Inicio Cosas que pasan Megaestructura prehistórica de 970 metros de longitud es hallada en el fondo...

Megaestructura prehistórica de 970 metros de longitud es hallada en el fondo del mar Báltico

La megaestructura está compuesta por aproximadamente 1.500 piedras y fue construida hace unos 11.000 años.

Crédito: J. Geersen et al., PNAS, 2024.

Un equipo de geólogos y estudiantes de la Universidad de Kiel (CAU) tenía la intención de investigar costras de manganeso en una cresta de till basal que forma el lecho marino a unos 10 kilómetros de la ciudad de Rerik, en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Alemania. Sin embargo, durante el estudio, descubrieron una hilera regular de piedras de 970 metros de longitud.

La estructura está compuesta por alrededor de 1.500 piedras, la mayoría con varios centímetros de diámetro, que conectan con grandes bloques de roca de varios metros de tamaño. Los investigadores informaron su hallazgo a la agencia estatal local para la preservación de la cultura y monumentos, la cual coordinó pesquisas adicionales por parte de institutos y universidades de la región.

Como resultado, concluyeron que se trata de un ancestral muro de piedra que se extiende de manera paralela a una cuenca adyacente en el sur —presumiblemente un antiguo lago o pantano—. Hoy en día, el mar Báltico tiene una profundidad de 21 metros en este lugar.

Datos multihaz obtenidos con un vehículo submarino autónomo. Crédito: J. Geersen et al., PNAS, 2024.

«Nuestras investigaciones indican que un origen natural del muro de piedra submarino, así como una construcción en tiempos modernos —por ejemplo, en relación con el tendido de cables submarinos o la extracción de piedra—, no son muy probables», señaló Jacob Geersen, del Instituto Leibniz para la Investigación del Mar Báltico Warnemünde (IOW). «La disposición metódica de las numerosas piedras pequeñas que conectan los grandes bloques inmóviles va en contra de esto».

Esto quiere decir que el muro solo podría haberse formado después del final de la última Edad de Hielo, cuando el paisaje aún no estaba inundado por el mar Báltico.

Reconstrucción gráfica de la estructura en el paisaje prehistórico, cuando las aguas del Báltico aún no inundaban la zona. Crédito: Michał Grabowski.

«En este momento, es probable que la población total en el norte de Europa fuera inferior a 5.000 personas. Una de sus principales fuentes de alimentos eran las manadas de renos, que migraban estacionalmente por el paisaje postglacial de poca vegetación. El muro probablemente se utilizó para guiar a los renos hacia un estrechamiento entre la orilla del lago adyacente y el muro, o incluso hacia el lago, donde los cazadores del Paleolítico podían matarlos más fácilmente con sus armas», explicó Marcel Bradtmöller de la Universidad de Rostock.

Ya se han encontrado estructuras de caza prehistóricas comparables en otras partes del mundo, por ejemplo, en el fondo del lago Hurón (Míchigan) a una profundidad de 30 metros. Aquí, los arqueólogos estadounidenses documentaron muros de piedra y puestos de caza construidos para cazar caribú, el equivalente norteamericano de los renos. Los muros de piedra en el Hurón y en el Báltico comparten muchas características, como una ubicación en el flanco de una cresta topográfica, así como una costa de lago subparalela en un lado.

En el fondo del lago Míchigan también existe una estructura similar. Más info AQUÍ.

Dado que las últimas manadas de renos desaparecieron de latitudes germanas hace unos 11.000 años, cuando el clima se volvió más cálido y los bosques se expandieron, es probable que el muro de piedra no se construyera después de este tiempo. Esto lo convertiría en la estructura humana más antigua jamás descubierta en el mar Báltico.

«Aunque se conocen numerosos sitios arqueológicos bien conservados del Paleolítico en la Bahía de Wismar y a lo largo de la costa de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, estos se encuentran en profundidades de agua mucho menores y en su mayoría datan de los períodos Mesolítico y Neolítico (aproximadamente 7.000-2.500 a.C.)», añadió Jens Auer del Departamento de Cultura y Preservación de Monumentos (LAKD M-V), quien participó en la exploración y muestreo de muchos de estos sitios.

¿Qué sigue?

El muro de piedra y el lecho marino circundante serán investigados en mayor detalle utilizando dispositivos de sonar de barrido lateral, ecosondas de sedimentos y ecosondas multihaz. Además, buceadores de investigación de la Universidad de Rostock y arqueólogos del LAKD M-V planean realizar nuevas campañas para explorar el muro de piedra y sus alrededores en busca de hallazgos arqueológicos que puedan contribuir a la interpretación de la estructura.

Modelo 3D de una sección del muro. Las fotografías fueron tomadas por Philipp Hoy, de la Universidad de Rostock. El modelo fue creado utilizando Agisoft Metashape por J. Auer, LAKD M-V. La barra de escala en la esquina superior derecha de la imagen representa 50 cm.

La datación por luminiscencia, que se utiliza para determinar cuándo fue la última vez que la superficie de una piedra estuvo expuesta a la luz solar, podría ayudar a establecer una fecha más precisa de la construcción del muro de piedra. Además, los investigadores tienen la intención de reconstruir con más detalle el antiguo paisaje circundante.

Fuente: IOW. Edición: MP.