Lou Marini: «He visto cosas que no creeríais»

Su saxo estuvo ahí cuando Frank Zappa grabó uno de sus mejores discos en directo en el Palladium de Nueva York, también cuando Peter Tosh registró el icónico «Mystic Man» en el Dynamic Sound Studio de Kingston (Jamaica), o cuando Lou Reed facturó su cuarto álbum en los estudios Electry Lady fundados por Jimi Hendrix. La lista de colaboraciones de Lou Marini es literalmente interminable (desde Aretha Franklin, Elliot Murphy, B.B. King, Milton Nascimento…), pero por lo que quizá se recuerde más y mejor a esta leyenda es por ser miembro de los Blues Brothers. Sin embargo, hay dos músicos madrileños (Jeff Espinoza y Francisco Simón) que tienen la suerte de contar con él en sus filas cada vez que viene a Madrid, la ciudad de su esposa. Se trata del combo Red House, que actuará el Día de los Inocentes en Galileo.

¿Cómo surgió su conexión española?

Surgió en 1991, en la primera gira de los Blues Brothers por España. Cuando actuamos en Madrid, una chica que era amiga del promotor se presentó directamente a mí y me pidió unos autógrafos para unas amigas suyas. A mí me suelen llamar «Blue» Lou Marini, pero ella debió entender Lu-lu Marini, y así es como me llamó. Me hizo mucha gracia, seguí hablando con ella y cosas de la vida, me enamoré. Luego ella se vino a vivir a Estados Unidos y nos casamos, pero venimos a España casi todos los años y por eso acabé conociendo a Jeff Espinoza y Francisco Simón y otros músicos españoles.

¿Cómo surgió ese apodo? Parece obvio, pero quizá haya alguna anécdota detrás…

Sí, la hay. Cuando yo era un niño vivía en un pequeño pueblo de Ohio llamado Beach City, donde no había mucha gente ni mucho que hacer. Tuve una de esas infancias inocentes y felices, y mi padre era el director de la orquesta del instituto, así que me metió la vena de la música desde muy pequeño. Sobre todo me ponía y me tocaba jazz, y la primera canción de la que tengo recuerdo de verle tocando era una que se llamaba «Blue Lou». Años más tarde, cuando vi que todos los músicos de blues y de soul se ponían apodos, decidí que ese tenía que ser el mío, sin ninguna duda.

¿Cómo será su próximo concierto con Red House?

Será una celebración de blues, de rock, y de amigos, como siempre. Además, tocaremos muchas canciones del último disco de la banda, «Red House & Friends», en el que también participó mi compañero en los Blues Brothers, el guitarrista Steve Cropper.

¿Cómo entró en la Saturday Night Live Band, la semilla de los Blues Brothers?

Después de mi etapa con Blood Sweat & Tears a mediados de los ’70 me trasladé a Nueva York, di varios conciertos con diferentes grupos y al parecer dejé huella en muchos compañeros de oficio, porque fueron varios los que me recomendaron para la banda cuando se enteraron de que buscaban saxofonista. Los primeros conciertos salieron brutales, y enseguida formamos una pequeña familia. La familia más loca de la televisión, porque te lo puedo asegurar, con ella he visto cosas que no creeríais, como decían en la película ¡jajaja!

No me extraña, teniendo al juerguista John Belushi correteando por ahí.

¡Jaja! Exacto, así es como nació la idea de los Blues Brothers. John solía animar al público en los shows correteando delante de la primera fila como un loco desatado, y empezó a darle vueltas a la idea de formar una banda que saliese de gira con él y Dan Aykroid como líderes espirituales. Un buen día nos llamó a todos para ensayar porque teníamos la oportunidad de abrir un recital de Steve Martin, aquello salió fabulosamente bien, y seguimos dando cada vez más y más conciertos. Poco a poco empezaron a venir a vernos todas las estrellas del rock, empezando por Mick Jagger, un auténtico entusiasta de los Blues Brothers. Después vino la película (traducida como «Granujas a todo ritmo», en España) y a partir de ahí, el resto es historia.

¿Cuál fue el mayor logro de los Blues Brothers?

Supongo que superar la muerte de John Belushi por sobredosis, en 1982. Fue un shock terrible para todos nosotros, y durante un tiempo parecía claro que la banda moría con él, de hecho el proyecto de hacer una segunda película se quedó paralizado. Pero poco después la mujer de Dan Aykroyd nos invitó a su cumpleaños para darle una sorpresa, y gracias a ese reencuentro la banda se volvió a reunir, siguió dando cientos de conciertos y hasta grabó la secuela «Blues Brothers 2000», aunque fuera 16 años después. Pero en realidad el mayor logro es el haber mantenido viva la llama del blues y del soul durante décadas, y hacer que millones de personas sintieran su energía por todo el mundo.

Lou Marini 6 Red House: Miércoles 28 de diciembre en la Sala Galileo, a partir de las 21h. Entradas a 10 euros.

Loading...