Tres guardias civiles heridos tras una persecución en Galapagar

Alrededor de las siete de la tarde, un coche patrulla de Villalba que estaba vigilando por Galapagar vio cómo un BMW estaba circulando de manera irregular por el casco urbano, por lo que decidió darle el alto. El conductor, en lugar de detenerse, inició la huida a gran velocidad, por lo que los agentes dieron aviso por radio y se sumaron más coches. Los funcionarios lograron detener el vehículo, en el centro, junto a un conocido supermercado. Los dos adultos se bajaron, pero en un descuido el hombre se montó de nuevo en el turismo y empezó a hacer maniobras hacia adelante y de marcha atrás con la intención de atropellar a los agentes.

Los guardias civiles pegaron incluso un porrazo en la luna trasera, que resultó fracturada, en un intento de frenarle cualquier visión. Resultaron heridos dos agentes del puesto de Galapagar y otro de Villalba, con golpes, contusiones y hasta con un esguince cervical. El hombre inició una nueva huida por las calles del centro urbano hasta que salió fuera de la población por la carretera M-528. Iba sin luces, pese a ser de noche. Le siguieron varios vehículos policiales hasta que se metió en la urbanización El Guijo. Dos patrullas le cortaron el paso, pero el conductor, lejos de pararse, aceleró, por lo que los agentes se retiraron y reanudaron la persecución.

Positivo en alcoholemia

El fugado entró en una calle sin salida, donde ya sí pudo ser detenido por los agentes, tras sacarlo a la fuerza del vehículo. Tres coches del instituto armado resultaron con daños importantes, según fuentes de la investigación. El detenido es un hombre de nacionalidad española, que tenía una orden de alejamiento sobre su expareja sentimental. También tenía antecedentes por violencia machista. El BMW carecía del seguro obligatorio y de la inspección técnica de vehículos (ITV). El conductor fue sometido a la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo.

Los agentes le acusaron de tres tentativas de homicidio, de quebrantar la orden de alejamiento y de un delito contra la seguridad vial. Tras pasarlo a disposición del juzgado de guardia de Collado Villalba, la juez decretó su puesta en libertad con cargos y sin fianza. Está pendiente de que continúen las diligencias previas por todos los delitos.

Loading...