Inicio Cosas que pasan La pirámide oculta en los bosques de Balmoral, Escocia

La pirámide oculta en los bosques de Balmoral, Escocia

¿Creerías si te decimos que hay una pirámide en Escocia? Probablemente no. Y muy pocos saben sobre esta singular estructura y su historia. En Mystery Planet te la contamos.

Pirámide de Balmoral.

Pirámide de Balmoral. Crédito: Expat in UK.

El sitio de Balmoral seguro te sonará familiar si estás al tanto de las últimas noticias. Esta finca en Aberdeenshire, Escocia, ha servido como una residencia de la familia real británica. Y recientemente operó como retiro de verano para Isabel II, quien falleció allí el pasado 8 de septiembre tras 70 años de reinado.

Es en este paisaje, ocultos entre los árboles de los bosques que rodean al castillo real, donde se erigen once túmulos de piedra (cairns en escocés) comisionados por la reina Victoria (1819-1901) en honor a su familia, siendo el más destacado una gran pirámide construida para conmemorar la muerte de su amado esposo.

La pirámide de Balmoral en medio del bosque. Crédito: Highlands 2 Hammocks.

Breve historia

La propiedad de Balmoral fue comprada por el príncipe Alberto en 1852 como regalo para su esposa, la reina Victoria. Debido a que la residencia que originalmente se encontraba en los terrenos no se adecuaba a la familia real, el príncipe Alberto construyó un castillo aproximadamente a cien metros del antiguo edificio.

Después de que la obra se terminó en 1856, el antiguo edificio fue demolido y, para recordarlo, se ubicó una piedra en el lugar exacto en el que se encontraba la puerta de entrada.

Cairn erigido en 1882 para conmemorar el matrimonio del príncipe Leopoldo con el castillo de Balmoral al fondo.

Conmemorar las actividades esenciales de su vida con piedra se convirtió en algo que Victoria retomó poco después. Ella erigió un cairn para marcar la compra de la propiedad por parte de su esposo, y otros para celebrar los matrimonios de cada uno de sus nueve hijos.

Tras la muerte del príncipe Alberto en 1861, la reina Victoria construyó varios monumentos en su honor en la finca de Balmoral, siendo el más importante un túmulo en forma de pirámide en la cima de una pequeña colina. La forma masiva de 4 lados se construyó con granito y mide cuarenta y un pies por cuarenta y un pies en la base.

Retrato fotográfico de Victoria y Alberto, realizado en marzo de 1861, nueve meses antes de la muerte del príncipe consorte.

La inscripción en la pirámide dice: «A la amada memoria de Albert, el grandioso y buen príncipe consorte. Erigido por su afligida viuda Victoria R. 21 de agosto de 1862».

Asimismo, cuando su confiable sirviente, John Brown, falleció, la reina también erigió un túmulo a su nombre, sin embargo, tuvo que derribarlo a instancias de su hijo mayor, Eduardo VII, a quien no le agradaba este sirviente.

Cairns del siglo XXI

Se construyeron dos túmulos para conmemorar el Jubileo de Diamante de Isabel II en 2012.

El primero se emplazó en el pueblo escocés de Ballater y constó de 60 piedras, una por cada año del reinado de Isabel, con la piedra principal de una cantera local en Inver. El segundo cairn se colocó en la finca de Balmoral. Se remató con una piedra superior encontrada en un río, y se vertió whisky de malta de 10 años sobre la última piedra una vez que se completó. La misma reina lo inauguró el 8 de agosto de 2012.

Por MysteryPlanet.com.ar.

Publicidad