Álvaro de Marichalar sospecha que le inyectaron algo cuando fue d etenido

Todos recordamos el día de autos: la misma mañana feliz en que Álvaro de Marichalar se reunía con este diario para solicitar que no se boicoteasen los productos catalanes continuaba con una sobremesa muy amarga. El aventurero, plantado frente al Palau de la Generalitat, trataba de hacer entender a decenas de independentistas congregados su eslogan “STOP 3 % en toda España”. Pero los ánimos se caldearon. Los Mossos d’Esquadra, viendo que ópticas tan opuestas cuajaban lo mismo que agua y aceite, optaron por conducirlo al interior del Palau, si bien Marichalar sostiene que no se dio circunstancia alguna que lo justificase. A partir de aquí, las versiones son contrapuestas: los agentes lo acusan de delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad mientras Marichalar habla de secuestro, vejaciones y deshonra al uniforme. También que le pincharon y quizá inyectaron una sustancia no determinada.

Los agentes lo acusan de delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad mientras Marichalar habla de secuestro, vejaciones y deshonra al uniforme

Álvaro de Marichalar, con un manojo de calçots y un fuet random, pide que nadie boicotee el consumo de productos catalanes.
Álvaro de Marichalar, con un manojo de calçots y un fuet random, pide que nadie boicotee el consumo de productos catalanes. (LVD)

Marichalar dio cuenta de su peripecia subiendo distintos testimonios a las redes sociales. Se quejaba, entre otras cosas, de que fue tratado con extrema rudeza, que le obligaron a borrar el número de placa de un agente que anotó en la palma de su mano y que le fue inyectada una sustancia no determinada. Poco después de tan ajetreadas horas, el excuñado de la infanta Elena viajó a Los Ángeles, donde tenía una cita con el tenor Plácido Domingo: Amalio de Marichalar, actual conde de Ripalda y hermano mayor de Álvaro y Jaime, ha dirigido los actos conmemorativos de los 2.150 años del asedio romano a Numancia, emplazamiento histórico que perteneció a su familia y que su abuelo, Luis de Marichalar, vizconde de Eza regaló al Estado. Álvaro acabó de cerrar el trato con la estrella de la ópera para darle el merecido lustre al histórico festejo.

Llevaba dos años intentando que el maestro Plácido Domingo pudiera venir a España; a Castilla, a tierras de Soria; al Sitio de Numancia”

Álvaro de Marichalar

Navarro y catalán

Marichalar y Plácido Domingo en la finca familiar de Numancia.
Marichalar y Plácido Domingo en la finca familiar de Numancia. (LVD)

“Llevaba dos años intentando que el maestro Plácido Domingo pudiera venir a España; a Castilla, a tierras de Soria; al Sitio de Numancia… Y que viniera este año, en que conmemoramos el 2150 Aniversario de la heroica Resistencia de Numancia (133 aC–2017). Lo que propuse desde el principio fue interpretar algunos pasajes de la obra Numancia, escrita por Cervantes. En Los Ángeles pude reunirme con él en varias ocasiones para hablarle en profundidad de este sueño, ahora hecho realidad gracias a Dios”.

Me hice exámenes médicos en Los Ángeles con objeto de que determinaran qué fue lo que me inyectaron durante los veinticinco minutos que estuvieron pinchándome sin parar en los dedos pulgares”

Álvaro de Marichalar

Navarro y catalán

Pero este viaje de 22 días a California tenía otros fines. Álvaro de Marichalar había previsto dar su versión del independentismo catalán, Procés o desafío soberanista –según el medio y el momento– en distintos foros: “Di varias conferencias, a políticos, empresarios y a estudiantes en la Universidad del Sur de California (USC) sobre la presencia histórica de catalanes ilustres junto a otros españoles en California. También hablé del problema del “independentismo” originado en la corrupción política en Cataluña y en el resto de España”, explica Marichalar, que el

La hoja de ruta prevista se alteró tras lo acaecido en la plaza de Sant Jaume: “Tres días después de ser secuestrado en plena vía pública por los mozos que vigilaban el palacio de la Generalidad (sic), y digo secuestrado porque no hubo razón alguna para ser “detenido”, me hice exámenes médicos en Los Ángeles con objeto de que determinaran qué fue lo que me inyectaron durante los 25 minutos que estuvieron pinchándome en los dedos pulgares (especialmente en el derecho) mientras me mantenían inmovilizado entre varios agentes, tumbado bocabajo tras tirarme y golpearme entre todos. Entre otras cosas me produjeron una brecha en la ceja izquierda que necesitó dos puntos de sutura para su curación. Ese mismo día, el 26 de octubre, denuncié a los mozos en la propia comisaría de Las Cortes, adonde me trasladaron desde el palacio de la Generalidad y retuvieron durante ocho horas”. Hemos preferido reproducir textualmente la terminología que usa Álvaro de Marichalar –mozos, Cortes, Generalidad– para ser fieles al carácter del personaje y a su inédita versión del catalanismo y la españolidad: “Cuando uno escribe en idioma español castellano hay que utilizar todas las palabras en el mismo idioma y no mezclarlas con palabras en idioma español catalán; por eso nadie dice “mañana me voy a comer a London”, nos aclara.

Denuncié a los mozos en la propia comisaría de Las Cortes, adonde me trasladaron desde el palacio de la Generalidad y retuvieron durante ocho horas”

Álvaro de Marichalar

Navarro y catalán

El aventurero junto a la embarcación 'Numancia', con la que cubrió la travesía Roma-Nueva York en 2002.
El aventurero junto a la embarcación ‘Numancia’, con la que cubrió la travesía Roma-Nueva York en 2002. (LVD)

Volvemos a Plácido Domingo: el tenor se interesó durante su visita a Soria por las expediciones de Marichalar, particularmente con la embarcación con que el aventurero cubrió en 2002 el trecho Roma-Nueva York, 10.000 millas náuticas (18.000 km), para conmemorar para conmemorar el V Centenario del cuarto y último viaje de Colón a América (1502). Se trata de una moto de agua, llamada también Numancia, y que navegó asistida por un catamarán que la provee de combustible y a él, de agua y alimentos. “Yo navegaba más rápido que el barco nodriza por lo que permanecía muy avanzado sin contacto visual durante gran parte del tiempo. Iba parando para esperar. El tiempo de descanso (unas seis horas al día) me embarcaba en el nodriza –que quedaba a la deriva con un ancla de capa– y la tripulación revisaba mi pequeña embarcación, un prototipo en el que mi mecánico, Chus Escarpa, diseñó elementos nunca utilizados en este tipo de embarcaciones”. Marichalar dará una charla en el Círculo Ecuestre el próximo 19 de diciembre y otra al día siguiente en el Real Club Náutico de Barcelona, ambas sobre sus 37 expediciones y 14 récords mundiales.

El tenor Plácido Domingo cantó en la conmemoración de los 2.150 años de la caída de Numancia.
El tenor Plácido Domingo cantó en la conmemoración de los 2.150 años de la caída de Numancia. (LVD)
Loading...