Inicio Cosas que pasan Libro asegura que existe una copia más antigua de los 10 Mandamientos

Libro asegura que existe una copia más antigua de los 10 Mandamientos

Un texto descartado como una falsificación en el siglo XIX no solo podría ser auténtico, sino que en realidad sería un predecesor del Libro de Deuteronomio, y como tal el manuscrito bíblico más antiguo conocido. La proclamación ya ha desatado un arduo debate entre los eruditos.

El Libro de Deuteronomio describe algunos de los eventos en la historia temprana de Israel y habla de varias leyes dictadas por Dios, incluidos los Diez Mandamientos. Muchos eruditos creen que el Libro de Deuteronomio fue escrito hace unos 2.700 años. Pero existe un texto que se remonta a tiempos anteriores.

La afirmación ha generado una considerable cantidad de atención de los medios, incluido un extenso artículo en The New York Times; sin embargo, la mayoría de los académicos contactados expresaron sus dudas y dijeron que creen que el texto es de hecho una falsificación.

El texto fue escrito en paleo-hebreo en 16 fragmentos de cuero. En 1883, Moses Wilhelm Shapira, un comerciante de antigüedades con sede en Jerusalén, llevó el texto a Europa. Se lo mostró a un comité de académicos en Alemania, quienes lo descartaron como falso. Luego, Shapira viajó a Gran Bretaña, donde se ofreció a vender los fragmentos al Museo Británico por 1 millón de libras. Un experto que trabajaba para el museo también lo descartó como una falsificación y rechazó la oferta. Al año siguiente, en 1884, Shapira se suicidó en los Países Bajos.

Después de la muerte de Shapira, su viuda vendió el texto a un bibliotecario llamado Bernard Quaritch, y su paradero se ha perdido desde alrededor del año 1900. Pero en la actualidad sobreviven varias copias manuscritas del texto.

¿Es real el texto?

En un artículo publicado en la edición de marzo de la revista Zeitschrift für die Alttestamentliche Wissenschaft, y en un libro recientemente publicado intitulado The Valediction of Moses: A Proto-Biblical Book (Mohr Siebeck, 2021), Idan Dershowitz, presidente de Biblia hebrea y su exégesis en la Universidad de Potsdam, Alemania, expuso el caso de por qué el texto no solo es auténtico sino que es un predecesor del Libro de Deuteronomio.

El texto, que Dershowitz llama «La despedida de Moisés», cuenta una historia en la que Dios le ordena a Moisés que conquiste las tierras de un rey llamado Sehón.

«Moisés y los israelitas luego atacaron a Sehón en [un lugar llamado] Jahaz, mataron a todos y capturaron todas las ciudades del rey. Es una narración breve y sencilla», escribe Dershowitz en su reciente libro. A pesar de ser más corto que el Libro de Deuteronomio, el texto, dijo, incluye los Diez Mandamientos. Ambos textos también hablan de la conquista de las tierras de Sihon, pero el Libro de Deuteronomio incluye una descripción más extensa de la historia.

En la actualidad, el contenido de los fragmentos de Shapira sólo se conoce por transcripciones y un puñado de dibujos. Existe una única fotografía de un fragmento, pero es ilegible. Crédito: Biblioteca Británica.

Dershowitz dice que este texto, con su narración más corta, fue escrito antes del Libro de Deuteronomio. «Lejos de ser un derivado de Deuteronomio, este texto es, de hecho, el antepasado antiguo de Deuteronomio», escribió.

El hombre de Postdam presenta numerosos argumentos para apoyar su afirmación de que el texto es auténtico. Por un lado, afirma que las propias notas de Shapira muestran que el comerciante de antigüedades estaba luchando por entender el texto. «Como mínimo, esto debería demostrar que no falsificó el documento él mismo», arguye.

Los documentos tienen «una gran cantidad de signos de interrogación, reflexiones marginales y lecturas rechazadas; parece ser un desciframiento preliminar. De hecho, Shapira todavía estaba en el proceso de resolver el orden correcto de los fragmentos de cuero inscritos», señala Dershowitz en el artículo de la revista. «Si Shapira fue el falsificador —o uno de los falsificadores— de los manuscritos, ¿por qué sus documentos privados incluyen un intento infructuoso de descifrarlos? Seguramente sería inusual que un falsificador se esforzara por comprender un texto que él mismo había ideado o inscrito».

Los fragmentos, que se ven aquí en un dibujo de 1883 preparado en consulta con el erudito británico Christian David Ginsberg, estaban ennegrecidos con una sustancia parecida a la brea, y su escritura paleohebrea era casi ilegible. Crédito: The British Library.

En segundo lugar, el autor sostiene que la historia de cómo se descubrió el texto es notablemente similar a cómo se descubrieron los Rollos del Mar Muerto en la década de 1940.

«Según el testimonio de Shapira, fue en el verano de 1878 cuando escuchó por primera vez acerca de algunos fragmentos de manuscritos de cuero antiguos que habían sido descubiertos por beduinos en una cueva cerca del Mar Muerto, sobre Wadi al-Mujib. Shapira afirmó haberlos comprado a los beduinos por una cantidad modesta. Esta historia de un texto encontrado por beduinos en una cueva cerca del Mar Muerto es muy similar a cómo se encontraron los Rollos del Mar Muerto en la década de 1940», remarca Dershowitz. «Esta similitud existe a pesar del hecho de que los Rollos del Mar Muerto no se encontraron hasta décadas después de la muerte de Shapira».

Izquierda: Moses Wilhelm Shapira, un judío de origen ruso convertido al cristianismo que llegó a Jerusalén de joven, vendía antigüedades desde su tienda en la Ciudad Vieja (Crédito: CPA). Derecha: Tras ser denunciado como falsificador, Shapira escribió a Ginsberg, protestando por su inocencia: «No creo que pueda sobrevivir a esta vergüenza», escribió. Seis meses después, se suicidó (Crédito: The British Library).

Por último, presenta muchos más argumentos para respaldar sus conclusiones. Por ejemplo, afirma que un falsificador del siglo XIX probablemente desconocería algunas de las palabras paleohebreas utilizadas en el texto. También señala que los beduinos, a quienes Shapira afirmó haber comprado el texto, habrían tenido pocas razones para crear una falsificación elaborada dado que solo se les pagó una pequeña cantidad de dinero.

La opinión de los detractores

El portal Live Science habló con más de media docena de académicos no afiliados a la investigación para conocer sus opiniones sobre las afirmaciones. La mayoría de ellos expresaron escepticismo y dijeron que el texto probablemente sea una falsificación.

Un problema que señalaron los estudiosos es que el texto se ha perdido durante más de un siglo, por lo que es imposible realizar pruebas científicas sobre él. Además, Shapira tenía un historial de venta de falsificaciones, señalaron.

En la década de 1870, Shapira vendió varios objetos inscritos supuestamente creados por los antiguos moabitas que resultaron ser falsos. La escritura en el texto, dijeron los eruditos, contiene una serie de características inusuales que sugieren que un falsificador del siglo XIX las creó, como cartas escritas en posturas en las que un escritor antiguo normalmente no escribiría.

«Las afirmaciones dramáticas requieren evidencia dramática y convincente, y simplemente no las tenemos con respecto a las tiras de Shapira. Más bien, tenemos pruebas hipotéticas y circunstanciales, en el mejor de los casos. Y eso simplemente no va a ser suficiente», dijo Christopher Rollston, profesor de lenguas y literaturas semíticas del noroeste de la Universidad George Washington, quien dio una larga lista de razones por las que el texto es probablemente una falsificación. «El guión de las tiras de Shapira es defectuoso, y estos defectos son similares a los tipos de defectos que se encuentran a menudo en las falsificaciones modernas a lo largo de las décadas», dijo.

Shapira afirmó que el texto se había encontrado en Wadi al-Mujib en Jordania.

Sidnie White Crawford, profesora emérita de la Universidad de Nebraska-Lincoln, experta en la Biblia hebrea y el idioma hebreo, tampoco encontró convincentes los argumentos de Dershowitz.

«La cuestión de la autenticidad se basa en los restos de material, que ahora faltan y no se pueden probar, y un análisis de la paleografía, la escritura», dijo Crawford, y señaló que estudios paleográficos previos del texto han encontrado que contienen características inusuales que indican una falsificación. Los estudios del texto realizados en los siglos XX y XXI se basaron en copias escritas a mano, mientras que algunos de los estudios realizados en el siglo XIX utilizaron el texto real.

Dershowitz respondió en su libro y artículo que los errores paleográficos que los eruditos han identificado pueden ser el resultado de no tener el texto real para estudiar. Los eruditos del siglo XIX podrían haber introducido esos errores al copiar el texto a mano. En otras palabras, el texto real puede haber tenido un aspecto diferente a las copias escritas a mano que sobreviven hoy.

Idan Dershowitz, profesor de la Universidad de Potsdam. Crédito: School of Jewish Theology.

Algunos estudiosos dejaron abierta la posibilidad de que el texto sea auténtico.

«Según los pocos dibujos que se hicieron en ese momento, los fragmentos parecen ser falsificaciones mal ejecutadas, lo que no sería sorprendente, ya que Shapira ya había estado involucrada en un asunto de falsificación unos años antes», sostuvo Michael Langlois, un teólogo profesor de la Universidad de Estrasburgo, Francia. «Por otro lado, es posible que las [copias], no los fragmentos en sí, estuvieran mal ejecutadas. Por desgracia, no tenemos los fragmentos en sí. De ahí el dilema. Entonces, yo diría que es técnicamente posible que los fragmentos eran, de hecho, genuinos», concluyó el experto.

Fuente: Live Science. Edición: MP.