Vuelta a casa de mi madre (* *): Madre matrona

Tras perder trabajo y marido, una joven (40 años) arquitecta debe buscar refugio en casa de su madre mientras le sale una nueva ocupación. A la indignación existencial por las miserias de la vida y del mercado se une el difícil acomodo a las manías de la mamá, que por supuesto el tiempo y la distancia han ido incrementando. Hasta aquí, el esquema de la película daría para un pequeño drama realista no se sabe si demasiado digno de reseñar, salvo por anotar el hecho de que en Francia se siga produciendo este tipo de película sin mayores pretensiones –y no es poco– que servir de síntoma de la cutura local.

Pero ocurre que el personaje materno lo interpreta la formidable Josiane Balasko y eso le proporciona un centro de gravedad autónomo, como sucede con todos los actores más grandes que la vida misma. Entonces, para salvar la función sólo hace falta rezar para que el guión esté a su altura y que el director sepa encauzar sus excesos (pero no del todo…), como aquí sucede.

Loading...