José María Gil Silgado desmonta a María Jesús Ruiz punto por punto

María Jesús Ruiz vuelve a visitar el Deluxe. Esta noche se enfrenta a la prueba del polígrafo y hay notable expectación en el plató y entre la audiencia, dado que su intervención la semana pasada no resultó lo creíble que ella deseaba: lágrimas que no brotaban, declaraciones contradictorias, insultos gratuitos al padre de su hija.. Hoy María Jesús se la juega. Entretanto, y mientras sus abogados preparan una demanda, José María Gil Silgado ya tiene listas las palomitas en el microondas para ver con qué nuevas revelaciones va a sorprendernos la exmiss España. El empresario sevillano precalienta el Deluxe contestando, punto por punto, a todas las acusaciones vertidas contra él a semana pasada.

María Jesús afirmó en plató que nunca estuvo contigo por dinero, sino porque estaba a gusto y eras muy considerado con ella. Visto cómo ha evolucionado vuestra relación, ¿crees que estuvo alguna vez enamorada de ti o que te utilizó?

Siempre me utilizó.

¿Le tenías confiscado el teléfono, contestabas por ella?

Al principio de nuestra relación nos intercambiamos los números; ella me dio su teléfono de toda la vida y cuando llamaban lo cogía yo. Hasta que le fui dando a todo el mundo su nuevo número, contestaba yo.

También dijo que la obligaste a darle las claves de tus cuentas y que aceptó porque estaba obnubilada. “Es muy musulmán y muy moro”, afirmó muy desacertadamente.

A raíz de dos intentos de contacto que hubo, de dos señores distintos, uno dentista y otro venezolano, mutuamente decidimos cambiarnos las claves. Ella también tenía acceso a mis cuentas.

¿No hay una contradicción en asegurar que no querías que ella trabajase pero negar que fueses una mantenida?

Se contradice en todo. También le dijo a la Policía que yo le había agredido físicamente y al juez, que jamás le he faltado al respeto. Claro que quería que trabajase, nunca me he negado. Es más, le produje una telenovela en Ecuador que me costó 20.000 dólares.

¿Le has sido infiel?

Totalmente falso.

María Jesús afirmó que la hacienda sevillana donde vivíais se caía a pedazos. Que se levantaba y hoy había volado un cuadro, otro día objetos de valor, que en la casa había humedades y termitas…

(Risas) Todo el mundo que ha conocido la Rebujena Alta sabe cómo era la finca. Y no niego que a lo mejor alguna pared necesitase una mano de pintura, porque era muy grande, pero hay decenas de periodistas que pueden atestiguar cómo era mi hacienda. Durante años, ofrecí allí un almuerzo para prensa e invitados con motivo de Salón Internacional del Caballo. Jamás ha habido escasez. ¿Que cuando fueron las cosas mal no había la misma abundancia? Podría ser pero mientras pude atender a mis invitados, la barra fue libre.

Cuando entras en prisión le dejaste una empresa ruinosa. ¿Fue así?

Mentira. Le dejé una empresa nueva en República Dominicana, que había comprado dos meses antes, sin deuda alguna y que podría haber aumentado mucho de haber estado bien gestionado. Ella lo hundió dejando una deuda de 300.000 euros al cambio, algo que pronto podré mostraros. Se trataba de un restaurante con concesionario y servicio de taller y lavacoches; lo que allí llaman ’auto detailing’ pero ella prefiere decir que era un lavadero de coches. Claro, yo sé que su padre cotiza en Bolsa y su novio ha entrado en el IBEX desplazando a OHL pero cada uno tiene lo que puede (risas).

Como sabemos, fuiste al módulo de enfermería. De hecho, ella te dejó estando tú ingresado. Dijo María Jesús que fuiste por cobarde.

Fui por prescripción médica, con cinco válvulas en el corazón y dos infartos, vas a enfermería. Yo he estado cuatro meses y medio en una cárcel de República Dominicana en categoría de máxima seguridad, con los 32 presos más peligrosos del país. ¿Miedo? Con lo que yo he pasado allí cualquier cosa en España es un chiste. Lo más duro de aquí es como la Cafetería Mallorca.


Fui a enfermería por prescripción médica. ¿Cobarde? He estado cuatro meses y medio en una cárcel de República Dominicana en categoría de máxima seguridad”
José María Gil Silgado

Empresario atónito

¿La amenazaste de muerte, algo como llevártela contigo cuando murieses?

Claro, como que si me da un infarto en Cáceres estando ella en Madrid me la voy a llevar a alguna parte. Y más teniendo una hija. Eso no se lo cree nadie, por Dios.

¿La acorralaste en la cárcel?

Nunca la he acorralado. Falso.

¿Se entera en Panamá de que eras prófugo?

Ella dice que nos fuimos a Panamá porque me perseguían; si yo estoy perseguido no salgo por el aeropuerto tranquilamente. Yo tengo en ese momento una sentencia que estaba recurrida por mis abogados, que me decían que al ser dos años sin antecedentes podía irme a trabajar sin problema porque no habría ingreso en prisión. Naturalmente, se equivocaron. De ahí la orden de extradición.

¿Te juntas con gentuza, con prestamistas peligrosos?

Falso. Cuando me hago con el negocio que te decía en República Dominicana, el anterior dueño tenía una deuda con un prestamista y yo me subrogo en ella. Eso es cierto, no que yo me relacione con prestamistas.


He estado tres meses y medio sin que me permitiese ver a mi hija”
José María Gil Silgado

Empresario atónito

¿Pagas con cheques sin fondos?

En 56 años no he tenido una demanda por pagar con cheques sin fondos.

¿Cuándo conoció a su novio?

Por un lado, dice que se conocían desde antes de los 17. En una revista, que año pasado y por otro lado, yo sé que fue el pasado mes de marzo. Eso ocurre porque dice muchas mentiras.

Negó que no te permitiese ver a tu hija.

Mentira. He estado tres meses y medio sin verla, desde noviembre. Ayer lo pedí de nuevo, para este fin de semana, y sigo esperando contestación.

¿Cómo va el asunto de la orden de alejamiento que pidió?

Se ha levantado con fecha 30 de enero pasado tras tomarme declaración. Te envío la documentación ahora mismo.


La orden de alejamiento que pidió contra mí fue levantada con fecha 30 de enero”
José María Gil Silgado

Empresario atónito

Loading...