Inicio Cosas que pasan La NASA dice que necesitamos hablar sobre lo que sucede cuando encontramos...

La NASA dice que necesitamos hablar sobre lo que sucede cuando encontramos vida extraterrestre

La agencia espacial piensa que se debe establecer un marco de referencia para cuando encontremos vida extraterrestre, lo que hace sospechar que un anuncio en ese sentido es más que inminente y no pasará de esta generación.

Crédito: Merlinus74.

Recientemente el mismísimo administrador de la NASA, Bill Nelson, se convirtió en el primero en su cargo en expresar abiertamente que hay otras civilizaciones como la nuestra allí afuera —incluso llegando a relacionarlo con los avistamientos de ovnis reportados por pilotos de la Marina—.

Ahora, en un nuevo comentario científico —dirigido nada menos que por el jefe científico de la agencia espacial, James Green—, los investigadores defienden por qué necesitamos establecer un marco para informar sobre evidencia de vida extraterrestre.

«Nuestra generación podría ser, de manera realista, la que descubra evidencia de vida más allá de la Tierra», escribe el equipo. «Con este potencial privilegiado viene la responsabilidad».

Según los científicos, es poco probable que el descubrimiento de vida extraterrestre por parte de la humanidad sea un evento de sí o no, todo o nada. Más bien, es más probable que la detección de vida extraterrestre sea un proceso prolongado y en evolución de investigación y descubrimiento científico, y cuanto antes lo entiendan todos, mejor.

«La historia incluye muchas afirmaciones de detección de vida que luego resultaron incorrectas o ambiguas cuando se consideraron en términos exclusivamente binarios», explican los autores del estudio publicado en Nature.

«Si, en cambio, reformulamos la búsqueda de la vida como un esfuerzo progresivo, transmitimos el valor de las observaciones que son contextuales o sugerentes pero no definitivas y enfatizamos que los comienzos en falso y los callejones sin salida son una parte esperada de un proceso científico saludable».

Jim Green ha sido jefe científico de la NASA desde el 1 de mayo de 2018. Crédito: NASA

Es tal la complejidad de este tipo de evaluación cualitativa de múltiples niveles, que necesitamos una escala progresiva para medir y trazar nuevos descubrimientos, algo muy parecido a la escala de nivel de preparación tecnológica (TRL) que la propia NASA usa para rastrear el progreso de los instrumentos de vuelo espacial, desde el concepto hasta la implementación en misiones reales.

Confianza de detección de vida

En el contexto de las detecciones astrobiológicas de vida, la NASA dice que podríamos usar un análogo: una escala de «confianza de detección de vida» (CoLD), con los niveles más bajos de la escala centrados en la identificación inicial de posibles firmas biológicas, con niveles más altos reservados para medidas más específicas y determinadas del tema.

Una escala tan matizada—rastreando posibles detecciones de vida contra una serie de puntos de referencia objetivos y progresivamente más exigentes— ayudaría a colocar todas las supuestas biofirmas en un contexto estandarizado, ayudando a la comunidad de investigación (y a la comunidad en general que sigue su trabajo) a interpretar los nuevos hallazgos de los científicos reportados.

La escala CoLD. Crédito: NASA.

«Establecer las mejores prácticas para comunicar acerca de la detección de vida puede servir para formular expectativas razonables en las primeras etapas de un esfuerzo enormemente desafiante, otorgar valor a los pasos graduales a lo largo del camino y generar confianza pública», concluyen los investigadores.

¿Acaso nos está diciendo la NASA que el descubrimiento —o más bien aceptación oficial— de vida extraterrestre es inminente? Muchos creen que así es, y que esta última propuesta por parte del jefe científico de la agencia lo que está proponiendo en realidad es darlo a conocer a cuentagotas —o tal vez reducir la dosificación actual, que de por sí es cada vez más alta—. De esta manera, el impacto en la sociedad se amortiguará lo más posible y será más digerible.

Fuente: SciAl. Edición: MP.

Publicidad