Inicio Chiiist! ¿Era alcohólico el príncipe William cuando tenía 13 años?

¿Era alcohólico el príncipe William cuando tenía 13 años?

¿Era el príncipe William alcohólico a sus 13 años? Piers Morgan lo aclara en The Sun con un revelador artículo que pasamos a comentarte.

¿Era el príncipe William alcohólico a sus 13 años? Piers Morgan lo aclara en The Sun con un revelador artículo que pasamos a comentarte.

Zb68 283268 0049

«HOLA, señor, le dije al príncipe William cuando nos conocimos por primera vez hace casi 30 años. Un niño alto y tímido de 13 años con aparatos en los dientes me estrechó la mano en el Palacio de Kensington. Su madre, la princesa Diana, me había invitado a un almuerzo privado (yo era editor del Daily Mirror en ese momento) y en el último minuto me preguntó si me importaría que su hijo mayor se uniera a nosotros. «Eso sería terriblemente inconveniente», respondí, inexpresivo. Diana se sonrojó ligeramente y comenzó a tartamudear: «Sí, por supuesto, lo siento mucho…» antes de estallar en carcajadas».

«“¡Señora, creo que puedo permitir que el futuro Rey se una a mí para almorzar!”. Lo que siguió fue la comida más extraordinaria de mi vida en la que Diana habló sobre todo en su vida, desde su matrimonio fallido y sus numerosos novios hasta su celulitis y el futuro de la Monarquía, mientras William me miraba como un joven delfín sospechoso que se encuentra con un hambriento tiburón. Era un joven educado, inteligente, maduro para su edad, bastante intenso y claramente muy cercano a su madre y protector con ella. Pero hubo un momento que siempre se me quedó grabado en la mente».

«William pidió una copa de vino a juego con la mía, y Diana, consciente de cómo se vería ese tipo de bebida por parte de menores de edad para un sabueso de noticias sensacionalistas hambriento de primicias, instantáneamente espetó: «No, William, ¿en qué estás pensando?». Él respondió: “Pero mamá, lo bebo todo el tiempo”.»Erm, en realidad no lo haces, ¡y no puedes beber nada de vino!» exclamó ella, nerviosa. “¡Sí, lo hago y sí, puedo!” él se rió entre dientes. Y luego lo hizo. Éste, pensé, era un chico que sabía lo que pensaba y tenía una vena ligeramente traviesa y rebelde. Nos vimos unas cuantas veces más después de eso, y él siempre fue el encanto personificado, una vez pinchándome el estómago en una fiesta y riéndose a carcajadas me dijo: «¡Esto no es un six-pack, Piers, esto es un barril!»». Una nueva muesca en el revolver de un Morgan que sigue sin pasarle ni una a William. ¿Qué opinas tú al respecto?