Inicio Cosas que pasan Solo extraterrestres: la nueva oficina ovni del Pentágono no investigará objetos «hechos...

Solo extraterrestres: la nueva oficina ovni del Pentágono no investigará objetos «hechos por el hombre»

Una nueva definición implica que aquello que se identifique como UAP será por definición algo no hecho por el hombre. Es más, el término UAP ahora incluirá lo espacial y submarino.

La nueva Oficina de Resolución de Anomalías para Todos los Dominios (AARO) del Pentágono se encargará exclusivamente de estudiar y recolectar datos de fenómenos aéreos, espaciales o submarinos que no puedan atribuirse a nada hecho por una nación extranjera o actor no estatal.

Así se desprende de un informe explicativo para el lenguaje de la Ley de Autorización de Inteligencia 2023 publicado por el Comité Selecto de Inteligencia del Senado (SSCI, por sus siglas en inglés), en un empuje político significativo para obtener una mejor transparencia del tema por parte de las agencias de inteligencia y definir con precisión términos y conceptos ha utilizarse de ahora en más.

Por ejemplo, es sabido que el término militar adoptado recientemente para referirse a los ovnis es UAP, siglas en inglés para Fenómenos Aéreos No Identificados. Pero el informe del SSCI ha redefinido las siglas nuevamente para dejar claro que estos objetos no se han visto pululando solo en el aire. Ahora UAP va por «Fenómenos Aeroespaciales-Submarinos No Identificados».

Y es que parece que las sesiones informativas y documentos clasificados han convencido a los senadores dentro del SSCI de que los UAPs no reflejan la tecnología de un adversario terrestre.

«La definición formal del Departamento de Defensa y la comunidad de inteligencia de los términos utilizados por la Oficina se actualizará para incluir espacio y submarino, y el alcance de la Oficina incluirá esos dominios adicionales con enfoque en abordar la sorpresa tecnológica y las “incógnitas desconocidas”», se lee en el informe explicativo.

«Los objetos temporales no atribuidos, o aquellos que se identifiquen positivamente como hechos por el hombre después del análisis, se enviarán a las oficinas correspondientes y no deben considerarse bajo la definición de fenómenos aeroespaciales-submarinos no identificados», añade.

Según informa el Liberation Times, esta es una revelación significativa y, en efecto, establece que la Oficina UAP no investigará naves hechas por el hombre, sino que investigará fenómenos desconocidos, que no son atribuibles a ninguna nación o actor no estatal. Por lo tanto, incluso —aunque muchos expertos lo dudan— si China o Rusia poseyeran naves que se mueven entre el espacio, el aire y el agua, la Oficina UAP no manejaría tales informes si se identificara como tal.

Cambios de nombre sin fin y burocracia

Si se promulga el proyecto de ley actual, entonces AARO, que ahora también posee su propia cuenta de Twitter, podría tener que cambiar su nombre nuevamente, lo que representa una especie de vergüenza para el Departamento de Defensa.

Recordemos que todo empezó con el programa secreto AATIP (Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales), dirigido por Luis Elizondo. Posteriormente, y tras la filtración al público de los videos sobre el incidente Nimitz y la existencia de este programa, el Pentágono fundó y dio a conocer públicamente el UAPTF (Grupo de Tareas UAP) —incluyendo el nuevo término para los ovnis—, el cual sería el encargado de presentar el célebre Informe UAP al Congreso en junio de 2021. Luego le siguió el más actualizado AOIMSG (Grupo de Sincronización de Gestión e Identificación de Objetos Aerotransportados). Y finalmente, AARO

Sí, parece demasiado confuso y lo es, y es que también es una de las consecuencias del tire y afloje entre el Congreso de EE.UU. y el Pentágono, donde el primero ha exigido cada vez más transparencia y eficiencia para estudiar el asunto por parte del segundo, incluso llevándolo a la primera audiencia pública sobre ovnis en medio siglo.

Esto último también queda plasmado en el nuevo informe cuando se lee lo siguiente: «En un momento en que las amenazas transmedio a la seguridad nacional de los EE.UU. se están expandiendo exponencialmente, el Comité está decepcionado con la lentitud de los esfuerzos liderados por el Departamento de Defensa para establecer la oficina para abordar esas amenazas y reemplazar el antiguo UAPTF, tal como lo requiere la Sección 1683 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el Año Fiscal 2022».

180 días

El proyecto de ley también crearía un grupo central compuesto por representantes de:

  • La Agencia Central de Inteligencia.
  • La Agencia de Seguridad Nacional.
  • El Departamento de Energía.
  • La Oficina Nacional de Reconocimiento.
  • La Fuerza Aérea.
  • La Fuerza Espacial.
  • La Agencia de Inteligencia de la Defensa.
  • La Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial.

El grupo tendría que establecerse a más tardar 180 días después de la promulgación del proyecto de ley. Esto podría traducirse como una forma de que el Congreso tome el control, proporcionando objetivos que debe cumplir la Oficina UAP —por ahora conocida como AARO—.

Fuente: Liberation Times. Edición: MP.

Publicidad