Un cubo metálico yace en el asteroide Ryugu

9

El robot germano-francés MASCOT completó su fugaz misión de exploración en Ryugu, superando las expectativas de los científicos que lo operaron desde la Tierra. Desde ahora, este objeto cúbico yace eternamente en la superficie del asteroide.

Imágenes de MASCOT obtenidas por Hayabusa2 en su aproximación a Ryugu. Las imágenes fueron obtenidas con la cámara de navegación ONC-W2 el 3 de octubre de 2018 a las 03:57:54, 03:58:04 y 03:58:14 CEST.

MASCOT expiró a las 19.04 UTC del 3 de octubre, cuando se agotó su batería. Las operaciones en el asteroide originalmente estaban programadas para durar 16 horas después de la separación de la nave nodriza japonesa Hayabusa 2. Pero al final, la batería duró más de 17 horas.

Al aterrizar con iluminación solar por delante y posteriormente reubicarse con el brazo oscilante incorporado, todos los instrumentos recopilaron datos detallados sobre la composición y la naturaleza del asteroide. La cámara a bordo proporcionó imágenes del aterrizaje, maniobras de salto y varias ubicaciones en la superficie, informó el Centro Aeroespacial Alemán (DLR).

Para MASCOT, el Sol se puso tres veces en Ryugu. El módulo de aterrizaje fue comandado y controlado desde el Centro de Control MASCOT en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) en Colonia, en presencia de equipos de científicos de Japón, Francia y Alemania. Todos los datos científicos se transfirieron a la sonda Hayabusa 2 de acuerdo con el plan.

MASCOT a punto de tocar la superficie de Ryugu a una altura entre 10 y 25 metros.

MASCOT a punto de tocar la superficie de Ryugu a una altura entre 10 y 25 metros.

MASCOT aterrizó de manera segura en Ryugu la madrugada del 3 de octubre de 2018. «Después de un primer salto de reorientación automático, terminó en una posición desfavorable. Con otra maniobra de salto manual, pudimos colocar la MASCOT en otra posición favorable gracias al el brazo oscilante controlado con mucha precisión», dice el gerente de operaciones de MASCOT, Christian Krause, de DLR.

Desde esa posición, MASCOT completó una secuencia de medición completa con todos los instrumentos durante el día y la noche del asteroide. «Más tarde, pudimos continuar las actividades en Ryugu con una maniobra especial», agrega Ralf Jaumann, científico planetario de DLR y director científico de MASCOT. «Con un “mini-movimiento” grabamos secuencias de imágenes que se utilizarán para generar imágenes estéreo de la superficie una vez que se hayan analizado».

hayabusa_mascot_sombra

Durante las primeras maniobras, MASCOT se movió varios metros hasta el siguiente punto de medición. Finalmente, y viendo que al módulo de aterrizaje aún le quedaba batería, los investigadores se atrevieron a dar un salto más grande. En total, MASCOT exploró Ryugu durante tres días y dos noches de asteroide. Un ciclo día-noche en Ryugu dura aproximadamente 7 horas y 36 minutos. A las 19.04 UTC, se interrumpieron las comunicaciones con Hayabusa 2, debido a la sombra de radio que se producía con cada rotación del asteroide. La sonda está regresando a su posición inicial, a una altura de 20 kilómetros sobre la superficie del asteroide.

Además de las imágenes adquiridas por la cámara DLR MASCAM, un radiómetro DLR, un magnetómetro de la Universidad TU Braunschweig y un espectrómetro del Institut d’Astrophysique Spatiale (Francia) proporcionaron una variedad de mediciones sobre la temperatura, las propiedades magnéticas y la composición de Ryugu.

Otra foto de la superficie de Ryugu, mostrada en el centro de control de la agencia DLR.

Otra foto de la superficie de Ryugu, mostrada en el centro de control de la agencia DLR.

MASCOT es ahora un habitante silencioso de Ryugu. «La evaluación de los datos valiosos acaba de comenzar», dice el gerente del proyecto MASCOT, Tra-Mi Ho, del Instituto de Sistemas Espaciales DLR. Los datos científicos, que se transmitieron a Hayabusa 2, se enviarán a la Tierra en los próximos días.

Fuente: DLR. Edición EP.