Así es la multitudinaria despedida al rey Bhumibol Adulyadej

Un año después de su muerte, ha dado comienzo el funeral del rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia con una ceremonia que durará un total de cinco días. Entre el 25 y el 29 de octubre se podrá dar el último adiós al monarca más longevo que ha tenido el país, tras cumplirse los doce meses de luto oficial. En la ceremonia se espera la asistencia de unos 300.000 tailandeses, además de monjes budistas y sacerdotes hindúes para velar el cuerpo del difunto rey, quien ascendió al trono en 1946.

Durante los tres días restantes de ceremonia se hará una recolección de las reliquias y cenizas reales, y se llevarán al Salón del Trono Dusit Maha Prasad del Gran Palacio y al templo del Buda de Esmeralda del Real Crematorio (27 de octubre). En el cuarto día, 28 de octubre, tendrá lugar la ceremonia real de mérito de las reliquias reales, y en la última jornada se trasladarán a la Morada celestial, y se depositarán en el trono Charki Maha Prasad. Durante la mañana del mismo día se harán ofrendas de comida a los monjes.

Procesión fúnebre del difunto rey Bhumibol Adulyadej delante del Palacio Real de Bangkok, el 26 de octubre
Procesión fúnebre del difunto rey Bhumibol Adulyadej delante del Palacio Real de Bangkok, el 26 de octubre (Jorge Silva / Reuters)

La ceremonia terminará el 29 de octubre a las 17.30 horas cuando las cenizas se consagren en los templos Rajabodpidh y Bovoranives, y se podrá dar el último a adiós al difunto rey Bhumibol Adulyadej. Durante los primeros dos días de la despedida al monarca se celebró la real ceremonia de mérito en el Salón del Trono Dusit Maha Prasat del Gran Palacio (25 de octubre), antes de que los restos mortales del monarca fueran incinerados. El 26 de octubre el ataúd ha sido trasladado al Crematorio Real, constituido por nueve torres, una de ellas, con más de 50 metros de altura, representa el Monte Meru, considerado por budistas e hinduistas como el centro del universo.

El complejo, a tres niveles, está decorado con figuras mitológicas y con imágenes de la vida del rey. La urna del monarca se ha conducido hasta el complejo donde su hijo y sucesor, el rey Maha Vajiralongkorn, se ha encargado de prender fuego a la pira funeraria. Para garantizar que la ceremonia se desarrollase de forma tranquila, 80.000 agentes han supervisado la zona durante toda la jornada.

Miles de tailandeses se han concentrado en el antiguo barrio de Bangkok para poder presenciar la ceremonia y para dar el último adiós al monarca considerado un símbolo de unidad de la nación y un orientador para sus ciudadanos.

La ceremonia terminará el 29 de octubre cuando las cenizas se consagren en los templos Rajabodpidh y Bovoranives

Loading...