Kiko Rivera, de DJ moroso a Lorenzo de Médici

Cuando se hizo público que las cuentas de Kiko Rivera estaban en números rojos, en febrero de 2015, todos presagiábamos que la cosa iría a peor. La madre del joven había ingresado en prisión tres meses antes ahogada en deudas y, cerrado el grifo Pantoja, no se preveía un futuro halagüeño para su pequeño del alma. Desde aquel mes de febrero, en que conocimos que Kiko se veía obligado a malvender su loft madrileño para ponerse en paz con Hacienda, el DJ no ha dejado de buscar la manera de lograr ingresos. Y lo está consiguiendo.

Según ha podido saber este diario, hace apenas un mes Kiko logró sacar por fin de las listas de morosos a su empresa Eventos Artísticos River 84 SRL, la primera sociedad que fundó, allá en octubre de 2008, y que entró en la lista negra en marzo de 2015. La sociedad, ya sin actividad comercial y que el artista ha dejado languidecer –del mismo modo que Rivera Records SL– era una mancha en el CV de alguien que se ha esforzado por pasar de pinchadiscos BBC (bodas, bautizos y comuniones) a DJ en eventos de mayor categoría y mecenas y productor musical. En efecto, ha sido tras enjuagar esas deudas pendientes cuando Kiko Rivera se ha decidido a lanzar el sello Six Music Records, empresa que constituyó en septiembre de 2015 pero cuya promoción acaba de iniciar: “Os presento mi sello discográfico @sixmusicrecord desde aquí quiero ayudar a todos esos artistas que no reciben ayuda!”, animaba el nuevo Lorenzo de Medici de las artes desde sus redes sociales.

Kiko Rivera compone, pincha, canta y no baila porque no quiere.
Kiko Rivera compone, pincha, canta y no baila porque no quiere. (Mediaset)

Durante este tiempo de redención, Kiko ha restaurado su web para hacerla competitiva, se ha hecho youtuber y periscoper, ha robustecido la emisora KR Radio incluyendo singles de su madre, se ha filtrado que estaría interesado en ampliar potencia comprando otras frecuencias y, posiblemente, permita que su carrera la lleve Universal, la misma discográfica de Isabel Pantoja. Quizá un síntoma de esa buena nueva salud sea su reciente actuación, el pasado 16 de diciembre, en un evento de presentación de Audi. Su actual mánager es Francisco José Sánchez Simón, amigo íntimo y exconcejal por el PP en Castilleja de la Cuesta, donde vive Kiko. Decimos “por el” y no “del” PP porque Sánchez Simón se desligó del PP inmediatamente después de tomar posesión de su acta de concejal y se declaró posteriormente edil no adscrito, según publicó Vanitatis.

En el año que estamos a punto de cerrar, la presencia de Kiko Rivera en los medios ha sido constante pero así como su hermana Chabelita necesita del escándalo ajeno para promocionarse, Kiko se basta a sí mismo para generar noticias: bautizó a su hija y convirtió a su novia en prometida, se fue de crucero con ella, sufrió un asalto domiciliario, vio morir a su perra, se escapó a Amsterdam, odió fuerte a Dulce, celebró la salida de su madre de prisión, fue denunciando por conducir sin puntos, deslumbró como DJ oficial en la boda de Cayetano y Eva González, se casó con Irene Rosales
, le destriparon su luna de miel, vio inundarse Cantora, ha afianzado su buena relación con los otros dos hermanos Rivera y ha convertido su piel en un PortAventura del tatuaje: desde los habituales símbolos arcanos y palabras de significado críptico a algunos tan inverosímiles como el ojo de su hija y, esta misma semana, una foto con su padre.

Si ha conseguido todo esto en el año que ahora cerramos, imaginen lo que puede hacer el siguiente.

Loading...