Inicio Cosas que pasan Observatorios de Maunakea toman increíbles imágenes de una «versión bebé» de nuestro...

Observatorios de Maunakea toman increíbles imágenes de una «versión bebé» de nuestro sistema solar

Astrónomos usando la potencia combinada de dos telescopios en Hawái han logrado imágenes sin precedentes de un sistema planetario distante que parece ser una «versión bebé» del nuestro.

A través del telescopio Subaru y el observatorio W.M. Keck, el equipo de astrónomos obtuvo y analizó los datos de un joven sistema planetario llamado LkCa 15.

Estudios previos se valieron de un método de interferometría avanzada para inferir que hay tres planetas gigantes orbitando la estrella de este sistema. Sin embargo, dicho método no permitió determinar la cantidad de luz proveniente de estos mundos en comparación a otras fuentes.

Los nuevos datos parecen resolver el misterio. La mayoría de la luz que se pensaba provenía de los tres candidatos a planetas parece originarse en realidad en un disco de gas y polvo.

LkCa 15 está rodeado por un disco protoplanetario masivo, lugar donde se encuentran los bloques constructores de los planetas. Este disco en particular tiene grandes espacios vacíos que evidencian que mucho del material ya ha sido incorporado en los embriones de planetas o «protoplanetas». Y a pesar que el nuevo estudio descarta que la luz provenga de superjovianos (planetas mayores que Júpiter), los investigadores piensan que los mundos que orbitan la estrella podrían ser del tamaño de Júpiter o Saturno.

«Los planetas de este sistema solar en formación podrían ser más similares a los de nuestro sistema de lo que se pensaba antes. Están allí en alguna parte, posiblemente incorporados en el disco. Estamos intentando hallarlos», dijo el astrofísico Thayne Currie, autor principal del estudio.

Los hallazgos fueron hechos gracias a imágenes de alta resolución de LkCa 15 obtenidos de instrumentos complementarios en Maunakea. En el Subaru, los investigadores usaron un instrumento de vanguardia llamado Sistema Óptico Coronagráfico Extremo Adaptable (SCExAO) combinado con el espectrógrafo de campo integral CHARIS para obtener imágenes claras en longitudes de onda cercanas al infrarrojo. El equipo también usó el sistema óptico NIRC2 del observatorio Keck para obtener nuevas imágenes en longitudes de onda más largas del infrarrojo-termal.

Los resultados completos de la investigación serán publicados pronto en The Astrophysical Journal Letters.

Fuente: Phys.org.