Inicio Cosas que pasan Nueva arma china provoca que los satélites exploten

Nueva arma china provoca que los satélites exploten

Un equipo de científicos en China ha creado un dispositivo que usa explosivos para sabotear satélites enemigos sin destruirlos totalmente.

El arma se puede insertar dentro de la boquilla de escape de un satélite, según informa el South China Morning Post.

Un artículo obtenido por el periódico afirma que, antes de explotar de manera «controlada», el dispositivo podría permanecer dentro del satélite durante un período prolongado mediante el uso de un mecanismo de bloqueo impulsado por un motor eléctrico. Si es necesario, el proceso se puede revertir para separarlo del objetivo.

El dispositivo explosivo se sujeta al punto más estrecho de la boquilla de escape.

Sorprendentemente, el arma deja el satélite intacto después de explotar, y en su lugar daña el interior de la sonda. Y dado que la explosión está parcialmente contenida, podría confundirse con un percance del motor.

Si bien no está claro cómo exactamente se insertaría el dispositivo en un satélite, este método ofrece una forma novedosa de incapacitar las sondas adversarias sin usar láseres o misiles, que son fácilmente detectables —e insinúa un futuro en el que las naves espías implican sabotear satélites activos en órbita—.

Carrera armamentista espacial

China ha estado aumentando su arsenal de armamento antisatélite últimamente, avivando los temores en Washington de un ataque a una nave espacial orbital estadounidense. La situación también está escalando rápidamente, y el Pentágono ya encabeza los esfuerzos para construir su propio arsenal espacial. Para no quedarse atrás, Rusia ha comenzado a hacer lo propio.

La situación recuerda inquietantemente el ciclo de retroalimentación que vimos durante la primera Guerra Fría. Un país ve a otro país fabricando armas, lo que les hace querer fabricar sus propias armas, hasta que el mundo se llena de armamentos cada vez más peligrosos.

Agregue armas hipersónicas a la mezcla —que China y EE.UU. han estado probando en las últimas semanas—, y tenemos un guion para la secuela de la Guerra Fría que nadie pidió ni quiso.

Fuente: The Byte. Edición: MP.

Publicidad