Inicio Cosas que pasan Moneda romana antigua revela la existencia de un emperador perdido de la...

Moneda romana antigua revela la existencia de un emperador perdido de la historia

Una moneda de oro que previamente se creía una falsificación ha sido autenticada como genuina, revelando el nombre de un emperador romano perdido llamado Esponsiano.

La moneda de oro con la efigie del «emperador perdido». Crédito: The Hunterian, Universidad de Glasgow.

La moneda, que se encuentra en la colección The Hunterian de la Universidad de Glasgow, está entre un puñado de monedas del mismo diseño desenterradas en Transilvania, en la actual Rumania, en 1713. Se las consideraba falsas desde mediados del siglo XIX, debido a sus rasgos de diseño tosco e inscripciones desordenadas.

Sin embargo, la nueva tecnología ha permitido ahora un mejor análisis y comparación con otras monedas romanas guardadas en The Hunterian, incluidas dos que se sabe que son genuinas.

Los investigadores de Glasgow encontraron minerales en la superficie de la moneda que eran consistentes con haber estado enterrados en el suelo durante un largo período de tiempo y luego expuestos al aire. Estos minerales fueron cementados en su lugar por sílice —cementación que ocurriría naturalmente durante mucho tiempo en el suelo—. El equipo también identificó un patrón de desgaste que sugería que la moneda había estado en circulación activa.

Bajo un poderoso microscopio, los investigadores pudieron ver rasguños causados por el roce de las monedas en circulación. Crédito: BBC.

«El análisis científico de estas monedas ultra raras rescata a un emperador llamado Esponsiano de la oscuridad», dijo el profesor Paul N. Pearson, autor principal del estudio publicado en PLOS ONE. «Nuestra evidencia sugiere que gobernó Dacia, un puesto aislado de minería de oro, en un momento en que el Imperio estaba acosado por guerras civiles y las fronteras estaban invadidas por saqueadores invasores».

La provincia romana de Dacia, un territorio que se superpone con la actual Rumania, era una región apreciada por sus minas de oro. Los estudios arqueológicos han establecido que el área quedó aislada del resto del Imperio romano alrededor del año 260 d.C. Rodeado de enemigos, Esponsiano pudo haber sido un oficial del ejército local obligado a asumir el mando supremo durante un período de caos y guerra civil, protegiendo a la población de Dacia hasta que se restableció el orden y la provincia fue evacuada entre 271 y 275 d.C.

Las ruinas del antiguo fuerte romano que fue un cuartel militar en Transilvania desde donde gobernó Esponsiano. Crédito: Prof. Paul Pearson.

Las monedas siempre han sido un símbolo importante de poder y autoridad. Reconociendo esto y sin poder recibir emisiones oficiales de la casa de la moneda en Roma, Esponsiano parece haber autorizado la creación de monedas producidas localmente, algunas con una imagen de su rostro, para apoyar una economía en funcionamiento en su aislado territorio fronterizo.

Solo cuatro monedas

Cuando se descubrieron las monedas a principios del siglo XVIII, se pensó que eran genuinas y se clasificaron junto con otras imitaciones de monedas romanas hechas más allá de los límites del Imperio. Sin embargo, a partir de mediados del siglo XIX, las actitudes cambiaron. Las monedas del tesoro fueron descartadas como falsas debido a su aspecto. Una opinión aceptada hasta ahora.

El profesor Paul N. Pearson y Jesper Ericsson, de The Hunterian, Universidad de Glasgow, miran la moneda de Esponsiano bajo un microscopio.

El nuevo estudio es la primera vez que se realiza un análisis científico de cualquiera de las monedas de Esponsiano. El equipo de investigación utilizó potentes microscopios de luz visible y ultravioleta, así como microscopía electrónica de barrido y espectroscopia —que estudian cómo se absorbe o refleja la luz en diferentes longitudes de onda— para estudiar la superficie de las monedas.

Se sabe que solo cuatro monedas con Esponsiano han sobrevivido hasta el día de hoy, todas aparentemente originalmente del tesoro de 1713. Otra está en el Museo Nacional Brukenthal en Sibiu, Rumania. El análisis microscópico de gran aumento realizado allí, luego de la investigación de la moneda en The Hunterian, ha revelado evidencia similar de autenticidad.

Las cuatro monedas de oro expuestas en The Hunterian. Arriba, de izquierda a derecha: Esponsiano, Gordiano III. Abajo, ambos Felipe I/II.

«Este ha sido un proyecto realmente emocionante para The Hunterian y estamos encantados de que nuestros hallazgos hayan inspirado la investigación colaborativa con colegas del museo en Rumania», comentó Jesper Ericsson, curador de Numismática en The Hunterian. «No solo esperamos que esto fomente un mayor debate sobre Esponsiano como figura histórica, sino también la investigación de las monedas relacionadas con él que se hallan en otros museos de Europa».

Fuente: UCL. Edición: MP.

Publicidad