El chic rockero llega al Elíseo

En un país que tradicionalmente ha respetado la vida privada de sus políticos, los Macron parecen decididos a renunciar a ese privilegio. “Brigitte no estará en segundo plano, ni disimulada, ni en un escondite. Estará a mi lado porque siempre lo ha estado”, anticipó en la campaña el hoy presidente electo, que no sólo no oculta su vida privada, sino que hará oficial el papel de primera dama para su esposa.

Nada nuevo para Brigitte Macron, que está en el centro del escrutinio público desde que su marido era ministro de Economía (2014-2016). De esa época data, según la prensa francesa, su acuerdo de colaboración con Vuitton, que desde el verano del 2015 le presta parte de su vestuario para los actos públicos, aprovechando el tirón mediático de la exprofesora. Emmanuel Macron se viste de político, con traje y corbata formales, el atuendo del poder, que en su caso busca reforzar su imagen institucional. Pero Brigitte es moderna. Como francesa, la moda está en su ADN y tiene un aire chic, aunque se permite alguna excentricidad controlada: no es raro verla con prendas de cuero o botas moteras.

Así lo ve Inmaculada Urrea

“Él es ultracorrecto, sin el ‘swing’ de Obama; ella tiene un estilo rebelde pero elegante”

“Brigitte Macron es muy francesa vistiendo y se nota que le gusta la moda. Si además tiene el asesoramiento de Delphine Arnault, directora adjunta de Vuitton, es normal que se deje querer. Es atrevida, tiene un punto rockero, lleva mucho pantalón pitillo y falda corta, es rebelde pero elegante. Y además tiene buena silueta, dicho por Karl Lagerfeld, aunque no es descartable que lo dijera porque quiere verla vestida de Chanel”, apunta Inmaculada Urrea, experta en moda y consultora de Sofoco Media.

Emmanuel y Brigitte Macron Emmanuel y Brigitte Macron (Jacques Brinon / AP)

Emmanuel Macron, en cambio, es mucho más clásico que su mujer, añade. “Es ultracorrecto, sin más, es el típico político y no parece que le encante la moda, aunque seguramente su mujer está al tanto de lo que se pone. Los trajes le caen muy bien, camisas a veces con gemelos, sin corbata cuando toca, lleva un corte de pelo cuidado… pero no tiene el swing de Obama”, lamenta Inmaculada Urrea.

La opinión de Marc Giró

“Él da un mensaje de orden; ella viste más moderna de lo que es, la veremos de Chanel”

“Macron viste de forma neutra, traslada un mensaje de orden y pulcritud, confianza y estabilidad. Lleva un uniforme –coincide Marc Giró, editor de moda de Marie Claire– que le permite asistir a un Consejo de Ministros y a un estreno en la ópera sin cambiarse: traje oscuro (azul), camisa clara (casi siempre blanca) y corbata oscura.

En el caso de Brigitte Macron, Giró opina que no le favorece el estilo de Vuitton con el que suele vestirse. “Son colecciones muy conceptuales que quedan bien en la pasarela pero cuesta trasladarlas a la vida real para según qué mujeres”, apunta. “Tiene un look un punto de motera, que ya va con Vuiton y eso la rejuvenece, pero creo que viste más moderna de lo que es y no queda claro el mensaje. Aunque ahora que tendrá una participación pública mayor descubrirá que su estilo necesita ser más estructurado, el adecuado para ser visto de lejos. Además, tendrá todas las grandes marcas francesas a su alcance y no tardaremos en verla con un traje chaqueta de Chanel”, vaticina Marc Giró.

Los Macron celebran la victoria electoral ante el Louvre Los Macron celebran la victoria electoral ante el Louvre (Christian Hartmann / Reuters)
Loading...