Un fémur acerca los neandertales al hombre moderno

23

El ADN mitocondrial de un neandertal que vivió en la actual Alemania sugiere que homínidos próximos a los humanos modernos salieron de África y dejaron su huella genética en la otra especie inteligente hace más 220.000 años.

Fémur de neandertal de Hohlenstein-Stadel, Alemania.

Fémur de neandertal de Hohlenstein-Stadel, Alemania.

El hombre moderno y el neandertal, aunque presentan un ancestro común, divergieron hace más de 550.000 años siguiendo líneas evolutivas distintas. Ambos homínidos, que compartieron hábitat, pudieron además relacionarse entre sí y compartir genes. El lugar y el momento en que esto ocurriera es ampliamente estudiado mediante los restos óseos del registro fósil. De entre ellos, un fémur, catalogado con el número 3.668 y excavado en 1937 en la cueva de Hohlenstein-Stadel, al suroeste de Alemania, es ahora objeto de estudio 80 años después.

Este hueso aún conserva su ADN mitocondrial antiguo, un tipo de material genético distinto al del núcleo y que se localiza en un orgánulo de la célula, la llamada mitocondria. El análisis del ADN mitocondrial de esta extremidad ósea ha desvelado que se produjo una migración de homínidos desde África que se entrecruzaron con los neandertales que se habían establecido en Europa.

Excavaciones cerca de la entrada de la cueva Hohlenstein-Stadel, en el suroeste de Alemania, donde en 1937 se descubrió un fémur neandertal de 124.000 años de antigüedad.

Excavaciones cerca de la entrada de la cueva Hohlenstein-Stadel, en el suroeste de Alemania, donde en 1937 se descubrió un fémur neandertal de 124.000 años de antigüedad.

Un equipo de científicos liderados por Cosimo Posth y Johannes Krause, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y la Universidad de Tübingen en Alemania, han encontrado en estos restos de ADN mitocondrial una explicación a la evolución de los neandertales.

Así, la línea que los originó pudo tener un antepasado común que los separara del hombre moderno hace 550.000-765.000 años. Este neandertal antiguo pudo a su vez haberse separado de los denisovanos hace 473.000-381.000 años y posteriormente recibir un aporte de genes modernos de esos homínidos que migraron de África, lo que ocurrió hace 470.000-220.000 años.

Evolución de los neandertales según su ADN nuclear y mitocondrial.

Evolución de los neandertales según su ADN nuclear y mitocondrial.

Los resultados de esta investigación, que se publicaron ayer en la revista Nature Communications, indican que el ADN mitocondrial de los neandertales es más parecido al de los humanos modernos de lo que se pensaba. Esto indicaría que pudo existir un ancestro común más reciente al que comparten con el Hombre de Denisova. Por ello, este ancestro moderno que migró desde África pudo dejar su marca genética en los neandertales pero no en los denisovanos.

El análisis completo del ADN mitocondrial que aporta el equipo de Posth revela además que los neandertales más modernos ya no poseen el ADN mitocondrial que poseían sus ancestros. Éste ha sido reemplazado por el ADN mitocondrial que contiene esa marca que le vino de África, en un proceso que la ciencia ha bautizado con el nombre de introgresión genética. Se trata de un fenómeno que se produce cuando los genes de una especie pasan a otra debido a los posibles cruzamientos que se pudieron originar cuando cohabitaron, en este caso durante el Pleistoceno Tardío.

Estas diferencias de ADN mitocondrial entre los propios neandertales indican que hubo una gran diversidad genética en la población de estos homínidos y sugiere que el tamaño de la población de los neandertales fue mayor que la que tuvieron al final de su existencia.