Inicio Cosas que pasan Tejidos de alienígenas accidentados estarían ocultos en un importante centro médico militar

Tejidos de alienígenas accidentados estarían ocultos en un importante centro médico militar

El mundialmente famoso Walter Reed es el principal centro médico militar de EE.UU. Establecido en 1909, lleva el nombre de un médico y patólogo pionero del ejército. Allí, en sus instalaciones ubicadas en un suburbio de Washington D.C., se rumorea que existen muestras de tejidos recolectados de los tripulantes muertos del OVNI estrellado en Roswell en 1947.

Walter Reed.

Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. Edición: Andrew Pearce/MysteryPlanet.com.ar.

Y quien afirma esto no es cualquier persona, sino el Dr. Chris Green, un destacado médico forense que actualmente es vicedecano de la Escuela de Medicina del Estado de Wayne en Michigan, y cuya carrera comenzó en el gobierno federal de los EE.UU. en 1969 como analista senior de división de neurociencias en la CIA. Entre otras distinciones, posee la Medalla de Inteligencia Nacional y fue elegido Asociado Nacional Vitalicio del Consejo Nacional de Investigación de la Academia Nacional de Ciencias.

​De acuerdo al Dr. Green, el centro Walter Reed es el lugar donde se guarda una de las mayores evidencias que probaría la realidad de las visitas extraterrestres a nuestro planeta. Esto lo sabe porque el principal patólogo forense del gobierno, el Dr. Charles Stahl, se lo dijo directamente.

Dr. Charles Stahl.

Dr. Charles Stahl.

Stahl, quien falleció en 2016, tuvo una ilustre carrera de cuatro décadas. Fue el primer patólogo forense de la Marina de los EE.UU. (en 1962) y fue el médico forense jefe de las Fuerzas Armadas. Hoy se le reconoce como el «padrino» de la patología forense militar, la rama de la medicina que se ocupa del examen de laboratorio de muestras de tejido corporal del personal fallecido —como pilotos u otros militares— con fines diagnósticos o forenses.

Como médico líder del país en su campo, Stahl realizó exámenes médicos históricos, incluido el del senador Robert F. Kennedy, asesinado por Sirhan Sirhan en 1968. Asimismo, realizó el examen médico de los astronautas del Apolo 1 Gus Grissom, Walter Chaffee y Ed White, quienes murieron en 1967 en un incendio en Cabo Cañaveral.

Un día soleado en el Walter Reed

Hasta aquí hemos dejado en claro que las declaraciones que leerá a continuación tienen sustento en nombres prestigiosos en su campo. Esto es importante para establecer de donde proviene la información y no tomarla a la ligera —más en los tiempos que corren donde el gobierno de EE.UU. se ha abierto parcialmente al tema—.

Es en este contexto que el investigador Anthony Bragalia tuvo acceso al Dr. Green para obtener más detalles. Así, el forense reveló que en la primavera de 1978 tuvo razones profesionales para visitar el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde fue escoltado por el Dr. Stahl por las instalaciones en lo que recordó como un «día brillante y soleado».

Dr. Chris Green.

Mientras caminaban por el campus discutiendo sobre medicina, el Dr. Stahl se detuvo en el estacionamiento, levantó el brazo y señaló el Edificio de Patología e hizo un comentario al Dr. Green en un tono muy serio. Mirando a su escoltado dijo: «Aquí es donde se almacenan las muestras de tejido alienígena».

El Dr. Green insistió en que el Dr. Stahl no estaba «bromeando» cuando le hizo la impactante declaración. Además, cabe destacar que dicho comentario tuvo lugar en fechas anteriores a que se publicaran los primeros libros acerca del incidente Roswell, por lo que no hubo contaminación posible por parte de los medios como para inventar algo sobre el asunto.

«Estaba atónito en silencio, conmocionado, sintiéndome privilegiado de que me revelara algo así», contó. «Pero fui incapaz de insistir en más detalles, tenía la esperanza de que me dijera más, pero no lo hizo».

Cuando el Dr. Green volvió a plantear el tema al Dr. Stahl algún tiempo después, este respondió: «Me interesaría saber lo que usted puede aprender sobre el caso» (presumiblemente de otras fuentes).

Se puede inferir que si el Dr. Stahl supiera dónde se almacenaba el material extraterrestre, dados sus antecedentes, también habría sido una figura clave en el estudio continuo de los especímenes. Aunque no estuvo directamente involucrado en las secuelas de lo sucedido en Roswell en 1947 —todavía estaba en la escuela—, el análisis de especímenes extraterrestres ciertamente habría continuado en los años siguientes y durante décadas dado el desarrollo de nuevas tecnologías y técnicas aplicables a muestras de tejido.

De hecho, durante el mandato de Stahl en Reed, se pusieron a disposición muchas herramientas y técnicas analíticas avanzadas que permitieron el examen de moléculas, células y tejidos que antes no era posible.

Almacén de biomaterial extraterrestre

Stahl mencionó el almacenamiento de biomaterial extraterrestre en Reed y se refirió a él como «muestras de tejido». Las muestras de tejido son células o fragmentos de tejido extraídos de un organismo para su examen, análisis o propagación. El análisis de tejidos produce información valiosa sobre la estructura celular, genética e histológica y detecta anomalías —¡y el tejido extraterrestre ciertamente tendría «anormalidades»!—.

En Roswell se habrían recuperado un total de 4 tripulantes alienígenas, 3 ya fallecidos y uno herido que sobrevivió por un tiempo.

El almacenamiento, de acuerdo con los estándares científicos publicados, mantendría una temperatura de entre -4 Fahrenheit y -13 Fahrenheit. La protección y el trabajo con las muestras se realizarían en una «sala limpia» de investigación médica —una sala en la que se han eliminado las partículas y los microorganismos transportados por el aire que podrían contaminar las muestras mediante el uso de filtros HEPA y otros sistemas avanzados de purificación del aire—. Para asegurar y evitar fugas o contaminación de las muestras durante el almacenamiento o el transporte, utilizarían bolsas de muestras de riesgo biológico selladas a prueba de manipulaciones.

Entonces, asegurar estas muestras históricas de tejido es de suma importancia. Reed mantiene su propia fuerza policial de oficiales especiales federales armados. Se dedican a controlar la propiedad y el acceso a los edificios, patrullar, brindar escolta armada a las áreas sensibles del campus y prevenir e investigar el retiro no autorizado de la propiedad.

Edificio de Patología del Walter Reed.

El edificio de Patología no tiene ventanas y está bajo vigilancia de video de múltiples ángulos las 24 horas.

El hijo del doctor

Como investigación para el presente artículo, Bragalia localizó y habló con Charles Stahl, Jr., el hijo homónimo y primogénito del Dr. Stahl. Un administrador gubernamental consumado, actualmente Administrador Municipal Adjunto de Johnson City, TN.

Charles fue muy comunicativo y estuvo complacido de hablar cuando el investigador lo contactó. Detalló la participación de su padre en el examen de las víctimas de los astronautas del Apolo 1 y en la autopsia de RFK. Afirmó que este hablaba de su trabajo de forma limitada cuando se trataba de casos tan «sensacionales», y él respetó esto, nunca presionándolo al respecto.

Charles Stahl Jr.

Aunque no le confesó su conocimiento de los extraterrestres, el propio Stahl Jr. piensa que es muy posible que su padre estuviera en una posición única, con las calificaciones adecuadas, y poseyera la autorización suficiente para haber estado involucrado en el examen forense de extraterrestres, dado que —según su propia opinión— probablemente existen.

El secreto del funebrero de Roswell

Esta no es la primera vez que el Walter Reed se asocia con el examen de extraterrestres. De hecho, el ya fallecido funebrero de Roswell en 1947, Glenn Dennis —quien declaró que estaba al tanto de los cadáveres extraterrestres a través de su amiga enfermera en la base en ese momento— había mencionado específicamente la participación de Walter Reed en el incidente. Algo que ayuda a confirmar lo que dijo el patólogo Stahl.

Dennis, en una entrevista de la revista OMNI en el otoño de 1995, contó que su amiga enfermera le dijo que en aquellos días había médicos presentes en el hospital base con los que ella no estaba familiarizada:

OMNI: «¿La enfermera sabía quiénes eran los médicos o de dónde eran?»

Dennis: «Le pregunté y me dijo que nunca los había visto antes. Que escuchó a uno decirle al otro que tendrían que hacer algo cuando regresaran al Hospital Militar Walter Reed».

Esta corroboración directa de la participación del Walter Reed en Roswell por parte de alguien in situ en la época del accidente es extraordinaria. Significa que desde el momento inmediatamente posterior al estrellamiento de 1947 y en las décadas subsecuentes —cuando el Dr. Stahl habló con el Dr. Green—, Walter Reed ha estado íntimamente involucrado.

Sin embargo, esta corroboración debe verse atenuada por el hecho de que Glenn Dennis engañó a los investigadores sobre el nombre de la enfermera que le contó estas cosas. También dio historias contradictorias sobre lo que había sido de ella. Aunque algunos creen que esto debe desacreditar todo el testimonio del funebrero, otros señalan que él simplemente estaba tratando de proteger la identidad de su amiga y evitar que ella y su familia recibieran atención no deseada.

El legado de Stahl

Stahl estaba obligado por juramento a mantener seguros los asuntos secretos del gobierno. Pero sintió una mayor obligación con la verdad y con la historia. Plantó una semilla de esta verdad en el Dr. Green para que la explorara por su cuenta. Le insinuó a su amigo y colega profesional que hemos recuperado los cuerpos de extraterrestres, que hemos examinado sus restos, y que esto se hace en el Walter Reed, en el edificio de Patología. Dijo además que sería competencia de su colega averiguar más y que, si lo hacía, Stahl deseaba saberlo.

Cuando Stahl comenzó su carrera en el examen médico de nuestros muertos, no podía haber imaginado que algún día incluiría el examen de los difuntos de otros mundos.

Artículo cortesía de Anthony Bragalia (ufoexplorations.com).
Traducido al español y editado por MysteryPlanet.com.ar.

Publicidad