Cobi: “Me han echado de la Villa Olímpica para poner un piso turístico”

Tenía doce años cuando vi por televisión aquella flecha flamígera disparada por un arquero que sobrevoló el Estadi hasta encender el pebetero en uno de aquellos momentos en los que, por edad, no eres consciente de la trascendencia de la acción, pero te dejas llevar por la emoción de los adultos que te rodean. Sabía que aquella noche algo había cambiado en nuestras vidas.

25 años después estoy sentado en la grada de ese mismo escenario, absorto en mis pensamientos, y tomando conciencia de cómo, gracias a esos JJOO, la ciudad entró de pleno en el siglo XXI. Es curioso. Ese día Barcelona abrió con entusiasmo sus puertas al mundo, la misma ciudad que ahora señala el turismo como uno de los principales problemas de su día a día. Como ha cambiado el cuento. ¿O es que todo cambia según el cuento que nos explican?

El encendido del pebetero olímpico de Barcelona '92 El encendido del pebetero olímpico de Barcelona ’92 (Pedro Madueño)

Los pasos cortos de alguien que se acerca hasta mi asiento me transportan de nuevo al presente para recordarme mi cometido real: entrevistar a una mascota. Es mi primera experiencia en este ámbito tras doctorarme en la raza alienígena. Nervioso, reviso las últimas notas. Constato dos cosas: nunca entiendo mi propia letra y que cada día que pasa soy más friki. Tres. Dos. Uno. Cobi sube a su localidad y me extiende la mano: “Que sea corto y no duela, que hace mucho calor”. Un tipo sabio. Bueno, un perro sabio. O lo que sea. Veremos.

-¡Qué puntual Cobi!

-¡No! Llevo unos días en el estadio. Vine a ver a U2 y ya me he quedado por aquí. Sabía que vendría La Contra de La Vanguardia a entrevistarme. Un honor.

-¿La Contra? Sí, sí…¡Claro! (Lo veo un poco subidito). Yo te hacía más de Los Manolos…

-¿Manel? No, muy sositos. (Creo que me ha tocado el periodista tonto).

-(Está peor de lo que creía). No, no, Los Manolos. Amigos para siempre, ya sabes…

-Sí, sí…amigos para siempre hasta que te la meten doblada. No hay nada para siempre amigo. (Dónde está Amela…).

Amigos para siempre hasta que te la meten doblada. No hay nada para siempre amigo”

-Bueno Cobi, ¡25 años ya!

-(Ualaa, qué original). Sí, sí, cómo pasa el tiempo…

-¿Qué sientes ahora mismo?

-(Que me quiero ir). Emoción. Mucha emoción. Aquellos días fueron mágicos para todos. Y yo estaba en todos lados: camisetas, pins, pancartas, muñecos…No como ahora que ya nadie se acuerda de mí.

-(Qué prepotente). No digas eso…¡Piensa que hay toda una ‘generación Cobi’ gracias a ti!

-¿Gracias a mi? Yo no dejé preñada a nadie. Petra no quería tener hijos. (Definitivamente me ha tocado el tonto).

-Me refiero a todos los niños y niñas que crecieron contigo. ¿Estás con Petra?

-No. Lo nuestro fue una relación de convivencia. De hecho, no fuimos pareja.

-¿Pareja de hecho?

-No. De hecho, no fuimos pareja, insisto. Vendimos la exclusiva a un par de revistas para sobrevivir durante los años siguientes. La vida de una mascota es muy dura, y la competencia desleal enorme.

Lo de Petra fue una relación de convivencia. Vendimos la exclusiva a un par de revistas para sobrevivir”

-¿Competencia desleal?

Sí. Doraemon, por ejemplo. ¿Eso qué es? ¿Un gato azul? ¿Cósmico? ¡Venga ya! Pero los niños se lo creen y venga, todos a por el gato…

-Claro…estás indignado como perro que eres…

-¿Soy un perro? Yo no lo tengo claro…(Y eso que lleva gafas el tío).

-¿Qué eres?

-Tengo una crisis de identidad desde hace 25 años. Mi padre se flipó con la vanguardia y pasamos de mascotas completas cercanas a la factoría Disney a un perro con dos patas. ¿Cuándo has visto tú un perro con dos patas?

-Creo que la idea era hacerte con cuatro patas y peludo, pero eso quedó en un esbozo porque si no, no podías practicar deporte…

-¡Genial! Me dejas más tranquilo. Un perro a dos patas y depilado. Debo ser el primer animal metrosexual de la historia. A ver si lo puedes buscar y me haces un perfil de esos que haces tú copiando otras webs.

-(Tiene malas pulgas el tío). ¿Practicas algún deporte olímpico?

-Sí. El pádel me encanta. Soy bastante bueno en la red. (No como tú).

-¡El pádel no es olímpico!

-¿Y el tenis de mesa sí?

-Sí. Desde Seúl 1988.

-Mira que sois frikis los humanos. Entonces paso olímpicamente del resto…(Qué ingenioso soy. A este se las cuelo dobladas).

Un perro a dos patas y depilado. Debo ser el primer animal metrosexual de la historia”

-(Necesito vacaciones). ¿Crees que la ciudad ha experimentado un gran cambio tras esa cita olímpica?

-¡Mucho! Los lunes no hay metro. Hay carriles bicing sin bicis. Los Top Manta tienen su propia marca. Aparcar en la calle es de cobardes. El hit del año en el 92 era ‘El tractor amarillo’ y ahora es el ‘Despacito’. En el 92 se estrenó ‘Instinto básico’ y ahora tenemos ’50 sombras’. Y antes la gente se ponía un pin y andando. Ahora hay que dibujártelo en la piel. Todo para bien, como ves.

-¿Vives en Barcelona?

-Vivía. Nos echaron del piso que teníamos en la Villa Olímpica. Pagábamos 350 euros al mes y vinieron unos rusos por 900 al mes. Ahora es un piso turístico. Apunta, apunta esto de titular: ¡A Cobi le han echado de Barcelona los turistas!

-Has sido víctima de la especulación. ¿Tú y quien más?

-Vivíamos en un piso compartido Curro, Naranjito y yo. Curro se ha ido ahora al extranjero.

-¿De viaje?

-No. Es que en España no hay curro. ¿Es bueno el chiste, eh? (Luego los comentarios lo criticarán a él).

-Buenísimo. (Lo van a poner fino en los comentarios). ¿Y ahora dónde vives?

-En Ripollet, ciudad vanguardista también. Comparto piso con naranjito por 400 euros en una zona soleada de uno de los descampados. No tenemos calefacción pero si le abrazo muy fuerte tengo zumo de naranja gratis. Eso sí, sin azúcar que el tío es diabético.

-Veo que os habéis hecho muy amigos…

-¿Qué insinúas?

-Nada, nada…que…qué votaréis el 1-O?

-Él votará 2 y yo X. (Y el tonto lava este que me quiere meter en un marrón más grande que el de los Mossos).

Vivíamos en un piso compartido Curro, Naranjito y yo”

-Capto el mensaje. ¿Qué harás hoy para la celebrar la efeméride de los 25 años de JJOO en Barcelona?

-Tengo promo por diferentes televisiones y radios. No sé, debo hacer un ‘briefing’ para potenciar mi ‘branding’ y generar más ‘engagement’ para mis ‘social media’.

-Te veo muy puesto en marketing…

-Sí. Hay que modernizarse. Por cierto, dices que soy un perro de vanguardia, ¿no?

-Sí. Eso dijo Mariscal…

-¿Entonces puedo escribir para La Vanguardia?

-Eso lo tendrías que hablar con otras personas. Yo…solo he venido para hacerte la entrevista…

-Claro…claro…(Encima me traen al becario…).

-¿Quién es tu ídolo de aquellos Juegos?

-Pasqual Maragall. Y me gustaría mucho verle disfrutar con los suyos de esta efeméride. Desde aquí quiero (queremos) mandarle muchos ánimos.

-Para él esta entrevista y para todos los voluntarios que hicieron posible los mejores JJOO de la historia. ¿Te ves repitiendo?

-¿De mascota? No, ¡qué estrés!

-Digo si crees que Barcelona albergará otros Juegos…

-En común, podemos. Pero lo veo muy negro que podamos poner algo en común hoy en día.

-¿Madrid?

-¿Hay doble respuesta según la edición de la web, Catalunya o global?

-Por supuesto que no.

-Todo lo que se haga con ilusión, emoción y para los ciudadanos me parece bien, y es una experiencia que cualquier ciudad merece probar. Yo solo repetiré como mascota si son en Ripollet, la ciudad que ahora me acoge.

Solo repetiré como mascota si los Juegos Olímpicos son en Ripollet”

-La fe mueve montañas. ¿Una última?

-¿Copa? Estaría bien, no habéis traído nada de catering…

-Una última pregunta. Un deseo para el 50 aniversario de los JJOO en Barcelona.

-Dos. Que la gente llegue a esa fecha con muchas más sonrisas que lágrimas.

-¿Y el otro?

-El otro es un pensamiento que tú no puedes leer. Allá voy: (Que este tío no me vuelva a entrevistar, ¡por Dios!)

-Pues va a ser que no…

-¿Cómo? ¿Lees mi mente?

-¿Lo he dicho en voz alta? Perdón…

-Bueno Albert, ha sido un placer. Te dejo que pases unas buenas vacaciones. ¿Te vas a Estonia, ¿no?

-Oye, oye, tú como sabes eso…¡Cobi! ¡Vuelve! A veces tengo la impresión de que los últimos entrevistados me conocen demasiado bien…qué raro…

Cuando me giro Cobi está montado en el arco de Rebollo que parece ser que le ha venido a buscar. Un momento. La mascota se acomoda y cobra forma de flecha. ¡No harán lo que estoy pensando! ¡25 años después un momento único! Dos segundos. Un disparo certero. Veo a Cobi salir volando y sobrepasar el pebetero. Esta vez no hay nadie escondido ahí para encenderlo al verle pasar. El guantazo contra el teleférico es olímpico. Cuatro turistas aplauden la desastrosa pirueta. El espíritu de los Juegos sigue intacto. La espalda de Cobi, no tanto.

Cobi celebrando el décimo aniversario de barcelona '92. Cobi celebrando el décimo aniversario de barcelona ’92. (Àlex Garcia)
Loading...