Amaia Salamanca, la alumna más aventajada de Elsa Pataky

Si este pulso fuese un combate de talento, a su favor, Elsa Pataky tiene que ha trabajado en Hollywood, mientras que Amaia nunca llegó a hacer las Américas. Por el contrario, la que fuese novia del Duque en Sin tetas no hay paraíso, consolida una carrera como intérprete mucho más sólida merced a series de gran calidad e impacto. A nivel mediático, es curioso que ambas perteneciesen a ese subsector profesional que evitaba a la prensa del corazón como un gato al agua para ser hoy dos señaladas prescriptoras de la revista ¡HOLA!. Elsa Pataky, casada con un actor que interpreta a un superhéroe de Marvel, sigue siendo un reclamo mucho mayor para la prensa rosa que Amaia Salamanca y su estabilidad junto al casi desconocido Rosauro Varo. También que de su brazo puede acceder a alfombras como la de los Globos de Oro, vedadas aún a Salamanca. Ahora bien, separadas por diez años, ¿es posible que Amaia se haya inspirado en la más veterana Elsa para trazar su plan de vida profesional?

Amaia Salamanca acaba de presentar la campaña de baño #MYSUMMERLAND de Women’secret, firma para la que también trabaja Elsa Pataky. Se trata de un spot refrescante en que su afrodisíaca anatomía –de Afrodita, apolíneo solo resulta exacto como adjetivo para un caballero– no muestra señal alguna de haber sido madre, por tercera vez, hace tan solo seis meses. De hecho, firmó la campaña, su primera vez en ropa de baño, estando aún embarazada.

Ambas compiten por ser la más rentable de la misma firma: Elsa en lencería y Amaia en ropa de baño

Amaia Salamanca en una foto de rodaje. Amaia Salamanca en una foto de rodaje. (Fede Delibes)

Amaia no ha descuidado su carrera laboral por formar una familia, pretexto recurrente de algunas compañeras cuando el teléfono no suena. De hecho, ha rodado estando embarazada. Su primer papel fue para la serie SMS, sin miedo a soñar, en 2006. El papel que le dio la fama fue el de Catalina, atribulada novia de aquel narco seductor que fuera Miguel Ángel Silvestre en Sin tetas no hay paraíso. Después vendría la serie Felipe y Letizia, las muy celebradas Gran Hotel y Velvet así como La embajada. Seguiremos viéndola en Velvet Colección y está preparando otro proyecto, Tiempos de guerra. Elsa Pataky comenzó de modo parecido, con una serie enfocada a un público juvenil y que fue cantera de varios actores talentosos, como Alejo Sauras, Rodolfo Sancho, Paula Echevarría y Sergio Peris-Mencheta, entre otros. Después de Al salir de clase vendrían Tío Willy y Reina de espadas. Todo lo demás, han sido apariciones episódicas.

Elsa Pataky posa con un conjunto sexy de Women'secret Elsa Pataky posa con un conjunto sexy de Women’secret (Instagram)

Si el capítulo series juega a favor de Salamanca, la filmografía de Pataky es mucho más nutrida. Su primera aparición digna de mención es en El arte de morir, un thriller español al gusto de clásicos como Viernes 13. La hemos visto en Sin noticias de Dios, Tiovivo c. 1950, Romasanta y Ninette. Su último protagónico en español fue con DiDi Hollywood, de Bigas Luna, en 2010. Pero en todos estos años ha intervenido en numerosos títulos norteamericanos de irregular factura: desde la trash Beyond Re-Animator o la inefable Serpientes en el avión a papeles secundarios en productos de mejor nivel, como Giallo, The wine of summer (en la que ella misma participa como productora) y cuatro entregas de la saga Fast & Furious. Punto para Elsa frente a la comedia Fuga de cerebros (2009), primera película de Amaia, seguida de otras de parecido fuste: Tensión sexual no resuelta, XP3D, ¡Atraco! y un papel secundario en Nuestros amantes. En cambio, ha hecho teatro: La marquesa de O y viajará a Mérida con La Orestíada.

Amaia, a quien conocimos por Sin tetas no hay paraíso, ha intervenido en series de calidad como Gran Hotel y Velvet

Amaia Salamanca en una foto de rodaje. Amaia Salamanca en una foto de rodaje. (Fede Delibes)

Volviendo al ámbito de la publicidad, Elsa Pataky sigue siendo uno de los rostros más demandados por las empresas españolas. La acabamos de ver en la campaña de verano de la firma de calzado alicantina Gioseppo y en la mente de todos están dos spots memorables para Women’secret: la lencera ‘We are sexy women’, que protagonizó en noviembre pasado, y la del año anterior, un clip dirigido por Paula Ortiz (La novia) en que la actriz bailaba sensualmente mientras cantaba por primera vez. Antes, ha prestado su imagen para GHD, Guess, Nestlé, Swaraovski y TimeForce, junto a Cristiano Ronaldo. Amaia Salamanca, cuya agenda como actriz está ostensiblemente más ocupada, ha encontrado hueco para cerrar jugosos contratos publicitarios. Es consciente de que algunas de las bazas que hoy reclaman los productores de cine y televisión no servirán, tristemente, en el futuro. Así lo denunciaba el sector femenino en la pasada gala de los premios Goya. Amaia ha sido imagen de Pronovias, ha estado en Porcelanosa junto a Ana Boyer y protagonizó una campaña para Tampax antes de volver a verla en ropa de baño estos días.

Elsa ha puesto un pie en Hollywood pero con una trayectoria irregular: de Serpientes en el avión a la saga Fast & Furious

Llegados a este punto, volvemos a ese teléfono expectante. Mientras no aparece un proyecto de interpretación, Elsa no se queda quieta: la actriz, afincada en Australia con sus tres hijos y Chris Hemsworth, preconiza las bondades vivir en el campo, seguir una dieta con vegetales abundancia y hacer mucho ejercicio. Esto último le ha abierto una nueva vía de negocio: el proselitismo de la vida sana. La actriz acaba de presentar su libro Desafío Max, el segundo que escribe junto a Fernando Sartorius, y en el se abordan contenidos tan en boga como los zumos vegetales, germinados, alimentos milenarios y algo llamado “tumba metabólica”. Justo es reconocerle a Elsa que fue la primera en mostrarse en las redes sociales sufriendo en mallas. Luego vendrían Paula Echevarría, Malena Costa, Pilar Rubio o Cristina Pedroche. Y, naturalmente, en este asunto viene también pisándole los talones Amaia Salamanca.

Loading...