Así vive la ciudad de Rosario la boda de Messi y Antonella

Leo y Antonela han tenido suerte. Rosario se ha iluminado con un sol radiante durante todo el día de su boda, que se celebrará a las siete de la tarde, hora local, (medianoche en España) en un hotel de las afueras de la ciudad donde ambos nacieron. Sin mucho frío en el exterior, doce suaves grados en pleno invierno austral, no se puede decir que la normalidad de los rosarinos se haya visto trastornada por un evento que les ha acercado a buena parte de la plantilla actual del Barça, jugadores de la albiceleste y excompañeros del crack en el club blaugrana, como Xavi, Puyol, Eto’o, Gaby Milito. Pinto o Cesc Fábregas.

La pareja dará el sí en una ceremonia civil. Ella, vestida por Rosa Clarà. Él, por Giorgio Armani. El oficiante será, a pedido de la familia, el director del registro civil de la provincia de Santa Fe, quien antes del acto explica que no durará más de veinte minutos y que no piensa tomarse una selfie.

“Tremendamente correctos, tremendamente humanos, no han pedido nada en especial”, indica Carrillo antes de la ceremonia. Con una excepción: el libro de familia, de color rojo en Argentina, tiene una numeración peculiar concedida por el registro, acaba en 10, como el dorsal de la Pulga. Exactamente, el número de la libreta de matrimonio es el 00077510.

La pareja dará el sí en una ceremonia civil. Ella, vestida por Rosa Clarà. Él, por Giorgio Armani

Los testigos son los hermanos de ambos. Por el novio, Rodrigo, Matías y Sol. Por la novia, Paula y Carla, esta última una de las revelaciones de este enlace. De 26 años, Carla Roccuzzo estudia medicina y ha hecho sus pinitos como modelo.

Está previsto que la fiesta posterior cuente con las actuaciones musicales del grupo uruguayo de cumbia pop Márama y con el ritmo tropical de Karina “La Princesita”, novia del Kun Agüero, el mejor amigo de Messi en la selección argentina. Además, según pudo saber La Vanguardia, las familias han preparado una sorpresa para los novios, una actuación musical de la que los novios no están al corriente y que, según algunos trascendidos, podría ser la del popular cantante argentino Abel Pintos.

Shakira y Piqué han sido de los últimos en llegar. Lo hicieron hoy mismo al mediodía (hora local), en un vuelo privado desde Buenos Aires, a donde habían arribado en línea regular. A esa hora, muchos de los asistentes de fuera de Rosario se encontraban ya enclaustrados en el hotel -donde Leo y Antonela durmieron la noche del jueves-, así que la expectación por el aterrizaje de la cantante y el defensor del Barça fue mucho más alta. Las cadenas de televisión siguieron en directo la llegada de la aeronave con la pareja, que luego subió a una camioneta con cristales oscuros y fue trasladada al lugar de la boda rodeada de motos de policía y otros vehículos, en una cápsula de seguridad digna de un presidente.

Según ha podio saber ‘La Vanguardia’, las familias han preparado una actuación musical sorpresa para los novios

No obstante, la sencillez y discreción de Leo son sus marcas de identidad. La mitad de los invitados son familiares, amigos o incluso una vecina del barrio donde nació el crack, Lidia Vallejos, que acompañada de sus hijos y nietos compartirá la velada con figuras de renombre mundial. Muy cerca de la casa donde se crió la Pulga y desde donde con 13 años partió a Barcelona vecinos y amigos ultiman un gran mural con el rostro de Messi, que esta semana no ha dejado de ser visitado por las decenas de periodistas locales y extranjeros que se han desplazado a Rosario.

Por cierto, los 157 periodistas acreditados oficialmente por la organización del evento están ubicados en una sala alejada del salón de la boda y no tendrán acceso a los 260 invitados. No obstante, se ha habilitado una alfombra roja para que los asistentes que lo deseen (la mayoría de los más famosos ya se están dentro del hotel desde ayer) se acerquen a saludar a cronistas y fotógrafos, que han pedido que también acudan los novios tras la ceremonia. Además, los periodistas serán desalojados de la sala de prensa dos horas antes de que finalice la fiesta.

La discreción, el secretismo y la seguridad marcan el evento. La pareja quiere preservar su intimidad y la de sus invitados. La seguridad, además de controlar que nadie se cuele en la boda, cuenta con un fuerte dispositivo externo de fuerzas de seguridad provinciales y federales para evitar cualquier inconveniente, teniendo en cuenta que el City Center, el complejo con casino y hotel donde se celebra el acontecimiento, se ubica en medio de uno de los barrios con fama de más peligrosos de Rosario.

Es difícil encontrar en esta ciudad, la tercera más poblada de Argentina y situada a 300 kilómetros de Buenos Aires, algún habitante que hable mal de Messi

Del menú, que consistirá en seis tipos de entradas diferentes, un plato principal y un postre, se sabe que una de las estaciones iniciales estará centrada en la gastronomía argentina, donde habrá mollejas o carnes ahumadas.

La confidencialidad con que se ha organizado la boda ha disparado los rumores sobre el evento, muchos de los cuales han resultado ser falsos. La mayoría de detalles certeros solo se irán conociendo una vez que avance la celebración.

Mientras tanto, los rosarinos viven este día sin sobresaltos, ya que el evento tiene lugar en las afueras de la ciudad y la familia pidió que la vida de sus habitantes no se vea alterada. De hecho, el casino contiguo al hotel funciona con normalidad. Solo algunos centenares de personas se agolpan a la entrada del City Center para tratar de ver a algún invitado.

Es difícil encontrar en esta ciudad, la tercera más poblada de Argentina y situada a 300 kilómetros de Buenos Aires, algún habitante que hable mal de Messi. Los rosarinos valoran la humildad, sencillez y modestia del mejor futbolista del mundo y de su pareja, que han decidido elegir su ciudad natal para casarse.

Loading...