Inicio Cosas que pasan Van Allen: termina la misión de la NASA para estudiar los cinturones...

Van Allen: termina la misión de la NASA para estudiar los cinturones de radiación de la Tierra

Dos sondas satelitales que han pasado la mayor parte de los últimos seis años en los cinturones de radiación de Van Allen, cuatro años más de lo que se esperaba que sobrevivieran, son dirigidas hacia la órbita baja de la Tierra para recopilar datos adicionales antes de que se deshagan en la atmósfera, anunció la NASA.

«Las sondas gemelas Van Allen, lanzadas en agosto de 2012, confirmaron teorías científicas y revelaron nuevas estructuras y procesos en funcionamiento en estas dinámicas regiones. Ahora, están comenzando una fase nueva y final en su exploración», dijo la agencia espacial estadounidense en un comunicado publicado en su sitio web.

La NASA señaló que las sondas tenían originalmente una misión de dos años, basados en estimaciones de que ninguna nave espacial podría operar durante mucho más tiempo en los cinturones de radiación, pero han funcionado sin incidentes desde 2012.

Además de los descubrimientos innovadores sobre los cinturones de radiación de Van Allen, la supervivencia de los satélites proporcionó lecciones sobre cómo diseñar una nave espacial resistente a la radiación, según el comunicado.

Después de realizar maniobras para salir de órbita en febrero y marzo de 2019, las órbitas altamente elípticas de los satélites se irán ajustando gradualmente durante los próximos 15-25 años a medida que las sondas experimenten un arrastre atmosférico, donde arderán hasta desaparecer.

Durante este período, la nave continuará recolectando datos de los cinturones de radiación de Van Allen, aunque desde la distancia.

La Tierra tiene dos cinturones de radiación, que consisten en partículas atómicas altamente cargadas que se mueven rápidamente y se mantienen en su lugar por los campos magnéticos del planeta.

Los cinturones se extienden desde altitudes de aproximadamente 644 a más de 58.000 kilómetros.

Fuente: Sputnik.