El estatus de privilegio de Woody Allen en Hollywood, en la cuerda floja

El otrora todopoderoso productor de Harvey Weinstein fue el primero en caer de la cima de Hollywood tras la publicación de sus escándalos sexuales. The New York Times destapaba en octubre todas sus fechorías machistas contra varias actrices desde hacía 20 años: agresiones sexuales, violaciones y un sinfín de denuncias obligaban a bajar del pedestal cinematográfico al autor de éxitos oscarizados como Shakespeare enamorado o El paciente inglés. Ronan Farrow, hijo biológico de Woody Allen y Mia Farrow, firmaba la investigación de un caso que era conocido y tapado por muchos durante demasiado tiempo.

Pero Weinstein no ha sido el único ‘monstruo’ en desaparecer del Olimpo del cine. Pesos pesados como Kevin Spacey, Dustin Hoffman o James Toback se han visto salpicados por escándalos de abusos sexuales, una situación que ha llevado a centenares de mujeres a alzar su voz contra esta lacra y a que surjan con fuerza fenómenos sociales como #MeToo, movimiento de apoyo a mujeres víctimas de abusos, o la iniciativa Time’s Up, en los que se recauda dinero para ayudar legalmente a todas ellas.

Woody Allen con Selena Gomez en el rodaje de su nueva película
Woody Allen con Selena Gomez en el rodaje de su nueva película (Agence / Bestimage USA / GTRES)

Ronan Farrow fue el periodista que firmó la investigación. Da la casualidad que este reportero lleva años hablando de cómo toda la industria ha ignorado la acusación de su hermana adoptiva Dylan contra su padre, al que acusa de haber abusado de ella cuando era una niña. Dylan publicó en 2014 una carta en The New York Times donde desvelaba el sufrimiento que ha padecido por haber sido víctima de abusos sexuales por parte de Allen. Nadie pareció tomárselo mucho en serio y el cineasta de Manhattan siguió con su estatus de privilegio y de ‘intocable’ en la industria. Sin embargo, a raíz de la cascada de acontecimientos actuales, Dylan ha vuelto a criticar la doble moral en Hollywood y ha cargado contra la hipocresía de varios intérpretes que apoyan la iniciativa de Time’s up pero siguen defendiendo el trabajo del director neoyorquino.

Ronan Farrow
Ronan Farrow (Evan Agostini / AP)

“Apoyo totalmente a las mujeres que están hablando, uniéndose con otras mujeres (y hombres), ayudándose las unas a las otras para causar un cambio no solo en la industria del entretenimiento sino en todo el mundo”, ha contado a Buzzfeed. Aún así, Farrow piensa que hay personas en la industria que “se unen a este movimiento sin aceptar la responsabilidad de sus palabras y decisiones que han ayudado a perpetuar la cultura contra la que están luchando”.

“Es particularmente difícil para mí, como superviviente de abuso sexual, que para estas personas en particular no soy parte del “todas las mujeres” que representan. Soy secundaria en su meta, lo que socava el poderoso mensaje de aceptación que están intentando enviar”.

Dylan se refería a casos como los de Kate Winslet, protagonista de Wonder Wheel, el último filme de Allen, o Justin Timberlake, Blake Lively, Mira Sorvino y Greta Gerwig, que también han colaborado con el cineasta de 82 años.

Gerwig, que no deja de cosechar buenas críticas gracias a su debut como directora en la comedia Lady Bird, ha sido la primera en reconocer públicamente su error al trabajar con Allen en A Roma con amor (2012): “Si hubiese sabido lo que sé ahora, no habría actuado en su película. No he trabajado con él nunca más, y no volveré a hacerlo”, ha explicado en una reciente entrevista. La actriz y realizadora de 34 años dice tomarse muy en serio las acusaciones sexuales contra él y haber reflexionado “profundamente” al respecto.

La actriz y directora Greta Gerwig
La actriz y directora Greta Gerwig (Jordan Strauss / AP)

Por su parte, Mira Sorvino, que denunció el acoso sufrido por Harvey Weinstein, obtuvo el Oscar a la mejor actriz gracias a su papel protagonista en Poderosa Afrodita (1996), dirigida por Allen. Sorvino ha escrito una carta abierta Dylan Farrow prometiendo que nunca más volverá a trabajar en una película de su padre: “Te envío mi cariño y admiración por tu coraje”. La actriz ha empezado la carta publicada en el Huffington Post diciendo que cuando trabajó con él “era una actriz joven e ingenua”.

En ese momento, asegura que “se tragó” la versión que daban los medios y creía que las acusaciones contra su padre eran el producto de una “retorcida batalla entre Mia Farrow y él [Woody Allen] por la custodia [de sus hijos]”. “Por esto también le debo una disculpa a Mia”, indica en la misiva.

Laa ctriz Mira Sorvino ganó el Oscar a la mejor actriz por 'Poderosa Afrodita', de Woody Allen
Laa ctriz Mira Sorvino ganó el Oscar a la mejor actriz por ‘Poderosa Afrodita’, de Woody Allen (Richard Vogel / AP)

La última actriz en arrepentirse de haber participado en una cinta de Allen es la británica Rebecca Hall que, mediante una publicación de Instagram, ha anunciado que donará todo el salario que recibió por participar en la última película de Allen, A Rainy Day in New York, a la campaña Time’s Up. La intérprete de Vicky Cristina Barcelona publicaba una larga declaración expresando su profundo arrepentimiento por haber trabajado y apoyado durante tanto tiempo al director de Annie Hall.

Rebecca Hall en un fotograma de 'Vicky Cristina Barcelona'
Rebecca Hall en un fotograma de ‘Vicky Cristina Barcelona’ (The Weinstein Company)

“Al día siguiente de que explotara la acusación contra Weinstein, yo estaba trabajando en la filmación de la última película de Woody Allen en Nueva York. No podría haberme imaginado un lugar más extraño para ese día. Cuando me lo pidieron, hace unos siete meses, dije rápidamente que sí. Me dio uno de mis primeros papeles importantes en una película, por lo que siempre le he estado agradecida […]. Sin embargo, posteriormente me di cuenta de que no hay nada fácil en esto. En las semanas siguientes, he reflexionado profundamente sobre esta decisión y sigo estando en triste y en conflicto. Después de leer y volver a leer las declaraciones de Dylan Farrow de hace unos días y volver a releer las anteriores, veo, no solo lo complicado que es este asunto, sino que mis acciones han hecho que otra mujer se sienta silenciada y rechazada. No es algo con lo que me sienta cómoda en el presente o de hecho en cualquier momento, y lo siento profundamente. Lamento esta decisión y no sería la misma hoy.

Loading...