Inicio Cosas que pasan La dieta especial de Nikola Tesla según la rotación de la Tierra

La dieta especial de Nikola Tesla según la rotación de la Tierra

De adulto, nunca cambió de talla de ropa.

Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

Ningún científico predijo el futuro como Nikola Tesla. En 1926, el físico anticipó los teléfonos inteligentes, la cámara de resonancia magnética y el Wi-Fi. Muchos lo consideran el padre del siglo XX con más de 700 innovaciones, como la corriente alterna (electricidad), un control remoto y una bombilla fluorescente.

Hasta sus últimos días, el genio estaba en su laboratorio, lleno de energía y enfocado como si tuviera 30 años. ¿Cómo es que tenía tanta vitalidad? Él decía que se debía a sus hábitos alimenticios. Llevaba una vida ascética y amaba tanto su trabajo que a menudo olvidaba comer hasta la tarde.

Sus comidas eran simples y fáciles de preparar. Al físico le gustaban las sopas, las verduras, la miel y las frutas —especialmente las manzanas—. También solía consumir productos lácteos.

En esa época, los estadounidenses adinerados tenían almuerzos lujosos; montañas de carne con papas y maíz cultivado en casa. De postre, comían pasteles, tartas y crema batida. Y para el desayuno, tenían filetes, chuletas, ostras, pescado a la parrilla, papas fritas, huevos revueltos y galletas. Después de esto, solo podías eructar y rodar hacia la cama como los antiguos romanos.

A diferencia de un Juan Pérez, Tesla cuidaba su dieta y hacía ejercicio, por lo que mantuvo la misma talla de ropa toda su vida adulta.

Cuando lo piensas, su enfoque en la comida era extraño. Pero funcionaba.

Come siguiendo la rotación de la Tierra

En su libro Mis inventos: Autobiografía de Nikola Tesla (1919), el entonces científico de 63 años afirmó que para el desayuno solía tomar leche y huevos. Luego omitía el almuerzo y para la cena, le encantaba la sopa de verduras.

Dieciséis años después, en una entrevista de 1935 para Physical Culture, explicó que el cuerpo humano funciona como una máquina: dale el combustible y la limpieza adecuados, y no se oxidará con el tiempo.

Tesla equilibraba su cuerpo según la rotación de la Tierra. Si un día se puede dividir en dos partes —día y noche—, entonces necesitas dos comidas. La primera era el desayuno y la segunda alrededor de las 6 p.m., lo que permitía un período de al menos 12 horas sin comer entre la noche y la mañana —un principio que todavía se utiliza hoy en el ayuno intermitente y la autofagia—.

Nikola Tesla.

Tesla ajustando un dispositivo de radio en su laboratorio.

El científico creía que la primera comida debería proporcionar energía para trabajar mientras estás despierto, y la segunda debería llenarte durante el sueño. Así que por la mañana comía alimentos ricos en proteínas, como leche y huevos. La leche es fácilmente digestible y la clara de huevo es rica en proteínas.

También le gustaba comer papas, arroz, coliflor, nabos y queso:

«El queso es el alimento más nutritivo de todos, contiene ciento cuarenta granos de proteína por onza».

Nada de leche de almendras, chicos, ni brownies de aguacate.

Sorprendentemente, hace cien años, el físico sabía que necesitas la combinación de los tres tipos de macronutrientes en una comida. Y sabía cuándo consumir proteínas que construyen músculos y cuándo consumir grasas que sirven como combustible energético.

«En la mañana, se debe elogiar la grasa, porque la grasa, preferiblemente tomada en forma de mantequilla y aceite, es lo que necesitamos para nuestro trabajo. En la tarde sugiero una preponderancia de proteínas para reconstruir las células del cuerpo mientras descansa».

Y no todas las proteínas eran iguales para él.

Cuidado con la carne y el pescado debido al ácido úrico

En la biografía titulada Genio Pródigo: La Vida de Nikola Tesla (1944) de John J. O’Neill, Tesla abogaba por menos carne tanto por una mejor salud como para eliminar la «práctica bárbara». En otras palabras, era ecologista antes de que fuera cool.

En otro artículo de la revista Liberty titulado Una Máquina para Terminar la Guerra (1935), el serbocroata dijo que comía carne solo una o dos veces al año:

«Es rica en proteínas pero también en ácido úrico. Prefiero las aves a la carne de res. El pescado es más digestible y casi igualmente rico en proteínas y grasas. El fósforo que contiene es excelente para el sistema nervioso. Pero el fósforo, mientras alimenta el cerebro, causa acidez».

Y no queremos acidez. Aunque el pescado y la carne nos dan energía rápidamente y son necesarios para los obreros, también acortan la vida del resto de nosotros debido al exceso de ácido úrico.

Nota en revista Liberty, 9 de febrero de 1935.

El inventor afirmó que este ácido provoca enfermedades como condiciones reumáticas, artritis, hipertensión y otras dolencias en el mundo civilizado. Hoy en día, las personas urbanas no pueden eliminarlo con su estilo de vida como lo hacían los hombres primitivos con el trabajo físico duro. Conclusión: reduce la carne y el pescado para no convertirte en un desecho corporal.

A los 65 años, Tesla excluyó la carne de su dieta debido a problemas de próstata y basó su alimentación en una dieta vegetariana.

Y vaya que alababa las plantas.

Ama tus frutas y verduras

Tesla creía que no debíamos pasar por alto las verduras, aunque solo tengan seis o siete granos de proteína por onza.

«No construyen y suministran poca energía, pero regulan los intestinos y contrarrestan el ácido úrico. También suministran al cuerpo vitaminas y sales minerales esenciales. Además, son portadores convenientes de grasa. Me gusta una buena mezcla cocida de cebollas y apio picado preparada con mucha mantequilla. Esta combinación se digiere fácilmente».

El ingeniero también afirmaba que muchos grupos étnicos en todo el mundo que solo comen vegetales tienen una excelente complexión y fuerza. Y viven mucho. Como elefantes y tortugas.

Tesla confiaba en que la fruta era esencial en la nutrición porque ayuda a la digestión y crea equilibrio en el cuerpo.

«Es un hecho bien conocido que incluso los cítricos, que tienen una reacción ácida al principio, cambian a alcalina durante el proceso de digestión. Los alcalinos son los enemigos naturales de los ácidos. El azúcar en pequeñas cantidades no es objetable. Sin embargo, hay mucho azúcar en la fruta».

Entonces, reduce los caramelos, porque a Tesla no le gustaría.

Imagina cómo todos lo miraban: tenían toneladas de carne mientras «el científico loco» masticaba plantas. ¡Además, se divertía emparejando números y alimentos durante una comida!

Obsesiones compulsivas

El ingeniero eléctrico estaba obsesionado con el número 3 y los números divididos por él. Se lavaba las manos 3 veces seguidas. Usaba 18 pañuelos para limpiar la mesa y los cubiertos antes de cada comida.

Debido a que sufrió cólera de adolescente, el científico tenía miedo de los gérmenes, así que se ponía guantes blancos para cenar todas las noches.

Antes de llevarse un tenedor a la boca, calculaba el volumen de cada bocado, como así también el de una taza y un plato. Por supuesto, la gente pensaba: «¿Qué le pasa a este tipo?», así que prefería comer solo.

Tesla calculaba el volumen de cada bocado antes de ingerirlo. Crédito: Wesual Click.

El chef serbio Milijan Stojanić pasó años investigando la dieta de Tesla desde su pueblo natal Smiljan (Croacia) hasta los Estados Unidos. Afirma que el inventor nunca comía en platos redondos.

«Cuando era pequeño, Tesla no sabía escribir y dibujar con su mano derecha —que era necesario en ese momento—; era zurdo y le resultaba muy difícil dibujar un círculo cuando un maestro le daba una tarea, así que llegó a odiar los círculos».

Por lo tanto, odiaba otros objetos redondos también.

Como hijo de un sacerdote ortodoxo —su abuelo materno, tío y cuñados también eran sacerdotes—, el famoso científico ayunó toda su vida, una práctica demostrada por la ciencia médica para aumentar la longevidad.

Sus hábitos alimenticios ortodoxos cristianos

Aquí hay algunas de las reglas del ayuno ortodoxo cristiano que seguía:

  1. Come pequeñas cantidades de alimentos, solo lo necesario para revitalizar el cuerpo.
    En su juventud, Tesla solía consumir alimentos líquidos durante todo el día. Durante varios años, se preparaba leche, jugo de carne y purés para el laboratorio hasta que los constantes viajes lo obligaron a detenerse. Como resultado del cambio, tuvo problemas digestivos durante algunos años.
  2. En algunos días festivos de la Iglesia Ortodoxa, no se puede comer pescado hervido y vino, y mucho menos carne. La comida se cocina únicamente en agua, sin aceite.
    A medida que Tesla envejecía, redujo su consumo de pescado. Dejó de comer carne y también dejó de consumir alcohol.
  3. En días de ayuno estricto, como el Viernes Santo, los cristianos ortodoxos comen solo pan y agua una vez al día —por la noche—.
    A lo largo de su vida, Tesla experimentó con diferentes cantidades de comidas: seis al día, como la mayoría de los europeos en ese momento (desayuno, almuerzo, cena y bocadillos); tres al día; e incluso una al día. Sin embargo, una no era suficiente para proporcionar energía y no podía regularse con la rotación de la Tierra, así que finalmente decidió que dos «eran lo justo y necesario».

Tesla consideraba el almuerzo como una comida prescindible que llena el estómago pero no proporciona energía rápidamente para trabajar.

«Se necesitan tres o cuatro horas antes de que podamos digerir nuestro almuerzo: tres o cuatro horas antes de que la comida tenga efecto. Por lo tanto, el almuerzo no aumenta nuestra eficiencia. Al contrario, el proceso digestivo llama la sangre del cerebro al estómago y obstaculiza nuestras actividades mentales y físicas».

Pero dos comidas eran otra historia.

«Dos comidas al día mejoraron mi salud, agudizaron mi apetito y aumentaron la sensibilidad de mi paladar. No supe qué era la vida hasta que eliminé el almuerzo. Hoy, a los 78 años, disfruto mis dos comidas al mismo nivel que cuando era un joven de dieciséis. No sufro de dispepsia (indigestión) ni de ninguna otra dolencia. Nunca encuentro necesario tomar laxantes u otros medicamentos».

Su actitud hacia el sueño y el alcohol puede sorprenderte aún más.

Estimulantes, sueño y trabajo

Hasta la prohibición, solía consumir alcohol —un poco de coñac, whiskey o vino—.

«No es un estimulante, sino un auténtico elixir de vida».

Era parte de su cultura. Creía que el alcohol en pequeñas cantidades prevenía infecciones. Además, afirmaba que los bebedores moderados vivían vidas largas y las compañías de seguros los consideraban «los asegurados más seguros».

Sostenía que el café, el té y el tabaco no serían tan populares en el futuro. Pero el alcohol sí.

«La abolición de otros estimulantes no se llevará a cabo por la fuerza. Simplemente, ya no estará de moda envenenar el sistema con ingredientes dañinos».

Para ser honestos, acertó sobre el tabaco y el alcohol. Cada vez menos personas fuman y el alcohol sigue siendo ampliamente utilizado. Por otra parte, se equivocó con el café y el té.

En cuanto al sueño, creía que te refresca, pero no necesitaba mucho de él.

Physical Culture. Marzo de 1935.

En su entrevista de 1935, Genio Eléctrico, Inventor de Transmisión Inalámbrica y de Energía, Revela Sus Secretos para Mantenerse en Forma, el científico afirmó que, al igual que sus ancestros, no dormía mucho y esperaba vivir al menos hasta los 100 años. Decía que a veces solo dormía durante una hora. Luego, cada pocos meses, dormía durante cuatro o cinco horas y se despertaba lleno de energía.

Entonces, el sueño no era necesario, pero sí lo era otra cosa: el equilibrio entre comidas, descanso y trabajo. Estaba convencido de que la hora a la que comes depende del clima y otras condiciones regionales, pero la regla a continuación era universal para cada persona en el planeta:

«Si un hombre desayuna entre las siete y las ocho, debería comenzar a trabajar a las diez, trabajar continuamente durante cinco o seis horas, lo que significaría que su jornada laboral terminaría a las tres o cuatro; luego debería ir a casa, dedicar varias horas a la recreación, el descanso y el ejercicio, y tomar su última comida entre las siete y las ocho de la noche. Esta disposición se ajusta a la ley cósmica así como a las nuevas horas de trabajo, y pone al trabajador en excelente condición».

¿Captan, magnates empresariales? Ahí tienen al hombre que anticipó el siglo XXI compartiendo su sabiduría.

Referencias: 

Por Maria Milojković para MysteryPlanet.com.ar.