Inicio Cosas que pasan Japón se disculpa, pero dice que vertirá agua radiactiva en el océano

Japón se disculpa, pero dice que vertirá agua radiactiva en el océano

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, dice que el gobierno ha pospuesto la disposición de toda el agua contaminada que se acumula en la planta de energía nuclear destruida de Fukushima Daiichi durante el tiempo suficiente, y es hora de comenzar a arrojarla al océano.

Tanques conteniendo el agua radiactiva de la planta nuclear. Izquierda: Yoshihide Suga, primer ministro de Japón.

La planta pronto se quedará sin espacio para almacenar el agua subterránea contaminada que se filtra en la instalación, según informa The Japan Times, por lo que las autoridades están enmarcando el controvertido plan para liberar el agua en el océano Pacífico como «inevitable».

Los funcionarios japoneses han estado debatiendo cómo contener mejor el agua radiactiva en la planta de Fukushima durante años, pero el plan original —que parece haberse estancado— era purificar el agua lo mejor posible, diluir el tritio radiactivo que persiste incluso después del proceso de limpieza y deshacerse de él en el transcurso de 30 años.

«Qué hacer con el agua [tratada] es una tarea que el gobierno ya no puede posponer sin establecer una política», dijo el miércoles a la prensa el ministro de Comercio japonés, Hiroshi Kajiyama.

Pero fuera de los pasillos del gobierno, el plan sigue siendo considerablemente impopular, especialmente entre los pescadores que están preocupados de que nadie quiera comprar pescado capturado en aguas radiactivas. También es razonable, ya que 15 países y regiones aún restringen las importaciones de la prefectura de Fukushima.

Garantías públicas

Se espera que Suga tome una decisión formal sobre la liberación el próximo martes. Si el gobierno procede, el plan será diluir el tritio a solo el 2.5 por ciento de la concentración máxima permitida por los estándares nacionales antes de deshacerse de él.

Eso significa, dicen los funcionarios japoneses, que el agua no será peligrosa para las personas, aunque solo el tiempo dirá cuánta gente confía en ella.

Fuente: The Byte. Edición: MP.