León Benavente, gloriosa realidad

En su debut, en 2013, ya se intuía que León Benavente iban a ser mucho más que una agradable sorpresa. Y así ha sido. Lo que comenzó siendo una conjunción de talentos con intereses afines, alcanzaba este año un contundente nivel de madurez. Curtidos ya como banda, Abraham Boba, Luis Rodríguez, Eduardo Baos y César Verdú dejaban de ser cuatro músicos volcados en hacer algo al margen de sus ocupaciones habituales en grupos como Tachenko, tocando con Nacho Vegas o funcionando como solista, como es el caso de Abraham Boba. Este ha sido el año de León Benavente.

Los mejores discos nacionales, según los críticos de EL PAÍS

1. León Benavente – 2

2. Quique González – Me mata si me necesitas

3. Triángulo de Amor Bizarro – Salve Discordia

4. Coque Malla – El último hombre en la Tierra

5. Espanto – Fruta y verdura

6. Tortel – Transparente

7. Julián Maeso – Somewhere Somehow

8. Juventud Juché – Movimientos

9. The New Raemon & McEnroe – Lluvia y truenos

10. Joana Serrat – Cross the verge

En primavera publicaban 2, el título más votado en EL PAÍS en la categoría de elepés nacionales de este año, colocándose por encima de las obras más recientes de Quique González, Triángulo de Amor Bizarro o Coque Malla en estas votaciones. En 2016, León Benavente dejaron de ser una promesa para transformarse en una gloriosa realidad. Su consolidación pasa por el citado álbum, obra casi perfecta, así como por un directo celebrado por el público allá donde han ido a presentar su disco: tanto en festivales como en la exitosa gira en la que siguen inmersos. Una acogida que constata que todas estas loas no son solamente producto del entusiasmo de una crítica cegada con la novedad del momento. La solidez artística de León Benavente emite inconfundible señales en las canciones de 2. La concisión de su música y la poética claridad de sus palabras. La fuerza y la convicción de lo que hacen reflejado en el modo en que lo hacen. No hay impostura, no hay sobreactuación. Todo está plasmado en su justa medida, equilibrado. Contagioso.

Históricamente olvidado por buena parte de la música pop y rock nacional, el compromiso social y político parece querer anidar en las letras de ciertos artistas que no hacen hip-hop ni rock urbano. León Benavente pertenece a esa nueva estirpe musical que inventa una manera de conectar con el entorno del que éstas proceden. “Las canciones han de cuestionar la realidad circundante”, explicaba Abraham Boba cuando se le preguntaba por los textos de este disco. “No hay tema que no haya sido tratado ya, por eso lo que nos interesa ante todo es la manera de acercarse a esa realidad, las palabras que se usan para hacerlo”. Un buen ejemplo de ello (y de todo lo demás) podría ser La vida errando, una canción que en unos pocos versos cuestiona valores, sueños, principios (“Llevo todo un mes pensando en alto, y más de media vida errando / Por ciudades grandes con gente siniestra, por casas vacías como en Seseña / Por terrenos áridos y bosques verdes, por la fantasía de un país rebelde”) vestida con una melodía heredera de las exquisita sensibilidad de Carlos Berlanga. En otros casos lo que desprenden sus canciones son la esencia de New Order o Surfin’ Bichos, enseñanzas e influencia empleadas para crear algo nuevo, vivo, poderoso, emotivo y trascendente.

Encuesta

¿Cuál ha sido el mejor álbum nacional publicado durante 2016? Elige uno

Votar

Ver resultados »

,
se escribe el id o class del elemento contenedor por ejemplo: div_redes_sociales o envoltorio_redes_sociales*/
user: “elpaiscultura”, //usuario en facebook
showEnFacebook: false,//muestra la cabecera “En Facebook”
showSiguenos: false,//muestra el pie “Siguenos”
/*Estos parametros lo podemos sacar de https://developers.facebook.com/docs/plugins/page-plugin
Estos parametros estan ya setteados por defecto(no hace falta ponerlos), solo los que queremos modificar*/
tabs:””
/*Estos parametros lo podemos sacar de https://developers.facebook.com/docs/plugins/page-plugin*/
};
obj.config(options);
obj.run();
};

if(document.addEventListener){
document.addEventListener(“DOMContentLoaded”, initFacebook, false);
}else {
document.attachEvent(‘onDOMContentLoaded’, initFacebook);
}
}

Loading...