Inicio Cosas que pasan Investigadores descubren agujero masivo en la zona de «último hielo» del Ártico

Investigadores descubren agujero masivo en la zona de «último hielo» del Ártico

Una región conocida por tener el hielo más grueso y antiguo de la Tierra parece estar cediendo…

El agujero, conocido como polinia, fue descubierto cerca de la isla Ellesmere, la isla más al norte de Canadá, según un comunicado de prensa de la Unión Geofísica Estadounidense. Su presencia es particularmente desconcertante para los investigadores debido al hecho de que se encuentra en un área que se cree que tiene el hielo más grueso y antiguo del Ártico.

«Nadie había visto una polinia en esta área antes», dijo Kent Moore, un investigador ártico de la Universidad de Toronto-Mississauga, en un comunicado de prensa. «Al norte de la isla de Ellesmere es difícil mover el hielo o derretirlo solo porque es grueso y hay bastante. Por lo tanto, generalmente no hemos visto formarse polinias en esa región antes».

Vientos fuertes, temperaturas cálidas

Moore fue el autor principal de un nuevo estudio publicado en Geophysical Research Letters que detalla los sombríos hallazgos de los investigadores. La polinia fue descubierta en mayo del año pasado, y un día después de encontrarla, los investigadores descubrieron que había crecido hasta alcanzar la asombrosa cifra de 62 millas de largo y 18 millas de ancho, según USA Today.

Configuración regional e imágenes MODIS del evento de mayo de 2020.

Los investigadores creen que el agujero se formó debido a las condiciones extremas del viento que separaron el hielo. Sin embargo, subrayan que es inusual que esta zona de último hielo pueda ceder tan fácilmente debido a su grosor, lo que sugiere que las condiciones de calentamiento podrían haber hecho posible el daño en primer lugar.

De hecho, algunos expertos aseguran que las temperaturas más cálidas eventualmente crearán un ciclo de retroalimentación del derretimiento del hielo.

Una polinia crece en la última zona de hielo sobre la isla Ellesmere de Canadá. La brecha en el hielo estuvo abierta durante aproximadamente dos semanas en mayo de 2020 debido a los fuertes vientos anticiclónicos en el Ártico. Crédito: NASA EOSDIS Worldview

«Lo que pasa con el adelgazamiento del hielo es que hace más fácil que comience a moverse», dijo Moore en el comunicado. «A medida que el hielo se vuelve más delgado, facilita que se generen las polinias con un forzamiento menos extremo, por lo que existe cierta evidencia de que estas formaciones pueden volverse más comunes o grandes que antes».

Explosión temporal de vida

A corto plazo, estas áreas abiertas pueden ser oasis de vida: la luz del sol golpea el agua del océano, lo que permite una mayor fotosíntesis de algas, lo que atrae peces y crustáceos. Estos animales, a su vez, atraen aves marinas, focas y osos polares, agregó. Pero esta explosión de vida es solo temporal.

«A largo plazo, a medida que el hielo se derrite y se mueve mar adentro y especies como las morsas y las aves marinas pierden acceso a él, perdemos ese beneficio. Y, finalmente, hace tanto calor que las especies no pueden sobrevivir», concluyó Moore.

Fuente: AGU. Edición: MP.

Publicidad