Inicio Cosas que pasan Investigadores hacen un importante descubrimiento sobre los telómeros

Investigadores hacen un importante descubrimiento sobre los telómeros

Los telómeros a veces se consideran la clave para vivir más tiempo. Protegen los genes del daño, pero se acortan un poco cada vez que una célula se divide. Si se acortan demasiado, la célula muere. El nuevo descubrimiento nos ayudará a comprender el envejecimiento y la enfermedad.

Telomeros.

En cada célula de nuestro cuerpo hay cromosomas que portan genes que determinan nuestras características —cómo nos vemos, por ejemplo—. En los extremos de estos cromosomas hay telómeros, que protegen a los cromosomas del daño. Son un poco como herretes, las puntas de plástico al final de un cordón de zapato.

El ADN entre los telómeros tiene dos metros de largo, por lo que debe plegarse para caber en una célula. Esto se logra envolviendo el ADN que rodea paquetes de proteínas; juntos, el ADN y las proteínas se denominan nucleosoma. Estos están dispuestos en algo similar a una sarta de cuentas, con un nucleosoma, una pieza de ADN libre (o no unido), un nucleosoma, etc.

Esta cadena de cuentas luego se pliega aún más. Cómo lo hace depende de la longitud del ADN entre los nucleosomas, las cuentas en la cuerda. Ya se conocían dos estructuras que se producen tras el plegamiento. En una de ellas, dos cuentas adyacentes se pegan y el ADN libre cuelga entre ellas (A, en la figura bajo estas líneas). Si el trozo de ADN entre las cuentas es más corto, las cuentas adyacentes no logran pegarse. Luego se forman dos pilas una al lado de la otra (B).

Las tres estructuras diferentes del ADN. La última (C) es la descubierta recientemente.

Ahora, en un nuevo estudio, John van Noort del Instituto de Física de Leiden (LION) y sus colegas encontraron otra estructura de telómero. Aquí los nucleosomas están mucho más juntos, por lo que ya no hay ADN libre entre las cuentas. Esto finalmente crea una gran hélice o espiral de ADN.

Física e imanes

La nueva estructura se descubrió con una combinación de microscopía electrónica y espectroscopía de fuerza molecular.

La última técnica proviene del laboratorio de Van Noort. Aquí, un extremo del ADN se une a un portaobjetos de vidrio y una pequeña bola magnética se pega al otro. Un conjunto de imanes fuertes sobre esta bola luego separa el collar de cuentas. Al medir la cantidad de fuerza necesaria para separar las cuentas una por una, se obtiene más información sobre cómo se dobla la cuerda.

Una célula, cromosoma y telómeros. Crédito: Universidad de Leiden.

Posteriormente, y gracias a la colaboración de investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyangen en Singapur, se utilizó un microscopio electrónico para obtener una mejor imagen de la estructura.

«La estructura es el santo grial de la biología molecular», sostuvo Van Noort. «Si conocemos la estructura de las moléculas, esto nos dará más información sobre cómo se activan y desactivan los genes y cómo las enzimas en las células se ocupan de los telómeros: cómo reparan y copian el ADN, por ejemplo».

El descubrimiento de la nueva estructura telomérica mejorará nuestra comprensión de los componentes básicos del cuerpo. Y eso, a su vez, nos ayudará en última instancia a estudiar el envejecimiento y enfermedades como el cáncer y desarrollar medicamentos para combatirlos.

Fuente: Universidad de Leiden. Edición: MP.

Publicidad