

«Hacen un fetiche de su sociedad secreta», dijo el funcionario. «Es una especie de ambiente tipo Skull and Bones. Se lo toman en serio, pero no rinden cuentas a nadie. A nadie. Hay todo un grupo de nosotros que conocemos a fondo este tema, mucho del cual no se ha informado al Congreso por cuestiones de seguridad».

El Pentágono, a través de la vocera Susan Gough, rechazó múltiples solicitudes para discutir el progreso de la nueva oficina dirigida por el Pentágono, incluido cuánto personal se asigna, de qué agencias y cómo está cumpliendo el mandato del Congreso.

La próxima audiencia de la Cámara de Representantes, sin embargo, se ve como una oportunidad para lograr avances históricos.

Audiencia pública

Está previsto que un subcomité de la Cámara de Representantes celebre este martes 17 de mayo la primera audiencia abierta del Congreso sobre vehículos aéreos no identificados en más de medio siglo, con el testimonio de dos altos funcionarios de inteligencia de defensa, tratando así de presionar al Pentágono para que acelere las investigaciones, brinde más detalles sobre su nueva oficina UAP y se tome el tema con la seriedad que merece (el evento se transmitirá en vivo y puedes verlo a continuación).

En esta ocasión testificarán Ronald Moultrie, el principal funcionario de inteligencia del Pentágono, y Scott Bray, el subdirector de inteligencia naval —quien ha desempeñado un papel destacado en la investigación de informes de «enjambres de drones» que persiguen a los pilotos de la Marina que vuelan desde portaaviones—.

Una coalición de científicos se manifestó este fin de semana para instar a estos testigos del Pentágono para que compartan públicamente lo más posible sobre lo que las agencias gubernamentales han aprendido sobre una serie de casos ampliamente informados. La Coalición Científica para Estudios UAP —cuyos miembros trabajan en corporaciones privadas, universidades y agencias gubernamentales— destacó los informes de intrusiones, e incluso interferencias, en las instalaciones de armas nucleares.

También insistieron con una mayor transparencia sobre los peligros para la salud informados por los encuentros con los fenómenos, así como si las agencias militares y de inteligencia han rastreado maniobras de naves desconocidas a través de múltiples medios, incluido el aire, bajo el mar y en órbita.

«¿El Departamento de Defensa dará a conocer al público información sobre este comportamiento transmedio?», escribieron en una carta abierta.

Mellon también ha dicho que se debe preguntar públicamente a los funcionarios del Pentágono si alguna de las intrusiones aéreas reportadas también se detectó maniobrando a través del espacio. «Si los miembros pueden confirmar UAPs en el espacio, harán historia y ayudarán a eliminar toda una categoría de posibles explicaciones relacionadas con fenómenos atmosféricos, linternas chinas, drones civiles», dijo.

Amnistía UAP

Pero lo primero que se puede necesitar es encontrar nuevas formas de obligar a las agencias y al personal del gobierno a ser más comunicativos con el Congreso.

Por ejemplo, los legisladores y el personal han estado discutiendo la posibilidad de tomar nuevos pasos para alentar a las personas con información pertinente a presentarse, según cuatro funcionarios actuales y anteriores y un par de miembros del personal del Congreso.

La coalición UAP planteó la posibilidad de que el Congreso deba impulsar una legislación que permita que el personal que firmó acuerdos de confidencialidad o que recibió instrucciones de no hablar sobre su conocimiento de los incidentes comparta lo que sabe, siempre que no revele públicamente información clasificada.

Un panel de inteligencia de la Cámara de Representantes escuchará el martes a funcionarios, incluido Ronald Moultrie, el principal funcionario de inteligencia del Pentágono. Crédito: Jacquelyn Martín/AP.

Solo con datos creíbles y verificados en los informes de UAP, entonces y ahora, se puede utilizar la tecnología moderna para analizar completamente los fenómenos, según los expertos.

«¿Podemos obtener datos UAP de la más alta calidad para los científicos que los analizarán metódica y cuantitativamente?», se preguntó Avi Loeb, quien dirige el Proyecto Galileo en la Universidad de Harvard y ha trabajado con la NASA y la Fuerza Espacial. «La cooperación futura entre el gobierno y la ciencia nos ayudará a comprender lo desconocido».

Loeb está ansioso por involucrar su equipo de investigación en un análisis detallado de dichos datos, en caso de que el gobierno esté interesado en compartirlos.

Más preguntas que respuestas

Lo que está quedando claro es que es probable que la audiencia sea un primer paso.

«Creo que habrá buenas preguntas», comentó el funcionario del Departamento de Defensa, quien dijo que ha visto algunos videos de ovnis que no se han hecho públicos. «Pero creo que van a dar lugar a más preguntas».

Pero también existe la preocupación de que será más teatro que otra cosa.

«Las consultas del Congreso sobre este tema a menudo han resultado tener valor de entretenimiento y poca sustancia», dijo el legendario Jacques Vallée, científico informático y ufólogo que asesoró a la investigación ovni del Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea en la década de 1960 y ha sido consultado sobre los esfuerzos de investigación más recientes del Pentágono. «Pero este caso puede ser una excepción. Puede que estemos tocando un problema real con un propósito serio».

Fuente: Politico. Edición: MP.

Publicidad