Inicio Cosas que pasan Los delfines nariz de botella poseen un «súper sentido» recién descubierto

Los delfines nariz de botella poseen un «súper sentido» recién descubierto

Los delfines nariz de botella cazan presas usando su aguda vista, oído y un sistema de sonar conocido como ecolocalización. Pero ahora, los investigadores han descubierto que estos mamíferos marinos podrían estar ayudados por otro sentido: la detección de impulsos eléctricos.

Donna, un delfín nariz de botella, durante una prueba de habilidades para detectar electricidad. Crédito: Tim Hüttner, Zoológico de Núremberg.

En un nuevo estudio publicado en el Journal of Experimental Biology, los científicos informan que los delfines nariz de botella tienen pequeñas cavidades llamadas fosetas vibrissales en sus picos que perciben la electricidad —posiblemente ayudándolos a atrapar peces y navegar en los océanos—. Los delfines recién nacidos tienen bigotes en estas fosetas que caen poco después del nacimiento, por lo que los investigadores pensaban que no tenían función.

Este hallazgo sugiere que los delfines nariz de botella podrían unirse a un pequeño grupo de mamíferos con la rara capacidad de electrorecepción. Aparte de los delfines, solo el ornitorrinco y el equidna parecen poseer este sentido inusual. Sin embargo, los tiburones y otros elasmobranquios —un grupo de peces cartilaginosos que incluye rayas, mantarrayas y pez sierra— son muy sensibles a los campos eléctricos. Algunos tiburones pueden detectar corrientes débiles tan bajas como cinco mil millonésimas de voltio por centímetro cuadrado.

Los poros vacíos de las fosetas vibrissales en un delfín nariz de botella adulto. Crédito: Czech-Damal et al. 2012.

Para probar esta habilidad en los mamíferos marinos, los autores del estudio trabajaron con entrenadores para enseñar a dos delfines nariz de botella cautivos, llamados Dolly y Donna, a apoyar sus mandíbulas en una barra de metal en su tanque y alejarse nadando cuando sentían un impulso eléctrico. Luego, los biólogos marinos enviaron campos de diferentes intensidades utilizando electrodos conectados a un generador de campos eléctricos diseñado a medida.

«Básicamente, es lo mismo que cuando vamos al médico y nos hacen una prueba de audición, tenemos que presionar un botón en cuanto escuchamos un sonido», explicó Tim Hüttner, autor principal y biólogo del Zoológico de Núremberg en Alemania. «Los delfines respondieron correctamente en el primer intento».

La configuración experimental con una vista submarina (A), un primer plano (B) y un diagrama (C). Crédito: Hüttner et al., Journal of Experimental Biology, 2023.

Donna mostró una mayor sensibilidad: pudo detectar corrientes continuas (CC) tan bajas como 2.4 microvoltios por centímetro, mientras que el umbral de Dolly fue de 5.5 microvoltios por centímetro.

Después de enviar corrientes continuas, los investigadores probaron la capacidad de los delfines para percibir campos eléctricos de corriente alterna (CA). Todos los organismos bajo el agua producen campos estáticos de corriente continua, pero algunos, como los peces, también producen campos pulsantes de corriente alterna a medida que mueven sus branquias, según un comunicado de The Company of Biologists.

El equipo probó campos de CA de diferentes frecuencias, pulsando una vez, cinco veces o veinticinco veces por segundo. Descubrieron que ambos delfines respondieron bien a los campos eléctricos de baja frecuencia, aunque parecían ser más sensibles a los campos de corriente continua.

«La sensibilidad a campos eléctricos débiles ayuda a un delfín a buscar peces ocultos en el sedimento en los últimos centímetros antes de atraparlos», señaló Guido Dehnhardt, biólogo marino de la Universidad de Rostock en Alemania, en el comunicado.

Delfines nariz de botella en las Bahamas, uno de los cuales se sumerge en la arena en busca de presas. Crédito: Shane Gross.

Pero otros biólogos advierten que el estudio solo incluyó a dos individuos, y ambos estaban cautivos.

«No sabemos si esta habilidad se usa realmente en la naturaleza», dijo Juliana López-Marulanda, bióloga marina de la Universidad Paris Nanterre en Francia, que no estuvo involucrada en el estudio.

Además de la caza de presas, la electrorecepción puede ayudar a los delfines a navegar al sentir cambios en el campo magnético de la Tierra, según el artículo. A continuación, el equipo de investigación desea estudiar este sentido mientras los delfines se mueven.

Cabe recordar que trabajos anteriores habían sugerido una conexión entre las tormentas solares —que pueden causar cambios en el campo magnético del planeta— y los varamientos masivos de delfines y ballenas. El nuevo estudio podría comenzar a explicar por qué es así.

Fuente: NYT/NS/Smithsonian. Edición: MP.