La autopsia de Carrie Fisher revela que tomó cocaína, éxtasis, heroína y metadona

20 junio 2017 Cine, Gente

La autopsia de Carrie Fisher revela que tomó cocaína, éxtasis, heroína y metadona

La autopsia de Carrie Fisher ha revelado que en el momento de su fallecimiento en su cuerpo se encontraron restos de cocaína, éxtasis, heroína y metadona. Esto es lo que indica un informe toxicológico de la oficina del forense de Los Ángeles. “La exposición a la cocaína tuvo lugar aproximadamente 72 horas antes de que la muestra fuera obtenida”, comenta el informe que también revela que la actriz tuvo “una exposición remota a MDMA (éxtasis)”. Además de drogas ilegales, Carrie estaba tomando Abilify, un fármaco antipsicótico; Lamictal, usado para la epilepsia y el trastorno bipolar, y Prozac, un antidepresivo, por prescripción médica.

La recordada princesa Leia sufría desorden bipolar y su adicción a las drogas era una historia, desgraciadamente, de muy largo recorrido. En el momento de su muerte, estaba tomando oxicodona, un analgésico, sin prescripción médica. Una tomografía computarizada mostró “artritis degenerativa y enfermedad degenerativa de disco, atrofia cerebral difusa y leve y una leve cardiomegalia con calcificación de las arterias coronarias en algunos puntos”.

La autopsia de Carrie Fisher revela que tomó cocaína, éxtasis, heroína y metadona

El viernes el informe del forense indicó que la principal causa de la muerte de Carrie fue la apnea del sueño y que la ingesta de drogas fue un hecho que contribuyó a la misma. Además explicó que las conclusiones se basan en los resultados de los informes toxicológicos y un examen externo del cuerpo de la intérprete.

El 22 de diciembre de 2016, Fisher sufrió un infarto de miocardio mientras viajaba desde Londres a Los Ángeles en avión. Una vez aterrizó fue trasladada al hospital más cercano donde falleció cinco días después.

Vía | E! Online
Fotos | Gtres / Lucasfilm/20th Century Fox/REX/Shutterstock

Comentarios

Loading...