Un estudiante inventa un sistema para mejorar la estabilidad de pequeñas aeronaves

Un estudiante de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y su profesor de tecnología electrónica han ideado un sistema que permite medir de forma automática el peso y el reparto de la carga en el interior de pequeñas aeronaves. La técnica, para la que se ya se ha solicitado una patente, mejora la estabilidad durante el vuelo de estos aparatos.

El profesor Luis Gómez Déniz (izquierda) y el estudiante Saúl Robaina Hernández. / ULPGC

Una vez detectada la necesidad que existía en el sector de las pequeñas aeronaves, Saúl Robaina, estudiante de último curso de ingeniería de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), se planteó durante un ejercicio de pesado de camiones si se podría crear algo similar en aviones de pequeño tamaño. Tras discutirlo con sus tutores, el profesor Luis Gómez Déniz y Rafael Socas, ingeniero de telecomunicación y piloto privado, se planteó un proyecto que ha acabado en una solicitud de patente.

Antes de iniciar el vuelo, todo avión debe pasar por un control preciso que tenga en cuenta cuántos pasajeros hay, dónde se sientan, cómo está colocada la carga en la bodega, además del nivel de combustible, entre otros motivos para conseguir que la aeronave no esté descompensada, lo que conllevaría serios problemas durante el vuelo.

Existen varias formas de realizar este control. En el caso de los grandes aviones, los propios fabricantes incluyen sistemas automáticos, pero no ocurre lo mismo con los aviones de menor tamaño. De hecho, en las pequeñas y medianas aeronaves -como las que emplearían aeroclubes, jets privados e incluso aerolíneas con flotas de aviones de tipo ATR- los sistemas requieren que se trabaje una parte de forma manual.

El sistema permite medir y ajustar los pesos de la pequeña aeronave y podría funcionar como caja negra

Cálculo automático

El sistema propuesto por el estudiante de la ULPGC es una solución parecida a las creadas para aviones de altas prestaciones, pero con la posibilidad de aplicarse de forma sencilla a aeronaves ligeras. Esto significa que el único dato que hay que introducir en el sistema para realizar los cálculos es el peso del combustible. El resto se calcula de forma automática. Se eliminan los tiempos de espera y se eliminan los errores humanos.

Tal y como comentan los inventores, el nuevo sistema no sólo permite medir y ajustar los pesos en el avión, sino que podría funcionar como caja negra, puesto que localiza el avión en todo momento.

Loading...