Brad Pitt, condenado a pagar medio millón de euros por reformar su mansión de Francia

El castillo francés Château Miraval ubicado en la Provenza, al sur de Francia, fue testigo del mejor momento de la relación entre Brad Pitt y Angelina Jolie. Este lugar, adquirido por la pareja el pasado año 2008, fue el elegido por para darse el “sí, quiero” que, pese a los rumores de parón en la demanda de divorcio, todo parece indicar que sigue adelante.

Una vez roto el matrimonio, la pareja empezó a desprenderse de algunas de las viviendas que adquirieron en común y pusieron a la venta el castillo, tras haber hecho en su interior cientos de reformas que mejoraron considerablemente e recinto del siglo XVII. Este jueves, el diario francés Libération ha desvelado que una diseñadora de interiores ha admitido que se enfrentó a un proceso judicial con la pareja por no pagarle uno de esos trabajos de remodelación.

El matrimonio, según explica Libération, desembolsó 45 millones de euros a través de “una opaca sociedad instrumental luxemburguesa” encargada de la gestión de la propiedad. Pitt comenzó a remodelar la mansión y, en 2010, se puso en contacto con la artista Odile Soudant, conocida por haber trabajado junto al célebre arquitecto Jean Nouvel, para que iluminase cuatro de los edificios.

La pareja adquirió esta finca el pasado 2008. La pareja adquirió esta finca el pasado 2008. (***NO BYLINE*** / GTRES)

Pitt dio una orden de suspender los pagos a la empresa de la artista Soudant, cuya facturación dependía de la obra de Miraval

Durante tres años, se fueron desarrollando los trabajos de reforma sin problema hasta que el actor empezó a preguntar por las elevadas facturas y los múltiples retrasos. La compañía luxemburguesa de las estrellas de Hollywood culpó completamente a la artista. Desde ese momento, el actor dio una orden de suspender los pagos a la empresa de Soudant, cuya facturación dependían en casi un 70 por ciento de las obras de Miraval. “Mis cuentas bancarias están al límite, ya no puedo utilizar mi tarjeta de crédito y mi empresa está a punto de quebrar. No te pido que pagues todo, al menos una parte”, advirtió al actor antes de que su empresa quedara bajo administración judicial.

Después de tres años de batalla legal, los tribunales franceses han dado la razón a Soudant al estimar que los retrasos en las obras eran únicamente imputables a la sociedad que la gestionaba (la de los actores). Según la entrevista publicada por Libération, un juez ordenó a los actores pagar 565.000 euros por dañar la reputación de la empresa de diseño.

Esta decisión no supone el final del litigio entre ambas partes, ya que Soudant cree que Pitt se ha apropiado ilícitamente de sus derechos de autor porque reclama como propia la concepción de la iluminación de los cuatro edificios. Ella considera que su obra “es una creación original y exclusiva”. Aunque los abogados del estadounidense rechazan esta posibilidad porque, de todos modos, la mansión de Miraval es un lugar “privado” donde no se aplica esta regulación.

Mis cuentas bancarias están al límite y mi empresa está a punto de quebrar

Odile Soudant

Diseñadora de interiores

Loading...