Carlos, el heredero de los récords

Isabel II tiene 91 años y lleva 65 en el trono. Ostenta el récord de ser la monarca británica con el mayor periodo de reinado, ya que supera en dos a la reina Victoria. Por consecuente su hijo Carlos, de 68 años, también ostenta el récord de ser la persona que durante más tiempo ha sido heredera directa al trono. O sea 65 años, seis más que Eduardo VII, el hijo de la reina Victoria. El sábado pasado Carlos alcanzó una nueva marca, que poseía también Eduardo VIII, ser el príncipe de Gales que más años ha ostentado el título, concretamente 59. Hay que señalar que aunque el título de príncipe de Gales lo ostenta el heredero de la monarquía británica no se adquiere al nacer sino que debe de ser otorgado por la voluntad del monarca. Y su madre, Isabel se convirtió en reina el 6 de febrero de 1952, pero no nombró a Carlos, su primogénito, príncipe de Gales hasta el 26 de julio de 1958 (aunque la investidura se celebró en 1969).

Carlos sobrepasa la edad de jubilación, pues cumplirá 69 años el próximo 14 de noviembre, y aún no ha podido realizar el trabajo para el que se prepara desde que tenía 3, cuando su abuelo, el rey Jorge VI murió, y su madre le sucedió. Actualmente Isabel II sigue cumpliendo con sus compromisos oficiales, pero la agenda exterior desde hace un tiempo que la ha delegado en el príncipe de Gales y sobre todo en su nieto Guillermo. Él proyecta la imagen más fresca de la monarquía, sobretodo desde que se casó con Kate Middleton.

Los cronistas creen que, cuando llegue el momento, sucederá a Isabel II y no abdicará en su hijo Guillermo

En las encuestas sobre la familia real, Carlos nunca ha aparecido entre los preferidos por el público británico. Primero era eclipsado por su madre, la reina Isabel II y luego por su esposa Diana. Tras el divorcio y la muerte de esta su popularidad cayó en picado. Fue necesario contratar a un publicista para limpiar su imagen. Mark Bolland se convirtió en su secretario personal entre 1997 y 2002 allanando el terreno para su boda con su amante, celebrada en el 2005. La imagen de Carlos empezó a rehabilitarse y la opinión pública empezó a aceptar a Camila, sobre todo después del anuncio de Clarence House antes de la boda de que cuando Carlos fuera coronado como Carlos III ella sería considerada princesa consorte. Pero este verano al cumplirse el 20.º aniversario de la muerte de lady Di los fantasmas del pasado han renacido y su popularidad ha vuelto a bajar. En el 2013, el 60% de los británicos consideraban que su contribución a la monarquía había sido positiva, mientras que ahora sólo el 36% está de acuerdo.

Desde la boda de los duques de Cambridge son muchos los que quieren que Guillermo sea el próximo rey, pero los cronistas reales no albergan dudas sobre quién sucederá a Isabel II: “A menos que falle su salud, el príncipe Carlos no abdicará en favor de su hijo. Ser rey no es un trabajo, sino un cargo hereditario”, afirma Ingrid Seward, directora de la revista Majesty. Y añade: “Abdicación es una palabra tabú entre los Windsor. La familia cree firmemente en el principio hereditario”. Opina también que, llegado el momento, Carlos será un gran rey: “Tener un jefe de Estado de edad avanzada aportará estabilidad”. Y el día que esto ocurra Carlos batirá otro récord: el de ser el monarca más viejo que accede al trono. El actual es de Guillermo IV, que fue coronado con 64 años.

Loading...