Los océanos pierden oxígeno

28

Cinco bases de datos públicas han aportado los datos con que se ha calculado la pérdida de oxígeno por los oceános en los últimos cincuenta años [Martin Visbeck, GEOMAR].

También te puede interesar

La ciencia ante el cambio climático
La ciencia ante el cambio climático
Oct/Dic 2015 Nº 82

Entender el clima globalDescubre en este monográfico las lecciones climáticas que nos ofrece el pasado, los fenómenos meteorológicos extremos que están azotando el planeta, las premisas que están guiando las políticas climáticas actuales y otras claves científicas del debate en torno al cambio global.


Más información

Según los modelos climáticos, es de esperar que el contenido en oxígeno de los mares, vital para la vida, disminuya al aumentar las temperaturas. Precisamente eso es lo que ha observado el equipo de científicos dirigido por Sunke Schmidtko, de GEOMAR, el Centro de Investigación del Océano Helmholtz, en Kiel. La concentración mundial ha disminuido en un dos por ciento desde los años sesenta. Hay grandes diferencias locales: la mayor disminución proporcional se ha producido en partes del Ártico y la pérdida cuantitativamente mayor, en el Pacífico Norte.

Allá donde escasea el oxígeno en el agua, son sobre todo los grandes peces los que pierden espacio vital. «En áreas ricas en pescado cercanas a la costra las consecuencias serían no solo ecológicas, sino económicas», como dice Lothar Stramma, coautor del estudio.

El equipo ha reconstruido cómo ha ido cambiando el contenido de oxígeno de los océanos en los últimos cincuenta años. Alrededor del 15 por ciento de la disminución parecer estar ligada directamednte a la subida de las temperaturas. El mero calentamiento de las aguas superficiales (que merma la solubilidad del oxígeno en el agua y aumenta el consumo biológico), hace ya que se pierda oxígeno. Pero es que además el calentamiento de la Tierra afecta de numerosas formas indirectas a la concentración de O2. Por ejemplo, las aguas calientes superficiales más calientes se mezclan peor con las aguas más frías y profundas, más pobres en oxígeno, y transportan así menos oxígeno a las profundidades. Las modificaciones se hacen perceptibles en especial en las capas de agua intermedias. Ese reparto desigual podría tener consecuencias muy amplias, según los investigadores.

Es una cuestión abierta hasta qué punto influyen los factores naturales y qué parte le corresponde al cambio climático, afirma el equipo. Por lo demás, los resultados coinciden con los cálculos de los modelos climáticos elaborados por los climatólogos. De ahí que haya que esperar que el contenido en oxígeno siga en adelante disminuyendo con las crecientes temperaturas superficiales.

Más información en Nature.
Fuente: spektrum.de/Jan Dönges