Inicio Cosas que pasan Reloj del Juicio Final avanza a 90 segundos para la medianoche, lo...

Reloj del Juicio Final avanza a 90 segundos para la medianoche, lo más cerca que ha estado del Fin del Mundo

La humanidad enfrenta mayores amenazas existenciales que durante la Guerra Fría, según el Boletín de los Científicos Atómicos (BAS).

Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

El Reloj del Juicio Final, creado hace 76 años por científicos atómicos para advertir sobre un fin del mundo provocado por el hombre, se ha movido a 90 segundos hacia dar la medianoche.

La invasión en curso de Rusia a Ucrania, la crisis climática y las amenazas biológicas, como la propagación descontrolada de COVID-19, fueron las principales razones dadas por el BAS —una organización sin fines de lucro de científicos y expertos en políticas— para poner las manecillas del reloj más cerca de la extinción humana que nunca antes, incluso en el apogeo de la Guerra Fría.

Durante los últimos tres años, el reloj se ha estancado en 100 segundos para la medianoche, flotando en lo que hasta ahora era el punto más cercano a la aniquilación de la humanidad. Ahora, «en gran parte, pero no exclusivamente» debido a los crecientes riesgos de la guerra en Ucrania, se ha acercado un paso más.

«Vivimos en una época de peligro sin precedentes, y el reloj del Día del Juicio Final refleja esa realidad. 90 segundos para la medianoche es lo más cerca que se ha fijado el reloj de la medianoche, y es una decisión que nuestros expertos no toman a la ligera», dijo Rachel Bronson , el presidente y CEO de BAS, en una conferencia de prensa este martes (24 de enero). «El gobierno de EE.UU., sus aliados de la OTAN y Ucrania tienen una multitud de canales para el diálogo; instamos a los líderes a explorarlos todos al máximo para hacer retroceder el reloj».

Crédito: Jamie Christiani/BAS.

Creado en 1947 por Martyl Langsdorf (una artista cuyo esposo, Alexander, ayudó a inventar la bomba atómica como físico en el Proyecto Manhattan), el Reloj del Juicio Final se concibió por primera vez como un medio para señalar claramente al público la creciente amenaza existencial que representan las armas nucleares para el mundo. En 2007, la cuenta regresiva del reloj se amplió para incluir todas las amenazas existenciales provocadas por el hombre, cargando sus manecillas con la representación adicional del cambio climático, la rebelión de la inteligencia artificial, la guerra y las pandemias globales.

El BAS, por otra parte, fue fundado en 1945 por físicos como Albert Einstein y Robert Oppenheimer (conocido como el «padre de la bomba atómica»). Se inspiró en el trágico lanzamiento de las bombas atómicas estadounidenses «Little Boy» y «Fat Man» ese año en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Los científicos que habían trabajado febrilmente durante la Segunda Guerra Mundial para crear las bombas pronto se convirtieron en sus mayores oponentes, argumentando —primero en un boletín interno, luego en una revista bimensual— que para evitar el Armagedón, las armas atómicas tenían que ser desmanteladas y la energía nuclear monitoreada de forma segura.

Para decidir la hora del reloj cada año, la Junta de Ciencia y Seguridad de BAS convoca dos reuniones semestrales de 18 expertos que abarcan la diplomacia, la ciencia nuclear, el cambio climático, las tecnologías disruptivas y la historia militar, para discutir las amenazas cambiantes que se ciernen sobre la humanidad. Para evaluar estos peligros, los miembros de la Junta consultan con colegas en sus respectivos campos y sus patrocinadores —11 de los cuales son premios Nobel— antes de acordar la posición de las manecillas.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Publicidad