Inicio Cosas que pasan Un «Godzilla» de polvo cruza el Atlántico desde el Sahara

Un «Godzilla» de polvo cruza el Atlántico desde el Sahara

Una enorme nube de polvo proveniente del desierto del Sahara ha llegado a Norteamérica esta semana. De acuerdo a los expertos, que la han bautizado como Godzilla por su tamaño, se trata de la nube de polvo más extensa y concentrada de los últimos 50 años.

Crédito: NASA Worldview.

El 22 de junio pasado, la nube alcanzó el Caribe, llevando la calidad del aire a niveles «peligrosos», según reporta AP. Hoy, 24 de junio, ha tocado la costa de México y se espera que cubra el golfo entero para el fin de semana.

«Los vientos regularmente acarrean polvo desde el Sahara, en un viaje transatlántico de 8.000 kilómetros. Pero la actual formación es una nube anormalmente grande», explica Dan Kottlowski, meteorólogo senior de AccuWeather y experto en la predicción de huracanes.

«Una de las cosas que noté es que este polvo comenzó a venir desde la costa de África hace varios días, de hecho, más de una semana atrás. Y todavía sigue llegando, prolongándose el área que ocupa la nube», agrega.

La nube del Sahara se formó el 13 de junio, cuando fuertes corrientes de aire ascendente sobre el desierto fueron asimiladas por los vientos del este, impulsando la pluma de polvo en dirección hacia el Atlántico.

Los datos recolectados por los instrumentos a bordo del satélite Suomi NPP de la NASA, muestran la gran extensión de la nube. Colin Seftor, científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard en Greenbelt, Maryland, ha usado dicha información para crear la siguiente animación:

«Este es el evento de este tipo más importante de los pasados 50 años», señala Pablo Méndez-Lázaro, especialista en salud ambiental de la Universidad de Puerto Rico. «Las condiciones son peligrosas en muchas islas del Caribe, incluyendo Antigua y Trinidad & Tobago».

De acuerdo a la NASA, el polvo del Sahara juega un papel fundamental del otro lado del océano; fortalece las playas en el Caribe y fertiliza el suelo de la selva amazónica durante junio, julio y, a veces, principios de agosto. La actual nube, empero, también está afectando la calidad del aire, llevando a las autoridades sanitarias a decirle a la gente que se no permanezca afuera, que use barbijos y filtros de aire.

El polvo del Sahara también puede suprimir las tormentas tropicales. «Mantiene una cubierta sobre la atmósfera y trae aire seco, lo que es perjudicial para cualquier desarrollo tropical que dependa de aire cálido y húmedo», destaca Alan Reppert, otro de los meteorólogos de AccuWeather.

LLEGADA A MÉXICO: A la izquierda, una imagen tomada a las 07:41 horas de este 24 de junio desde el hotel Palace Resort, en Cancún; a la derecha, una imagen captada en el mismo lugar y a la misma hora, el 16 de junio (Foto: WebcamsdeMexico)

Pero, a pesar de esto, es muy improbable que la nube pueda afectar la temporada de huracanes, que usualmente tiene su pico en agosto, septiembre y octubre. «El polvo tiende a ser mucho menos problemático en plena temporada de huracanes», dice Kottlowski.

Para ver un modelo computarizado que pronostica la evolución de este fenómeno durante los próximos diez días, basta echarle un vistazo a este gráfico del Servicio Nacional del Clima:

La presencia de micropartículas, presentes en el ambiente por contaminación ambiental, aumenta entre 300 y 500 % cuando hay presencia de plumas de polvo desértico. Esto podría incrementar las incidencias de enfermedades respiratorias —incluyendo COVID-19— en las zonas afectadas.

Fuente: Live Science. Edición: MP.