Julie Gayet recupera su vida

El estigma del escándalo nunca les permitió hacer oficial su relación. O quizás es que François Hollande se sentía más cómodo manteniendo su vida privada en una zona de penumbra. Nadie podría reprochárselo.

Julie Gayet ha vivido los últimos tres años como la novia en la sombra del presidente francés, haciendo honor al sobrenombre de “fantasma del Elíseo”. Iba y venía esquivando el protocolo, accediendo a la residencia oficial por la verja que da a los jardines. Pero, cerrado el mandato de Hollande, la actriz y productora, de 45 años, se ha sentido con suficiente margen de maniobra para abordar por primera vez, en una entrevista en la televisión francesa, la tormenta mediática que se desató en enero del 2014, cuando una revista puso al descubierto su relación y publicó las fotos del jefe del Estado, yendo de incógnito a visitarla en su scooter.

“Fue un momento complicado, bochornoso, pero no había nada que comentar, para no empeorar las cosas, había que avanzar”, dijo Gayet, preguntada por la periodista Catherine Ceylac, en el espacio Thé ou café emitido el pasado sábado, en France2. Había interés por conocer la versión de la mujer que optó por guardar silencio cuando saltó el escándalo. Lo hizo eligiendo con precaución las palabras y sin referirse en ningún momento a Hollande por su nombre ni concretar la naturaleza del vínculo. Siempre ha querido preservar su vida privada fuera de los focos, aseguró.

“Seguro que trabajé menos por esa causa, ha habido ataques de todos lados y había que protegerse”, asegura

Con esta convicción y siendo también el expresidente un hombre reservado, no es de extrañar que buscaran la mayor discreción, lo que no ha librado a Gayet de que circularan todo tipo de rumores, desde que había exigido ser nombrada prometida del presidente hasta su supuesta influencia en los nombramientos del entorno presidencial. “No importa lo que piense la gente, yo sé la verdad y eso es lo que cuenta”, dijo en la entrevista. También aseguró que la polémica perjudicó su carrera.“Seguro que he trabajado menos por esa causa, ha habido momentos más complicados, ataques desde todos lados, ante los que era preciso protegerse”, subrayó.

En marzo, una amiga de la actriz ofreció su versión oficial en la revista Gala. Aseguró que Gayet había rehuido favores y conflictos de interés y se refirió al episodio de los premios César, a cuya cena fue invitada y se encontró sentada al lado del presidente de la Academia del Cine francés. Un lugar de honor, digno de la primera dama. Al año siguiente, se aseguró de volver a su lugar natural, entre los intérpretes.

Ahora Julie Gayet podrá recuperar su privacidad. “Amar y ser amada” es su “más bella y mayor ambición”, aseguró su amiga, en el citado reportaje. La actriz tiene su apartamento parisino. Hollande se mudó en mayo a un apartamento privado en París; no el de la calle Cauchy en el que vivió con Valérie Trierweiler antes de ser presidente. En la céntrica calle Rivoli tiene su oficina de expresidente. Y hace unos meses pidió a personas de su confianza que le ayuden a buscar casa en el departamento de Corrèze, donde fue alcalde de Tulle durante varios años. Todo esto se sabe, pero la vida de la pareja en la etapa post-Elíseo es aún más misteriosa.

Loading...