Aaron Carter, una promesa juvenil que ha terminado en el infierno

Año 1997. Aaron Carter es vaticinado por gran parte del sector musical como una de las grandes promesas de futuro. El chico tenía entonces diez años y destacaba por su cabellera rubia, su descaro ante las cámaras y, como no, por el impulso mediático que le daba ser el hermano de Nick Carter, componente de Back Street Boys, banda que en ese momento estaba saboreando las mieles del éxito. Al chico se le puede ver en el clip del tema Crush On You, su primer sencillo, cantando y bailando con tremenda seguridad.

Año 2017, esto es, 20 años después, la imagen de ese joven al que muchos auguraban un prometedor futuro ha mutado en la de un hombre demacrado y perdido que parece haber tocado fondo. Y es que el ahora cantante de hip hop fue arrestado hace unos días por posesión de marihuana y por conducir bajo los efectos del alcohol. Las imágenes de Carter llorando ante las cámaras recordando el triste incidente han dado la vuelta al mundo y han servido para hacer memoria colectiva de un claro ejemplo de precocidad que ha quedado en una simple promesa.

Éxito precoz con solo diez años

¿Qué ha pasado durante todo esto tiempo para que estemos hablando de este drama personal? Lo cierto es que es muy complicado lidiar con la fama cuando uno tiene apenas diez u once años. De hecho, Carter empezó su carrera musical con siete años, liderando la banda local Dead End, aunque su primera aparición pública fue en 1997 cuando, cantando ya en solitario, hizo de telonero en Berlín para los Back Street Boys, la exitosa banda de su hermano. Y es que su primer álbum, Aaron Carter, alcanzó rápidamente el Disco de Oro en varios países, entre ellos España.

Los años posteriores no fueron una excepción a ese éxito precoz. Siendo todavía adolescente, Carter editó tres discos más con los que vendió miles de copias, que le alzaron pronto- quizás demasiado pronto- en un icono mundial que también pudo hacer de telonero de otros artistas como Britney Spears. Y es que Aaron tiene en su prematura historia musical haber protagonizado giras tocando ante más de un millón de fans. El joven también llegó a hacer sus pinitos como actor en algunas series de televisión como Sabrina, cosas de brujas o Lizzie McGuire, ficción protagonizada por Hilary Duff y cuyo amor en la ficción traspasó la gran pantalla hasta el punto de que ambos empezaron a salir con solo 13 años.

Del pop al hip hop con la pérdida de su hermana

Los años pasaban y Carter se hizo mayor abandonando poco a poco el género del pop para probar suerte en el ámbito del hip hop donde, musicalmente hablando, nunca logró tener el reconocimiento que sí obtuvo siendo ídolo adolescente del pop. En 2013, llegó uno de los primeros episodios duros de su vida cuando se declaró en bancarrota a pesar de todo lo que había ganado. El fisco americano le reclamó entonces 2,2 millones de euros de impuestos no pagados. Un año antes, en 2012, moría repentinamente su hermana Leslie por una sobredosis de medicamentos, y el pasado mes de mayo perdía a su padre Bob Carter por causas que no han trascendido.

Aaron Carter suele ser muy activo en sus redes sociales, donde se muestra muy cariñoso con su actual pareja, Madison Parker, con quien sale desde el pasado año y a la que le dedica muchos mensajes cariñosos. Hay que recordar que el cantante se llegó a comprometer en 2006 con la modelo de Playboy Kari Ann Peniche, aunque más adelante dio por finiquitada la relación y confesó que había sido “muy impulsivo” a la hora de pedirle un matrimonio que nunca se produjo.

Lágrimas en directo

Acusado por algunos de sus muchos usuarios de sufrir anorexia por su extrema delgadez, algo que él desmiente, Carter utilizó las redes sociales para asegurar que la marihuana que le habían incautado hace unos días era para uso medicinal. El cantante fue detenido junto a su novia hace unos días en la pequeña población estadounidense de Cornelia por conducir en estado ebrio y en posesión de drogas.

Tras el revuelo organizado, el cantante ofreció el martes día 18 de julio una entrevista a Entertainment Tonight, donde se defendió de las acusaciones que se vertieron o sobre él. El artista alegó que tenía una receta para consumir marihuana como uso medicinal y que la suele utilizar para sus problemas de ansiedad. Entre lágrimas, y en unas imágenes que se tornaron virales, Carter negó estar bajo la influencia de cualquier tipo de droga. “No bebo nada de alcohol, tengo una enfermedad llamada hernia de hiato que me impide beber. Cuando tenía 19 años, me hicieron una endoscopia en Tennessee y fui diagnosticado. El médico me recomendó evitar el estrés, o de lo contrario me pasaría factura y podría desarrollar un cáncer”, reconocía el cantante.

Más allá de las confesiones de Aaron Carter en la televisión, lo cierto es que echar la vista atrás no resulta un ejercicio muy saludable para alguien que, bien o mal asesorado, se tenía que comer el mundo y tocar el cielo siguiendo el ejemplo de otros artistas como Britney Spears, Miley Cyrus o Christina Aguilera, pero que, a juzgar por sus acciones e imágenes recientes, debe, por ahora, dedicar su tiempo a redimir sus pecados de juventud y algunos más actuales en algo más cercano al infierno.

Aaron Carter no ha triunfado como cantante de hip hop como lo hizo en su época dorada, con diez años

Loading...