El increíble parecido de Donald Trump con el padre de Melania

Desde que Donald Trump anunciara que se presentaba a la presidencia de EE.UU. en 2015, la prensa internacional empezó a indagar en el pasado tanto del magnate como de su mujer Melania. Las incorregibles actitudes machistas del entonces candidato a la Casa Blanca, así como las fotografías desnudas de su mujer durante su juventud dejaron que desear a los votantes. Pero los medios jamás habían prestado atención a la familia de la eslovena, hasta este fin de semana, cuando Viktor y Amelija Knavs se dejaron ver en tierras americanas.

Tras seis meses de gobierno, Melania Trump y su hijo Barron se han mudado a la Casa Blanca. Lo hicieron el pasado 11 de junio y no llegaron solos: los padres de la primera dama también aterrizaban en Washington DC y, por lo que aseguran, tienen intención de quedarse. La familia bajaba al completo del Air Force One sin imaginar que lo que causaría revuelo no sería la tardía mudanza de su mujer, sino el aspecto físico de su padre.

Mismo pelo rubio, peinado similar, y contextura gruesa. Con solo dos años de diferencia, Knavs y Trump disfrutan de parecidos más que evidentes. Además ambos comparten el gusto por los trajes y las corbatas rojas combinadas con camisas blancas. Así, la falta de sonrisas de Viktor y su peculiar personalidad no fueron las que sembraron la curiosidad en los estadounidenses, sino el particular parecido físico entre ambos.

Los seguidores del mismísimo presidente se han sorprendido en las redes al comprobar que su mujer podría poseer el clásico complejo de Electra, que consiste en una atracción afectiva de una hija en la figura de su padre. “Si la piel de Donald no fuera tan naranja, él y su suegro podrían ser hermanos” o “Freud estaría emocionado” fueron algunos de los comentarios que repletaron las redes sociales.

Los padres de Melania Trump llegan a Washington DC Los padres de Melania Trump llegan a Washington DC (AP)

Los amigos de la infancia de la primera dama ya habían bromeado en anteriores ocasiones, como en una publicación del pasado mes de julio en el New York Times, en la que un grupo de personas cercanas a la eslovena durante la niñez se reían sobre el tremendo parecido con su progenitor y aseguraban que eran “como dos gotas de agua”.

La diferencia entre los personajes, sin contar el anaranjado tono de piel del mandatario, estaría en su marcada y contraria ideología. Según el Daily Mail, Viktor habría sido integrante del partido comunista en su país, a pesar de que un portavoz de Trump ha negado que fuese un “miembro activo”. Y los estadounidenses le creen, pues, a juzgar por su afición a los Mercedes de alta gama, Knavs ya se habría sumado al estilo de vida de su hija y no pareciera molestarse cuando le repiten que parece a su yerno.

Los estadounidenses se han sorprendido en las redes al comprobar que Melania podría poseer el clásico complejo de Electra, que consiste en una atracción afectiva de una hija en la figura de su padre

.

Loading...