Dos españolas en la meca del cine

Los suyos son sin duda algunos de los nombres más reconocibles entre los 774 nuevos miembros que fueron invitados a sumarse el miércoles a la institución más importante del cine. En un esfuerzo deliberado para transformar su imagen, y convertirse en una entidad en la que estén apropiadamente representadas todas las etnias y nacionalidades, la Academia de Hollywood convocó a un número notable de hispanoparlantes, algunos con una larga residencia en Estados Unidos y otros que sólo han trabajado en la industria local, entre los que destacan las españolas Paz Vega y Elena Anaya.

Ambas actrices son parte de un grupo mayor de españoles que también incluye a los directores de fotografía José Luis Alcaíne y Kiko de la Rica, al especialista en efectos especiales de Un monstruo viene a verme, Félix Bergés, y al cortometrajista Juanjo Giménez Peña, nominado este año por Timecode.

El número aumenta si también se tiene en cuenta a Daniel Brühl, nacido en Barcelona y criado en Alemania, y a Viggo Mortensen, que aunque llegó al mundo en Estados Unidos y se crió en Venezuela y Argentina, pasa hoy buena parte de sus días en Madrid. El actor ya había sido invitado a sumarse en dos ocasiones, después de cada nominación al Oscar, negándose en ambas ocasiones.

La buena noticia encontró a Vega y Anaya en momentos muy distintos de sus respectivas carreras. La ganadora del Goya por Lucía y el sexo acaba de hacer sus maletas y ha regresado a España tras pasar una década en Estados Unidos, en donde nacieron dos de sus hijos, aunque sin abandonar el lugar que se ganó duramente en la industria local.

Además de protagonizar la serie española Perdóname señor, Paz ha terminado también la comedia Ay mi madre en la que comparte cartel con Marta Torné, pero tiene otras cuatro películas norteamericanas esperando estreno: la coproducción con México The Jesuit, que encabeza Ron Perlman, Emperor de Lee Tamahori, en la que trabaja junto a Adrien Brody, Chasing Satellites con Edward James Olmos y Stoic, que protagoniza Antonio Banderas. Vega ya se ha comprometido a rodar The Art of Living otra vez con Olmos, y A Fall From Grace en la que también actuará el legendario director David Lynch. A pesar de tanta actividad como actriz, Vega le confesó al diario mexicano El Universal que su meta es producir y que le resultará mucho más fácil hacerlo en su país natal.

Anaya por su parte disfruta del momento de gloria que le ha dado su participación en Wonder Woman como una de las villanas, un rol que también ha jugado en la producción española Zipi y Zape y la isla del capitán. La actriz de Almodóvar tiene además un pequeño papel en la superproducción argentina La cordillera en la que interpreta a una periodista española que entrevista al presidente que encarna Ricardo Darín. La flamante madre y pareja de la diseñadora de vestuario T ina Afugu Cordero seguramente dispondrá del tiempo que exige participar en el proceso de nominaciones a los Oscar primero y de elegir ganadores después, ya que por ahora no tiene otros proyectos que entregarse de lleno a su bebé.

Loading...