Inicio Cosas que pasan Lago del tamaño de una ciudad es descubierto a kilómetros de profundidad...

Lago del tamaño de una ciudad es descubierto a kilómetros de profundidad en la Antártida

El hielo antártico está encontrando sus secretos cada vez más difíciles de guardar.

El contorno del lago está marcado en amarillo. Crédito: RADARSAT/ESA.

En las profundidades la capa de hielo de la Antártida Oriental —la más grande del mundo—, los científicos han confirmado la existencia de un enorme lago de agua líquida.

Los investigadores lo han llamado Lago Snow Eagle (Águila de Nieve) y creen que los sedimentos que contiene podrían revelar información sobre la evolución de la capa de hielo antártica desde su formación más temprana.

«Es probable que este lago tenga un registro de toda la historia de la capa de hielo de la Antártida Oriental, su inicio hace más de 34 millones de años, así como su crecimiento y evolución a lo largo de los ciclos glaciales desde entonces», dice el geofísico Don Blankenship de la Universidad de Texas en el Instituto de Geofísica de Austin. «Nuestras observaciones también sugieren que la capa de hielo cambió significativamente hace unos 10.000 años, aunque no tenemos idea de por qué».

Aunque la Antártida Oriental es el lugar más frío de la Tierra, no está completamente congelada. Cientos de lagos de agua líquida —conocidos como lagos subglaciales— han sido descubiertos escondidos bajo el hielo que cubre el continente.

La costa cerca de donde la capa de hielo de la Antártida Oriental se encuentra con el mar. Crédito: Shuai Yan/UT Jackson.

Hay una serie de factores en juego que permiten que estos depósitos existan. La masa de la capa de hielo produce presión, lo que reduce drásticamente el punto de congelación del agua atrapada debajo de ella. Además, la propia capa de hielo proporciona aislamiento contra el aire gélido, mientras que las rocas debajo proporcionan una fuente de calor suave. Por último, si el agua es salada —saturada de sales—, eso también puede reducir aún más el punto de congelación.

Podemos detectar lagos subglaciales utilizando un radar de penetración de hielo desde arriba. La señal del radar se propaga a través del hielo y rebota, y al comparar la señal transmitida con la señal devuelta, los científicos pueden estudiar qué hay debajo del hielo.

Una señal de radar que rebota a través del agua líquida es más brillante o más reflectante que otros medios. En el caso del lago Snow Eagle, el primer indicio fue una gran depresión observada en la capa de hielo, revelada por imágenes de satélite.

Datos de estudios geofísicos aéreos sobre la región del lago Snow Eagle, Antártida oriental.

Entonces, un equipo de investigación, dirigido por el geofísico Shuai Yan de la Universidad de Texas en Austin, se dedicó a obtener datos de radar para la región, así como mediciones del campo magnético de la Tierra, durante un período de tres años, de 2016 a 2019.

El análisis de los datos del radar reveló un gran parche, muy por debajo del hielo, que brilla intensamente. Esto, confirmaron los investigadores, era el lago Snow Eagle: uno de los lagos subglaciales más grandes jamás descubiertos.

«Literalmente salté cuando vi por primera vez ese brillante reflejo de radar», exclamó Yan.

Científicos de ICECAP-2, una colaboración de investigación internacional que cartografió las últimas regiones inexploradas de la Antártida Oriental, con uno de los aviones utilizados para estudiar la capa de hielo en 2019. Shuai Yan (cuarto desde la derecha), estudiante de posgrado de la Universidad de Texas de la Escuela de Geociencias Austin Jackson, utilizó datos del sondeo para localizar y caracterizar el lago subglaciar Snow Eagle. Crédito: Shuai Yan/UT Jackson.

El cuerpo de agua se encuentra a unos 3,2 kilómetros (2 millas) por debajo de la capa de hielo, y es considerable. Mide unos 42 kilómetros de largo y 15 kilómetros de ancho, cubre un área de 370 kilómetros cuadrados y contiene 21 kilómetros cúbicos de agua, con una profundidad de 200 metros (656 pies).

El lago Snow Eagle se encuentra en un cañón irregular de 1,6 kilómetros de profundidad, enterrado bajo el hielo, pero los reflejos del radar revelan que hay algo más que agua en el lago escondido.

Próximo desafío

En el fondo del lago se encuentra una capa de sedimento no consolidado. Dado el tiempo que tarda en acumularse el sedimento en estos ambientes subglaciales, el equipo cree que debe haber estado allí durante mucho tiempo, tal vez incluso antes de que se formara la capa de hielo.

«Este lago ha estado acumulando sedimentos durante mucho tiempo, lo que podría llevarnos desde el período en que la Antártida no tenía hielo hasta el momento en que se congeló», dice el glaciólogo Martin Siegert del Imperial College London en el Reino Unido. «No tenemos un solo registro de todos esos eventos en un solo lugar, pero los sedimentos en el fondo de este lago podrían ser ideales».

Dado que está atrapado bajo varios kilómetros de hielo en uno de los entornos más hostiles de la Tierra, es probable que llegar al lago para investigarlo más a fondo sea el próximo desafío.

El equipo propone que se instale una estación cerca, para facilitar futuros esfuerzos para estudiar el misterioso lago y tomar muestras de su antiguo sedimento.

La investigación ha sido publicada en Geology.

Fuente: UT/SciAl. Edición: MP.

Publicidad