Inicio Cosas que pasan La primera civilización extraterrestre que contactemos será al menos el doble de...

La primera civilización extraterrestre que contactemos será al menos el doble de antigua que la nuestra

Cualquier civilización inteligente con la que la humanidad pueda contactar probablemente sea al menos el doble de antigua que la nuestra —y potencialmente mucho más que eso—, según un nuevo estudio estadístico.

El trabajo, dirigido por el Dr. David Kipping de la Universidad de Columbia (Nueva York), se detalla en un nuevo artículo publicado en el International Journal of Astrobiology.

Para comenzar, Kipping y sus coautores, el Dr. Adam Frank del Instituto Flatiron, y el Dr. Caleb Schraf de la Universidad de Rochester, consideraron cómo los humanos entrarían en contacto con una civilización de mil millones de años. Comprender la importancia de esa pregunta requeriría estimar qué tan probable es que exista una civilización tan antigua.

Esa no es una pregunta particularmente fácil de responder, ya que no tenemos ninguna evidencia directa de civilizaciones de mil millones de años. Sin embargo, el registro histórico proporciona dos tipos de conjuntos de datos similares, aunque en escalas de tiempo mucho más pequeñas:

  1. Cuánto tiempo han durado las civilizaciones históricas.
  2. Cuánto duran las especies.

Los autores intentaron encontrar un modelo estadístico que se ajustara razonablemente a esos dos conjuntos de datos. No es un salto lógico aplicar ese modelo a la vida de las civilizaciones extraterrestres.

El lineal A es una escritura de la civilización minoica de Creta. Se empleó del siglo XIX al XV a. C. para escribir el idioma minoico. La escritura solo ha podido ser descifrada en una pequeña parte.

Oportunamente, ambos conjuntos de datos se adhieren a un modelo estadístico similar, conocido como distribución exponencial. Las distribuciones exponenciales son muy comunes en estadística y, convenientemente, solo requieren una única variable para determinar la forma de la curva. En este modelo, la distribución completa está descrita por la vida media de una civilización. Los datos históricos volvieron a ser útiles cuando se buscaban valores razonables de ese parámetro, siendo el promedio de vida más adecuado aproximadamente el doble de la edad actual de nuestra civilización.

Kipping y sus colegas señalan que esta distribución exponencial, aunque es un punto razonable para comenzar a extraer algunos detalles, es una simplificación de lo que probablemente sea un cálculo muy complejo. A pesar de esa simplificación, el documento puede extraer varias ideas muy interesantes.

La edad promedio de cualquier civilización extraterrestre potencial es una de esas ideas. Los autores calculan que, en promedio, una civilización que detectemos será aproximadamente dos veces más antigua que la nuestra.

Cabe destacar que no se establece directamente la edad de nuestra propia civilización. Los autores señalan que las matemáticas funcionan sin importar la edad que se use. Por ejemplo, si una persona define la edad de nuestra civilización como los 12.000 años que hemos estado cultivando, entonces es probable que las civilizaciones continúen cultivando de forma detectable durante 24.000 años en promedio. Sin embargo, eso no significa que la civilización sea destruida al final de ese período de tiempo, simplemente significa que ya no están haciendo lo que se utilizó para definir una «civilización».

Tecnofirmas post-radio

Otro ejemplo muestra cómo podría funcionar esto. Según las estimaciones del autor, es probable que la vida útil de una civilización que emite ondas de radio al espacio solo sea de 200 años, aproximadamente el doble de la vida útil de los 100 años que ya lo hemos estado haciendo. Alrededor de ese período de tiempo, una civilización que usa radio probablemente comenzaría a usar tecnologías más avanzadas que reemplacen las ondas de radio de transmisión omnidireccional, como los láseres. Entonces, si bien ha dejado de existir como una civilización «emisora ​​de radio», sus miembros todavía están vivos y bien utilizando una tecnología nueva, algo menos detectable.

El documento también ofrece una visión más profunda del tema de esa detectabilidad. En la época de Sagan, la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) se centró casi exclusivamente en las ondas de radio, porque era la forma más común de ondas electromagnéticas que nosotros, como especie, emitíamos al espacio. Sin embargo, a medida que la tecnología ha avanzado, nos hemos vuelto cada vez menos dependientes de la radio, lo que significa que enviamos menos y más débiles transmisiones de radio ahora que en la época de Sagan.

Según un estudio diferente, incluso si la humanidad detectara señales de radio alienígenas, quienes las enviaron estarían muertos hace mucho tiempo. Crédito: Science News.

Alternativamente, también nos hemos vuelto más expertos en ver otras características potenciales de una civilización tecnológica. En conjunto, estas características se conocen como «tecnofirmas» y van desde pulsos láser dirigidos hasta mapas térmicos de exoplanetas. El Dr. Kipping señala que una nueva generación de telescopios será capaz de detectar algunas de estas tecnofirmas en exoplanetas cercanos, dándonos una visión de posibles civilizaciones alienígenas que nunca antes habíamos podido observar. También podría hacer que el tipo de preguntas que aborda en el documento sean mucho más relevantes.

Sesgo temporal

Otra de las cuestiones que aborda el artículo es la probabilidad de que una civilización detectada sea más antigua o más joven que nosotros. Esto podría tener implicaciones de gran alcance sobre cómo, o incluso si, decidimos iniciar el primer contacto. La conclusión a la que llega el artículo es fascinante y no es intuitivamente obvia a primera vista.

Las curvas exponenciales tienen una gran porción del área bajo la curva (es decir, el número total de civilizaciones) en la parte inferior, con un número cada vez menor en una «cola» extendida más alejada. Usando esta curva de distribución exponencial, aproximadamente el 60 % de las civilizaciones probablemente sean más jóvenes que la nuestra, mientras que el 40 % probablemente sean mayores. A primera vista, esto implicaría que es más probable que encontremos una civilización más joven que nosotros. Sin embargo, esto no explica un fenómeno conocido como sesgo temporal.

El Dr. Kipping usa una analogía de las vacaciones para describir el sesgo temporal. Si está de vacaciones en la República Dominicana, ¿es más probable que se encuentre con alguien que esté de visita durante dos días o dos semanas? La respuesta obvia es dos semanas, ya que simplemente hay más posibilidades de que esté de vacaciones al mismo tiempo que ellos. Lo mismo se aplica a las civilizaciones co-temporales. Aunque hay más civilizaciones que tienen una vida más corta que la nuestra, el hecho de que tengan una vida más corta significa que es mucho menos probable que terminemos existiendo al mismo tiempo que ellas.

Este resultado es la conclusión principal del artículo: que cualquier civilización que detectemos tiene más probabilidades de ser mayor que nosotros en lugar de más joven. De hecho, las matemáticas muestran que hay un 10 % de posibilidades de que una civilización que logremos encontrar sea más de 10 veces más antigua que nosotros.

«Si estas civilizaciones siguen la curva de crecimiento tecnológico exponencial que la humanidad ha estado siguiendo durante los últimos siglos, la mente se aturde de solo pensar cuánto más avanzada podría ser dicha civilización», notó el Dr. Kipping.

También señaló que estos modelos estadísticos tienen el impacto más práctico cuando se consideran civilizaciones de capacidad técnica ambigua. Si una civilización es notablemente más avanzada que nosotros, como una que puede construir una esfera de Dyson, no habrá muchas dudas sobre cuáles son sus capacidades tecnológicas en comparación con las nuestras. Sin embargo, si logramos detectar una isla de calor en un exoplaneta cercano, podría representar una civilización que acaba de superar la Edad de Piedra o una que ya ha desarrollado una inteligencia artificial completa.

El verdadero resultado de estos modelos estadísticos es mostrar que, lo más probable es que cualquier civilización que podamos detectar será más antigua que la nuestra. Aquellos que estén interesados en pensar acerca de cómo interactuaríamos con cualquier civilización detectable deberían tener ese hecho en mente.

Y si algún día logramos descubrir evidencia irrefutable de otra civilización, podemos agregar otro punto de datos al modelo que desarrollaron los autores y ver cuán válido es realmente.

Fuente: Universe Today. Edición: MP.