¿Qué cosa filmaron los rusos bajo el Atlántico Sur?

96

Durante la búsqueda del submarino ARA San Juan, la Armada Argentina reveló imágenes obtenidas por el buque ruso Yantar, a 940 metros de profundidad, que muestran alguna cosa que claramente no es el submarino buscado. ¿Pero qué es?

rusos-atlantico-sur

Este posteo no tiene relación directa con la Antártida, sino con un lugar del Mar Argentino próximo a las islas Malvinas, precisamente la zona donde se desarrolla el rastreo del submarino ARA San Juan, desaparecido el 15 de noviembre de 2017. Este posteo tampoco hablará específicamente sobre dicho submarino, aunque sí es necesario expresar el sincero deseo de que sea encontrado a la brevedad, que se esclarezca lo sucedido realmente, en respeto y solidaridad hacia los familiares de los tripulantes que necesitan saber toda la verdad.

Este posteo habla solamente de un video. Más aún, este posteo no pretende alimentar debate alguno y tal vez considerarlo como un ensayo literario puramente especulativo ¡puede ser la más saludable de las alternativas!

Llama la atención que, estando en la era de las comunicaciones globales, se hayan difundido muy escasas fotos y filmaciones subacuáticas sobre la búsqueda del submarino. Salvo error u omisión de nuestra parte, hasta ahora la Armada difundió un solo video, que dura poco más de dos minutos, obtenido por el buque ruso Yantar a 940 metros de profundidad, con imágenes que muestran alguna cosa que claramente no es el submarino buscado. Esa única filmación será motivo de análisis en el presente informe, y sorprenderán las insólitas derivaciones a las que se puede llegar.

Este es el video dado a conocer:

En la búsqueda internacional del submarino se localizaron diversos objetos sumergidos de tamaño similar al ARA San Juan, por ejemplo se descubrieron viejos naufragios que no estaban inventariados en las cartas náuticas. Las primeras imágenes publicadas procedían de Rusia, lo cual motivó comentarios acerca de que se habían filtrado por fuera de los canales nacionales. En realidad, las imágenes fueron —y aún continúan— publicadas en el Twitter y el Facebook del Ministerio de Defensa de Rusia, donde incluso se han agregado numerosos comentarios hechos por argentinos. Seguramente los funcionarios rusos consideraron natural publicar una breve gacetilla de prensa sobre la tarea de ayuda internacional que cumplían en el lejano Atlántico Sur.

Una vez que circularon en las redes esas imágenes, el vocero de la Armada procedió a reproducirlas y comentarlas, para lo cual se agregó una pantalla LCD a sus informes diarios. Y además hizo público el video logrado por el buque Yantar a 940 metros, acerca de un objeto alargado asentado en el fondo que había sido detectado ya por varios buques del operativo, inicialmente por el AGS-61 «Cabo de Hornos» de la Armada de Chile. Las primeras fotografías habrían sido del drone submarino Panther Plus de la Armada Rusa, operado desde el buque argentino islas Malvinas, entre ellas una de las publicadas por el Ministerio de Defensa de Rusia, donde —desde un comienzo— se descartaba que se tratara del ARA San Juan y se identificaba al objeto cómo «un bloque de concreto-hormigón».

Aproximación al objeto: Aspecto ahusado, bordes curvos, pulidos y simétricos.

Aproximación al objeto: Aspecto ahusado, bordes curvos, pulidos y simétricos.

Llegados a este punto… ¿qué hace un monolito de hormigón del tamaño del obelisco a 940 metros de profundidad y a más de 400 kilómetros de la costa? ¿Cómo llegó hasta ahí? Es una de esas situaciones donde uno se encoge de hombros y queda sin palabras, es como encontrar una tortuga arriba de un poste…

Pensamientos similares deben haber recorrido los extensos pasillos del Edificio Libertad, lo cierto es que la descripción siguiente fue «una formación rocosa con incrustaciones». El análisis del video muestra que la cámara se va moviendo sobre un objeto alargado con bordes exteriores suavemente curvos, cubierto de corales y otras especies marinas que camuflan la totalidad de su superficie, lo que indica que lleva muchos años hundido, y en el extremo se ve que la «punta» está rota y desprendida, seguramente a causa del primer impacto contra el fondo, antes de que el objeto se asentara horizontalmente con relativa suavidad, ya que no hay otras fracturas importantes en su larga extensión.

Una «viga» recta, un perfil sobresaliente, recorre el objeto de punta a punta

Una «viga» recta, un perfil sobresaliente, recorre el objeto de punta a punta

Para el análisis, hemos realizado capturas de pantalla a las que se les ha aumentado la luminosidad y contraste para ver mejor al objeto, sin que este proceso introduzca manipulación tendenciosa fuera de mejorar su visibilidad. Además se les aplicó un filtro de corrección de «polvo y rascaduras» que reduce el «ruido» provocado por los miles de organismos vivientes que brillan en el agua y además permite «planchar» las irregularidades de la capa de corales sobre el objeto, dándonos una idea más cercana a sus verdaderos contornos. Por eso dejamos por impreso en las imágenes que fueron editadas, aunque ese proceso solo esté al servicio de mostrar mejor los detalles.

En los pocos minutos que dura el video, la cámara primero muestra una vista general del objeto, donde se ve que tiene una forma suavemente ahusada, algo más ancha en su parte central. La cámara baja para registrar uno de sus bordes asentados sobre el fondo, luego cruza en diagonal hasta pasar por encima al otro lado. A partir de entonces y hasta el final del video se advierte con claridad una larga costura, un marcado reborde rematado en perfiles rectos que recorre de modo longitudinal el objeto, de un extremo al otro. Claramente, eso no puede ser natural, es obra humana, es algo de producción industrial.

Al acercarse la cámara se aprecia el largo perfil de cantos rectos, no natural.

Al acercarse la cámara se aprecia el largo perfil de cantos rectos, no natural.

Sí, otra vez volvemos a encontrar la tortuga arriba del poste

Ahora bien, si eso es «una formación rocosa» modificada y pulida por intervención humana, estamos nuevamente en severos problemas, podría ser, digamos, una columna de… de… ¡de la Atlántida! ¿Entonces Platón y Fabio Zerpa tenían razón?

Antes de llamar a Giorgio Tsoukalos para que grite «¡Aliens!» observemos un poco más la foto correspondiente a los últimos segundos del video, donde se aprecia la «punta» desprendida, seguramente separada durante el primer golpe, de aspecto pétreo, no metálico ciertamente, aunque si observamos la fractura producida del lado del objeto mayor se ven partes donde el material está levantado sin desprenderse, lo cual es impropio de una roca que se quiebra, en cambio es mucho más compatible con la primera hipótesis, ya que al partirse una mole de hormigón siempre quedan restos de material adheridos a hierros salientes, a esas varillas que dan consistencia a la estructura. Y si todo está tapado por fauna y flora marina, es razonable que tampoco se vean esos hierros, pero debieron haber sido detectados por su magnetismo durante el proceso de localización, aunque una roca también puede ser ferromagnética.

Aproximación mayor: la luz rebota en la superficie e ilumina el perfil.

Aproximación mayor: la luz rebota en la superficie e ilumina el perfil.

Esa costura central rectilínea que recorre la estructura todo a lo largo hace pensar en un barco que sufrió una vuelta de campana, que muestra el casco invertido y recorrido por una larga quilla…

La forma general ahusada y simétrica que se ve en las primeras imágenes del video es consistente con una embarcación luego de dar una vuelta de campana, con la cubierta apoyada en el suelo, ligeramente ladeada hacia la derecha en el video. El borde inferior del objeto proyecta sombra en el fondo marino, dando a entender que no sería de sección redonda sino en forma de media caña, como una embarcación…

Arriba, claramente el perfil de la quilla, abajo, el borde inferior y su sombra.

Arriba, claramente el perfil de la quilla, abajo, el borde inferior y su sombra.

¿Una embarcación… de piedra o de cemento? ¡Ugh! Nuevamente la tortuga nos mira desde arriba del poste.

Pero, por peregrino que parezca, hubo barcos de cemento. La escasez de aceros durante la Primera y la Segunda Guerra agudizó la creatividad de los ingenieros que llegaron a producir locomotoras y barcos hechos con ferrocemento, idea que no se verá tan descabellada si se recuerda que en las azoteas de los edificios hay tanques de agua realizados con ese mismo material.

¿Piedra o cemento? La «punta» desprendida y el otro borde levantado.

¿Piedra o cemento? La «punta» desprendida y el otro borde levantado.

Los buques de concreto, demás esta decirlo, eran pesados como piedra, poco versátiles y muy fáciles de hundir, por lo cual los marinos los llamaban «tumbas flotantes». Después de la Segunda Guerra estas inseguras embarcaciones fueron rápidamente radiadas de servicio, en algunos casos fueron hundidas y en otros encalladas como rompeolas en proximidades de las costas. Un caso particular fue el SS Palo Alto, botado en 1919, que luego de la Primera Guerra fue usado como casino y parque de diversiones en Seacliff, California, hasta que en la década de 1930 quedó semihundido frente al mismo muelle donde permanece hasta hoy. Puede verse la estructura general de este barco y compararlo con el objeto filmado a 940 metros de profundidad, bien podrían ser de la misma época.

Imaginemos la escena, un buque de cemento concreto, navegando peligrosamente en el Atlántico sur, cerca de las Malvinas, en medio de olas monstruosas, en tiempos de la Primera Gran Guerra… ¿Que capitán desquiciado cometería la locura de adentrarse en esa zona con esa pesada e ingobernable fortaleza flotante?

El SS Palo Alto. Foto: Michael Estrada.

El SS Palo Alto. Foto: Michael Estrada.

Y sí, la simpática tortuga otra vez nos saluda.

Por Rubén Morales.