Inicio Chiiist! Gana la batalla al código de barras con estos tips

Gana la batalla al código de barras con estos tips

Los vemos a diario en tickets de la compra, productos de alimentación y demás envases, pero en esta ocasión no hablamos de la marca siempre presente en las etiquetas de consumo, sino de las arrugas verticales que aparecen alrededor de nuestra boca cuando superamos los 40 ¡y que tanto nos molestan! Sí se conocen como el código de barras.

Esas señales que emergen de nuestra piel enmarcando nuestros labios son la pesadilla de muchas mujeres que no dan crédito a su aparición, pero por suerte esas temidas arrugas que inevitablemente nos suman años, se pueden prevenir incluso antes de que aparezcan o de que se agraven, así como también es posible deshacernos en gran medida de ellas cuando ya nos han sorprendido.

Lo primero es conocer las causas que promueven estas arrugas para poder evitarlas antes de que salgan y es que no es difícil si somos conscientes de lo que las provoca.

Al tratarse de un músculo que trabaja mucho y que sufre continuos cambios que hacen que la piel que lo recubre pierda tersura y tono, la elasticidad de esta parte del rostro que carece de glándulas sebáceas y por tanto es fácil se deshidrata con más facilidad, se resiente, sobre todo por el fotoenvejecimiento y la excesiva gesticulación.

Pequeños gestos para acabar con el código de barras

Puesto que este último motivo es difícil de controlar, lo que sí podemos hacer es adoptar otros hábitos positivos que evitarán la aparición prematura de ese código de barras, como por ejemplo proteger la zona con filtro solar SPF +50, tomar vitamina C y complementos ricos en antioxidantes, usar un humidificador para que ni la calefacción ni el aire acondicionado reseque tu piel y sobre todo, dejar el tabaco, ya que acelera el envejecimiento y el gesto de fumar genera pliegues estáticos difíciles de quitar.

Soplar, silbar, beber directamente de una lata, mascar chicle o usar pajitas también es negativo, pero si hidratas la zona a diario, evitas cambios bruscos de peso y vas haciéndote automasajes poniendo una pequeña cantidad de crema en el centro de los labios y repartiéndola con un suave tecleo hacia las comisuras, primero con el labio superior, luego con el inferior y finalmente haciendo movimientos de alisado con la yema del dedo corazón.

Tratamientos estéticos

Si crees que igualmente eso no será suficiente o ya lo has probado y opinas que necesitas algo más, puedes someterte a alguno de los tratamientos más efectivos para este problema: el Plasma Rico en Plaquetas o PRP, el relleno facial con ácido hialurónico y los hilos tensores.

El primero, cuyo precio está alrededor de los 400€, se hace a partir de una técnica completamente segura de microinyecciones de plasta enriquecido en plaquetas y es una buena opción cuando las arrugas son incipientes o superficiales, ya que trata la piel desde el interior a través de la regeneración celular. En cuanto a los hilos tensores o el relleno facial, lo mejor es recurrir a ellos en caso que el grosor de las arrugas y la profundidad de estas sean más graves, notándose incluso con el rostro en reposo.

Otras opciones son apostar por la mesoterapia facial con vitaminas y ácido hialurónico, perfecta para arrugas incipientes.

En cualquier caso, tanto para aplicar previamente a estos tratamientos, tengas o no pensado aplicártelos, como para prevenir y tratar estas líneas de expresión en casa, sin necesidad de acudir a un experto, siempre puedes recurrir a la cosmética. Y en caso que te sientas más cómoda con esta opción, lo ideal para ti sería probar con productos multifunción que maquilen y al mismo tiempo traten la piel rellenándola, definiendo su contorno, aportándole volumen y color, y re densificándola.

Incluye algún producto con estas características en tu neceser y seguro que en poco tiempo notas los resultados.