Famosos que no han escapado de la depresión

Brad Pitt admitió en la revista GQ el pasado mayo sus problemas con el alcohol y cómo estos le llevaron, en parte, a terminar con su matrimonio junto a Angelina Jolie. En sus declaraciones, el actor admitió que la bebida fue una forma de mitigar la educación sobre el concepto de padre como una figura “llena de fortaleza y de poder”, donde las dudas no tienen lugar. Un sentimiento complicado cuando uno tiene que ser perfecto a la vista de todos. Como reconoce en la entrevista, mientras que todos sueñan con ser Brad Pitt, él preferiría cambiar su nombre y poder desaparecer en el anonimato.

Como él, más artistas han demostrado que son de carne y hueso y han experimentado algún episodio depresivo, de la misma manera que los 300 millones de personas que padecen este trastorno mental en todo el mundo según la Organización Mundial de la Salud. En el año 2015, esta enfermedad afectó al 5% de la población española, un total de 2.408.700 personas .

Muchos artistas que disfrutan de poder, fama, dinero y belleza reconocen que a veces eso no lo es todo. Cada día, son más los que en Hollywood hablan sobre su lucha personal abiertamente y dan a conocer sus altibajos. La presión de estar constantemente expuesto en el ojo del huracán, bajo la mirada del público siendo objeto de diversos comentarios en las redes sociales puede agotar a cualquiera.

Generar ruido alrededor de este tema, que solía ser tabú, permite que las personas traten el asunto con más normalidad y se animen a pedir ayuda. Esta es la idea que quiso transmitir la cantante Demi Lovato a los cientos de espectadores que siguieron de cerca el discurso que dio durante una convención demócrata que habló de la importancia de que el Estado preste más atención a los trastornos mentales: “Como millones de estadounidenses, vivo con una enfermedad mental”.

A sus 25 años, Demi Lovato estuvo durante tres meses en rehabilitación en 2010 tras padecer desórdenes alimenticios, trastornos bipolares y autolesionarse. Dos años más tarde, la que fuera chica Disney optó por contar su problema al mundo “e inspirar a la gente para buscar ayuda a sus problemas”. En una entrevista para la revista Teen Vogue, confesó que “durante mucho tiempo estuve intentando ser alguien que no era y fui muy infeliz. Cuando salí y dije: ‘Soy humana, tengo problemas y quiero compartirlos’, fue cuando empecé a conectar de verdad. Ahora que acabo de empezar a trabajar en mi cuarto disco, quiero hacer lo mismo con respecto a mi música, porque estoy cansada de las canciones carentes de emoción”.

Jim Carrey, protagonista de “La máscara”, ha padecido depresión desde que es adolescente. En una entrevista ofrecida a la cadena CBS, Carrey reveló que había decidido dejar de tomar las medicinas prescritas por los especialistas cuando era joven. Además, explicó que aprendió a vivir de esa forma y que, finalmente, no le hacía falta llenarse el cuerpo de Prozac. Desde el suicidio de su exnovia Cathriona White, en septiembre de 2015, se alejó del mundo del espectáculo. Cuando reapareció en el programa de Jimmi Kimmel, Jim Carrey reconoció: “Jim Carrey ha sido un gran personaje, y fui muy afortunado de poder interpretarlo. Pero ya no me veo reflejado en él”.

Una de las estrellas más conocidas del pop, Lady Gaga, admitió públicamente que estuvo padeciendo depresión y ansiedad a la revista The Mirror. La cantante señaló que “pese a que fue una época complicada”, aprendió que eso no podía destruir “lo grande que en ella reside”. Otra compañera de profesión, Miley Cirus, confesó a la revista Elle que sufrió depresión por las continuas presiones de su madre, Tish, que le obsesionaba con la necesidad de tener un cuerpo ideal. Por su parte, el cantante Zayn Malik abandonó su gira el pasado verano debido a los ataques de pánico que sentía.

El caso de Catherine Zeta Jones ha sido uno de los más sonados. A pesar de su oposición, la información salió a la luz y no le quedó más remedio que admitirlo. La actriz y esposa de Michael Douglas tuvo que ser internada en un centro psiquiátrico para tratar un trastorno de bipolaridad en un periodo en el que, además, estaba sufriendo mucho estrés cuando a su esposo le diagnosticaron un cáncer de garganta.

Para Hayden Panettiere, su fama no ayudó a que el mundo entendiera lo que le pasó tras dar a luz. La actriz lo explicaba de forma clara y directa: “La gente se cree que son las hormonas y le quita importancia, cuando es algo muy doloroso y con lo que las mujeres necesitamos mucha ayuda”, comentó en una entrevista. Lo mismo le ocurrió a Gwyneth Paltrow con la llegada de su segundo hijo, Moses, fruto de su matrimonio con el cantante Chris Martin. La actriz confesó que no sentía ningún afecto maternal hacia el pequeño, “pensaba que era una mala madre y una mala persona”.

Y en España…

Hasta el desierto de Danakil (Etiopía) viajó Fernando Tejero junto a Jesús Calleja con el objetivo de subir el Erta Ale, uno de los volcanes más atractivos y agresivos del mundo. Lo que parecía una expedición acabó por convertirse en una terapia en toda regla para el actor en la que Tejero explicó todos los detalles sobre la depresión que sufría. “Hace casi un año murió mi perro, tuve una ruptura sentimental y murió un familiar; todo me hizo tocar fondo. Lo pasé mal, estuve en el psicólogo y en el psiquiatra, y he tomado antidepresivos (…). Ahora estoy saliendo de un pozo del que pensé que no salía”.

El trastorno del actor coincidió con el rodaje de los episodios de la serie de Telecinco La que se avecina. Tras la pregunta de Calleja sobre cómo enfrentó esos meses, Tejero no tiene ninguna duda: “No quería que llegara el fin de semana porque parte de mi terapia era trabajar en la serie”.

La presentadora andaluza Toñi Moreno ha hablado en alguna ocasión sobre la fuerte depresión que sufrió hace un par de años cuando murió su padre y se quedó sin trabajo. Aunque fue “uno de los peores momentos de su vida”, superó esta enfermedad y se muestra muy orgullosa de ello. Cuando comenzó a rodar el espacio ‘Viva la vida’, la presentadora dio un discurso inicial en el que hizo públicos los malos momentos vividos en ese “año de calvario”. Durante la emisión de los programas, Moreno ha señalado que “cree que todos deberíamos pasar por una depresión, nos reforzamos como personas… yo tuve una y no hay que esconderse por ello”.

Ruth Lorenzo dio la campanada en 2015 al confesar en un programa de televisión que se encontraba en tratamiento psiquiátrico por sufrir anorexia y bulimia. Aunque en su testimonio no habló de ingresos hospitalarios sí que tuvo que soportar una larga batalla con esta enfermedad, que le acecha desde los nueve años. De ahí que en su álbum debut, Planeta Azul, incluyera una canción que trataba el tema con el título Patito Feo.

Otro de los casos más mediáticos fue el del hijo de Ortega Cano, José Fernando, cuando entró el pasado 2015 en la clínica López Ibor. Además, su ingreso se produjo por su propio pie porque quería curarse. Tras permanecer nueve meses en este centro especializado y después de haber experimentado una gran mejoría según sus allegados, el hijo del torero continuó su tratamiento en un centro Betania de Albacete.

En la presentación de su último disco, El Círculo, el zaragozano Javier Ibarra (más conocido por sus miles de seguidores como Kase.O) señaló que salió de una depresión. El MC aragonés ha descrito su álbum como el “disco más profundo y terapéutico” hasta el momento. Hace más de dos años, se fue de España para “coger perspectiva, cambiar su vida y pasar la depresión”. Colombia fue el destino escogido para enfrentarse a sus miedos y al que, reconoce en una entrevista para 20minutos, “le costó adaptarse”.

Loading...