Inicio Cosas que pasan Nace en China el primer lobo ártico clonado del mundo

Nace en China el primer lobo ártico clonado del mundo

Llamada Maya, la cachorra se creó utilizando una célula donante de otro de su especie y un embrión que fue implantado en el útero de un beagle.

El primer lobo ártico salvaje Maya clonado del mundo. Crédito: Sinogene Biotechnology.

Un lobo ártico ha sido clonado por primera vez por una firma de genes con sede en Pekín que tomó una célula donante de un lobo ártico hembra salvaje y la combinó con un embrión que creció dentro de un beagle —que comparte ascendencia genética con lobos antiguos— para garantizar que el proceso fuera exitoso.

La cachorra, llamada Maya, nació en junio, pero Singogen Biotechnology esperó para anunciar su nacimiento hasta que cumplió 100 días con la esperanza de que el clon gozara de buena salud, algo que ahora está confirmado.

Los lobos árticos no están en peligro de extinción como otras razas, pero Singogen espera usar este proceso para salvar otras especies que están en peligro de extinción.

Controversia

Aunque se trata de un avance científico, la clonación de animales genera controversia, ya que los activistas dicen que los animales involucrados sufren las cirugías necesarias para obtener células de donantes y transferir embriones.

Otro argumento en contra del proceso que algunos ven en la producción de animales mediante la clonación es si esta técnica está violando alguna prohibición moral, como que las personas están «jugando a ser Dios» al producir embriones sin utilizar la fertilización.

El otro lado del argumento cree que la clonación de animales es una forma de salvar especies al borde de la extinción.

Independientemente, Maya se considera un hito para la aplicación de la tecnología de clonación. Fue creada a través de la misma técnica detrás de la oveja Dolly, el primer mamífero —clonado en Escocia en 1996— producto de lo que se llama transferencia nuclear de células somáticas.

Dolly, sin embargo, fue sacrificada a los seis años cuando se descubrió que tenía un tumor en el pulmón.

En este momento, se dice que Maya goza de buena salud y exhibe el comportamiento de un cachorro de lobo ártico tradicional.

Caninos y felinos

«Comenzamos la cooperación de investigación con Harbin Polarland sobre la clonación del lobo ártico en 2020», explicó Mi Jidong, gerente general de Sinogene Biotechnology. «Después de dos años de arduos esfuerzos, el lobo ártico fue clonado con éxito. Es el primer caso de este tipo en el mundo».

La firma se embarcó en esta búsqueda mediante la construcción de 137 embriones nuevos a partir de ovocitos enucleados (proceso de extracción del núcleo de una célula), que es una célula en un ovario, y células somáticas, seguido de la transferencia de 85 embriones al útero de siete beagles. El resultado: un nacimiento, Maya.

Maya yaciendo junto a un césped, como se muestra en un video publicado el lunes pasado por Sinogene Biotechnology, con sede en Pekín.

La empresa de genética que está detrás del proyecto quiere investigar cómo preservar a los animales que corren más riesgo que los homólogos de Maya. Sin embargo, todavía les queda un largo camino por delante.

«Es relativamente más fácil clonar caninos y felinos», dijo Jidong. «Seguiremos trabajando en este campo. En el próximo paso, podemos clonar animales salvajes raros que no sean caninos o gatos… y será más difícil».

Pero algunos en la comunidad científica han expresado su preocupación, específicamente sobre la salud de los animales clonados y cómo la clonación afectará la biodiversidad. Maya, por su parte, está destinada a pasar el resto de su vida en cautiverio por su falta de socialización.

El Santo Grial genético

La clonación de animales ha sido el Santo Grial para los científicos desde antes de Dolly, pero ahora se está convirtiendo en una forma de revivir especies que desde entonces han desaparecido de la Tierra.

En marzo, científicos de la Universidad de California en Santa Cruz anunciaron que habían secuenciado el genoma completo del pájaro dodo por primera vez —el dodo no volador de un metro de altura fue aniquilado en el siglo XVII, solo 100 años después de que fuera descubierto en la isla de Mauricio—.

Y en el mismo mes se anunció que los investigadores de la Universidad de Melbourne están trabajando para devolver la vida al tigre de Tasmania recreando la especie extinta con la esperanza de que pueda ser reintroducida en la naturaleza.

El laboratorio desarrollará tecnologías que podrían lograr la «desextinción» del tilacino, comúnmente conocido como el tigre de Tasmania. Los científicos ya han secuenciado su genoma, lo que ha proporcionado un modelo sobre «cómo construir esencialmente un tilacino», dijo Andrew Pask, líder del Thylacine Integrated Genetic Restoration Research Lab.

Ese embrión luego se transferiría a un útero sustituto huésped, como un dunnart o un demonio de Tasmania.

Fuente: DM/Global Times. Edición: MP.

Publicidad