'Black Mirror' regresa con fuerza a Netflix con su tercera temporada

Critica sin spoilers

Ya hemos visto la tercera temporada de ‘Black Mirror’, la aclamada serie de antología que desembarca en Netflix con seis nuevos episodios el próximo 21 de octubre. Estas son nuestras impresiones.

Jaime Domínguez

black mirror tercera temporada
Bryce Dallas Howard protagoniza ‘Nosedive’, uno de los nuevos episodios de ‘Black Mirror’

Ha pasado mucho tiempo desde que el mundo quedara deslumbrado por la osadía y el ímpetu con el que la británica ‘Black Mirror’ aterrizó en la televisión, allá por 2011. No el suficiente, eso sí, para que su mordaz discurso haya quedado obsoleto. Después de casi tres años desde que concluyera su última temporada (dos desde que vimos su último especial de Navidad), ‘Black Mirror’ desembarca en su ambicioso nuevo hogar en Netflix tras una mediática guerra de pujas con su canal original británico, Channel 4.

El cambio de aires, como era de esperar, le ha venido de maravilla. Un mayor presupuesto, un acceso a recursos mucho más sugerentes, una plataforma global, y una expectación contenida desde se anunciara la mudanza hace un año, respaldan la nueva aventura del proyecto que firma el polémico Charlie Brooker. El mensaje no ha cambiado: ‘Black Mirror’ defiende con su tercera temporada su propuesta antológica ciberpunk que tiene como objetivo que el espectador se revuelva en su asiento.

Gugu Mbatha-Raw & Mackenzie Davis Black Mirror

Gugu Mbatha-Raw y Mackenzie Davis protagonizan ‘San Junipero’

Los nuevos seis episodios continúan la mencionada exploración de futuros distópicos e incluso potenciales presentes desgarradores en los que vemos cómo la tecnología y la sociedad se retan a un duelo en el que la ética, la conciencia, la felicidad, o incluso la humanidad en su conjunto son puestos a prueba. Seis historias diferentes ambientadas en mundos tan factibles como temibles que nos dejarán desolados, en la mayoría de las ocasiones, con poderosas diatribas morales acerca de lo que, como sociedad, estamos respaldando y dispuestos a permitir. Sátira pesimista, ciencia ficción e incluso terror psicológico se entremezclan en ‘Black Mirror’ con inteligencia y ambición para nuestro entretenimiento y reflexión.

Sin adentrarnos en detalles (cualquier dato concreto estropearía el visionado, en este caso), cabe señalar que las nuevas propuestas de ‘Black Mirror’ tendrán la capacidad de sorprendernos, provocarnos, y hacernos reflexionar sobre nuestros actos y designios. Charlie Brooker, quien firma parcial o enteramente todas las historias de la temporada, ha recibido una evidente plena libertad creativa, que garantiza un mayor esfuerzo y profundidad por su parte, y un mayor disfrute por la nuestra. ‘Black Mirror’ abandona en ocasiones la sobriedad y asepsia a la que nos había acostumbrado, ganando color, expandiendo sus propios límites, y regalándonos historias empacadas en nuevos estilos y formatos. 

Sin lugar a dudas, como conjunto, esta es la temporada de ‘Black Mirror’ más gratificante hasta la fecha. Casi todos los episodios destacan por sus brillantes premisas y una ejecución excepcional, avalada por una dirección concisa y agradecida, y apoyada en un reparto escogido con gran inteligencia. Episodios como ‘Hated in the Nation’ posiblemente llamen la atención por su rompedora premisa que encantará a los admiradores de ‘The National Anthem’, mientras que otros como ‘San Junipero’ estarán con toda probabilidad en la lista de los mejores episodios del año (y los más polémicos). Por su parte, el mediático ‘Nosedive’, protagonizado por Bryce Dallas Howard y dirigido por Joe Wright, será el que quede en el recuerdo de todos debido a su propuesta estética y su marco de lujo.

Imagen de 'Shut Up and Dance', episodio de 'Black Mirror'

A pesar de todo, ‘Black Mirror’ sigue sin ser perfecta. Como en sus historias anteriores, Charlie Brooker continúa tirando piedras y escondiendo la mano. El creador es excepcional en la creación de universos y en la construcción de historias devastadoras, pero también sigue fallando en el desenlace de las mismas. Sus propuestas, en definitiva, no dejan de ser propuestas. Por otro lado, la perspectiva pesimista acerca de la sociedad tecnológica contemporánea se reafirma en su propia obviedad e insistencia, como si la destrucción moral de la humanidad se explicase únicamente con la expansión de las redes sociales o de los avances tecnológicos. Episodios como ‘Shut Up and Dance’ demuestran, eso sí, que Brooker puede dejar su obsesión atrás.

En cualquier caso, la nueva temporada de ‘Black Mirror’ será con toda probabilidad las mejores seis horas de televisión que disfrutaréis en las próximas semanas, y eso es algo que no pueda obviarse de ninguna forma.